sábado 11 de mayo 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Banca joven

Dos sanjuaninos, los más pibes del Senado Nacional

La justicialista Celeste Giménez Navarro y el libertario Bruno Olivera marcan un hito de edad en la Cámara Alta. Están entre los tres senadores más jóvenes del nuevo periodo.

Por Miriam Walter

Los sanjuaninos Bruno Olivera y Celeste Giménez Navarro no comparten el mismo partido pero tienen mucho en común: nacieron en 1987, en plena democracia, cuando era gobernador el bloquista Jorge Ruíz Aguilar y ahora ambos marcan un hito en el Senado de la Nación: son, con 36 años de edad cada uno, los dos integrantes más jóvenes de este nuevo período, junto con la chubutense Andrea Cristina que tiene 34 años.

Olivera y Giménez Navarro juraron el 10 de diciembre último, tras consagrarse como legisladores nacionales junto a Sergio Uñac. Ella, del PJ, militante de La Cámpora. Él, de La Libertad Avanza. Ambos, caras nuevas en la política sanjuanina y estrenando un cargo electivo, en uno de los lugares más altos a los que puede aspirar un militante en Argentina.

"Soy parte de una nueva generación en la que la gente empezó a confiar, cansada de las mismas caras de siempre", cuenta Olivera, que nació el 3 de junio de 1987. En medio de la fiebre por Javier Milei, resultó ser, con 126.306 votos, el candidato a senador más elegido de forma individual de las PASO en San Juan. Dio sus primeros pasos en la política en 2017, de la mano de ADN, que hoy es columna vertebral de la Libertad Avanza. Empezó como contador, llevando la parte técnica del partido y se fue metiendo de lleno en la política. Cuando se presentó para candidato este año por primera vez apareció su cara en una boleta y empezó a mechar la campaña con sus actividades en su estudio contable y como propietario de un gimnasio.

image.png

"Siento que es una oportunidad para cambiar las cosas y siento una responsabilidad y un orgullo muy grande para representar de la mejor forma a los sanjuaninos y que en un futuro sigan confiando en gente joven para mejorar la clase política", cuenta sobre su rol joven en el Senado. "Siento que es una oportunidad para cambiar las cosas y siento una responsabilidad y un orgullo muy grande para representar de la mejor forma a los sanjuaninos y que en un futuro sigan confiando en gente joven para mejorar la clase política", cuenta sobre su rol joven en el Senado.

En el caso de Giménez, nació el 2 de septiembre de 1987, es Profesora en Psicología de la Universidad Nacional de San Juan y Diplomada en Prácticas Sociales y Educativas. Antes de ser senadora fue la Coordinadora Provincial del Registro Nacional de las Personas (RENAPER). Hace años que milita junto a su esposo en La Cámpora de San Juan. Su candidatura, como titular en segundo término detrás de Uñac, fue toda una sorpresa y también su ingreso que estuvo reñido voto a voto y se confirmó recién en el escrutinio definitivo de votos.

"En este escenario de responsabilidad y compromiso que implica ser senadora nacional por la provincia de San Juan, no puedo sino reflexionar sobre la magnitud de la tarea encomendada. Ser parte del Senado no es únicamente un honor, sino un deber ineludible de representar los intereses de mi provincia y de abogar por el bienestar de la Patria. Mi juventud, lejos de ser una barrera, constituye una fortaleza. En un ámbito político donde la experiencia y la tradición se entrelazan, ser una de las representantes más jóvenes implica un compromiso renovado con la búsqueda de soluciones contemporáneas para desafíos actuales. La juventud no es solo una característica personal, sino un símbolo de la necesidad de adaptarse a los tiempos cambiantes y de impulsar innovaciones que beneficien a la sociedad en su conjunto", reflexiona Celeste.

image.png

"Tengo un compromiso innegociable con la justicia social, la equidad y la defensa de los derechos de los más vulnerables. La importancia de mi rol reside en la capacidad de influir en la creación de leyes y políticas que impactarán directamente en la vida de los ciudadanos. Mi responsabilidad es representar a San Juan con integridad y defender los intereses de nuestra provincia con determinación", asegura. "Tengo un compromiso innegociable con la justicia social, la equidad y la defensa de los derechos de los más vulnerables. La importancia de mi rol reside en la capacidad de influir en la creación de leyes y políticas que impactarán directamente en la vida de los ciudadanos. Mi responsabilidad es representar a San Juan con integridad y defender los intereses de nuestra provincia con determinación", asegura.

Y adelanta que "en cada sesión legislativa, me esforzaré por contribuir al diálogo constructivo y al consenso, reconociendo la diversidad de opiniones y perspectivas que enriquecen nuestra democracia. Mi enfoque estará en la promoción de políticas públicas que impulsen el desarrollo sostenible, la educación de calidad, la defensa de los derechos de los trabajadores y el acceso equitativo a oportunidades para todos".

De acuerdo a la Constitución Nacional, son requisitos para ser elegidos senador tener la edad de treinta años y haber sido seis años ciudadano de la Nación, entre otros.

Los dos sanjuaninos son los más jóvenes de la nueva composición de la Cámara alta, junto a la chubutense Cristina, de la Juventud del PRO, quien con 34 años es la más novel senadora y se da la particularidad de que entró el 10 de diciembre último en reemplazo de quien era el senador más joven del país. Se trata de Ignacio Torres, quien se convirtió en gobernador de Chubut y también asumió el primer suplente del senador, Matías Taccetta, como intendente de Esquel, por lo que Cristina ingresó al Congreso al ser segunda suplente de la lista de 2021.

image.png

image.png

También los más jóvenes senadores sanjuaninos de la historia reciente

Otro dato curioso de Olivera y de Giménez es que son los senadores por San Juan que llegaron a más corta edad a la Cámara alta de los últimos 40 años. Es decir, repasando la historia desde el retorno de la democracia, sin duda no hubo menores de 36 años que llegaran a ese prestigiado cargo que, a diferencia de la Cámara de Diputados de la Nación, emparda a todas las provincias argentinas con tres miembros cada una, sin importar la población de cada distrito.

En 1983 Francisco Gil llegó con 75 años a senador de la Nación Argentina por San Juan, era un empresario bloquista de origen español que militaba en el bloquismo y murió estando en el cargo, en febrero de 1989. Lo sucedió Eduardo Pósleman que tenía 49 años al jurar. En 1983 también ingresó como senador por San Juan Carlos "Bebe" Enrique Gómez Centurión con 59 años y estuvo hasta el 10 de diciembre de 1986, antes de convertirse en gobernador.

En 1989 asumió en la banca el bloquista Leopoldo Bravo, quien ya había sido senador por primera vez en 1973, con 54 años y terminó siéndolo una vez más en 1994. En 1992 llegó al Senado Alfredo Avelín, contando 65 años de edad y estuvo hasta diciembre de 1999 cuando asumió como gobernador.

En 1995 fue el turno de José Luis Gioja, con 46 años de edad, quien llegó a ser Presidente provisional del Senado de la Nación Argentina desde el 27 de diciembre de 2002 al 25 de mayo de 2003, año en que se consagró gobernador de San Juan.

En el 2000 llegó quien sería el sanjuanino con más edad en ser electo para el Senado: Juan Carlos Loza, con 80 años. Fue un productor vitivinícola y cofundador de la Cruzada Renovadora, que se desempeñó en la banca hasta 2001. Fue designado por la legislatura provincial para completar el mandato de Avelín cuando este último renunció para ser primer mandatario provincial. La banca estuvo sin un titular por unos meses por un intento del Partido Justicialista de ocupar la banca con un candidato propio.

En 2001 asumió como senadora otra cruzadista, Nancy Avelín, con 43 años de edad, con mandato hasta diciembre de 2005, porque le correspondió por sorteo un mandato de cuatro años. Ese mismo año llegó a la Cámara alta la justicialista Floriana Nélida Martín, con 66 años de edad, también con mandato hasta 2005.

image.png
Nancy Avelín.

Nancy Avelín.

A los 52 años asumió en 2003 el peronista Luis Eduardo Martinazzo para completar el mandato de José Luis Gioja. En el caso de César Gioja, asumió a los 60 años como senador en el año 2005.

También en 2005 apareció en el escenario de la Cámara alta Roberto Basualdo, quien tuvo uno de los mandatos más largos tras ser elegido por varios periodos consecutivos mediante el voto popular. El empresario asumió con 48 años y se acaba de despedir, el 10 de diciembre último, con 65 años, cumpliendo los 66 a los 5 días de dejar el cargo. En 2007 Basualdo fue el presidente segundo del Senado, con el apoyo de partidos pequeños del interior del país.

En 2005 llegó al Senado la basualdista Marina Riofrío con 47 años y estuvo hasta diciembre de 2017. En 2011 fue designado el peronista Ruperto Godoy a la edad de 58 años y se quedó hasta diciembre de 2017.

En 2017 fue electo Rubén Uñac, quien juró con 53 años como senador nacional por San Juan y acaba de terminar su mandato en diciembre de 2023. En 2017 también asumió la pejotista Cristina López Valverde, a los 58 años y también culminó su mandato este mes. El ex gobernador Sergio Uñac acaba de asumir como senador, con 53 años.

¿Y más atrás?

Yendo antes del retorno de la democracia en 1983 hay algunos casos de jóvenes sanjuaninos que llegaron a senadores nacionales para destacar. Podría pensarse en el prócer sanjuanino más famoso, Domingo Faustino Sarmiento, que fue senador en 1875 a la edad de 64 años.

En 1880 llegó Agustín Gómez con la misma edad que Olivera y Giménez, 36 años, luego de ser gobernador. Siendo aún senador nacional, fue asesinado el 6 de febrero de 1884 en la provincia durante una revolución que buscaba derrocar y asesinar al entonces primer mandatario local Anacleto Gil. Y este último llegó así al Senado en 1884, a la edad de 32 años, uno de los más noveles en la banca de los representantes locales. Fue incluso reelegido hasta 1895. Luego, desde 1897, se dedicó a ser rector del Colegio Nacional de San Juan.

En 1889 aparece como senador Carlos Doncel, con 38 años, quien fue un abogado y político que ejerció dos veces como gobernador de la provincia de San Juan a fines del siglo XIX y se destacó como opositor al presidente Miguel Juárez Celman. En 1896 fue elegido nuevamente gobernador pero no llegó a terminar su mandato, porque renunció en abril de 1898, para ser elegido senador nacional.

image.png
Aldo Cantoni.

Aldo Cantoni.

Quien se lleva la medalla marcando el récord como el sanjuanino en llegar a más corta edad al Senado, en 1923, es el bloquista Aldo Cantoni, que juró con 31 años. En 1923 se desempeñaba como senador por la provincia de San Juan y el 14 de septiembre de ese mismo año fue elegido senador nacional por la Legislatura de San Juan. En 1926 fue elegido democráticamente gobernador de San Juan.

Más adelante, dos años después del terrible terremoto de San Juan, en 1946 jura como senador nacional por la provincia Pablo Ramella, oriundo de La Plata y con 40 años de edad. Estuvo en la banca hasta el 4 de junio de 1952. También en 1946 asumió en la Cámara alta el sanjuanino del PJ Oscar Tascheret con 34 años, y estuvo hasta el 30 de abril de 1949, siendo después el primer embajador de Argentina en la India entre 1950 y 1951, designado por Juan Domingo Perón.

También joven asumió como senador en 1949 Rinaldo Viviani, de 36 años, oriundo del departamento de San Martín. Estuvo en el cargo hasta el 30 de abril de 1952, llegando en ese año a ser gobernador de San Juan, hasta 1955 cuando fue destituido en el golpe de Estado de la Revolución Libertadora.

Otro antecedente de político famoso es Américo García, quien juró como senador en 1973 a la edad de 54 años, y ejerciendo hasta el 24 de marzo de 1976, cuando se dio el golpe de Estado.

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

¿Llueve? Así estará el tiempo este sábado en San Juan
Bomba: la Justicia detectó un clima de violencia en la familia del chico que mató a mazazos, pero no tomó medidas
Aparecieron los videos de la pelea callejera entre dos conocidos periodistas de San Juan
Miembros del programa de streaming Nadie dice nada  de Luzu TV
El cardiólogo peruano condenado por múltiples delitos volvió a caer por ejercer la medicina en Rivadavia

Te Puede Interesar