Política

Preocupación de intendentes sanjuaninos: por la crisis, adelantaron el uso de las partidas de Acción Social

La gente pide trabajo, mercadería, pañales y hasta que la ayuden a pagar la boleta de la luz. A esta altura del año han ejecutado hasta un 75% del presupuesto del área porque las demandas sociales son muchísimas.
lunes, 26 de agosto de 2019 · 23:30

Cada vez más gente va a buscar a los intendentes para comprar mercadería, conseguir un trabajo, un par de zapatillas para los niños o hasta para que le den un paquete de leche. Es tan compleja la situación, que ha impactado directamente en la ejecución de partidas presupuestarias dentro de los municipios. En diálogo con Tiempo de San Juan, cinco intendentes aseguraron que llevan usado gran parte del dinero destinado a Acción Social para atender las necesidades sociales de los vecinos. Incluso, hay departamentos en los que hasta agosto se ha ejecutado el 75% del presupuesto del área -faltando cuatro meses para que finalice el año-. 

El intendente de Chimbas, Fabián Gramajo, contó la realidad que le toca atravesar en el departamento que gestiona. "Abundan las necesidades, escasea el recurso económico. Los municipios ofrecemos contención social, intentamos que no se corte la obra pública. Se ayudó más de lo que se suponía a esta altura del año. Hay muchísimos pedidos de asistencia para pagar la boleta de la luz, para comprar remedios. Está el que no tiene trabajo, el que tiene trabajo y no llega porque parece que el mes tuviera 60 días. El Gobierno Nacional solo trasladó problemas a los municipios", indicó el jefe departamental. Gramajo explicó que la devaluación del dólar impactó en la ejecución del presupuesto porque los remedios tienen otro precio, la comida y todo aquello que necesitan las familias. Por esta razón, el municipio tuvo que adelantar el uso de recursos en Desarrollo Social y llevan ejecutado más de lo proyectado hasta este momento.

Juan Carlos Gioja, de Rawson, vive la misma realidad de Chimbas, incluso han tenido que modificar partidas presupuestarias para atender las demandas de la población. "Tuvimos que modificar la partida presupuestaria de Desarrollo Humano. Nosotros podemos modificar partidas desde el Ejecutivo. La situación económica es cada vez más difícil, la gente te espera en la puerta. Vienen a pedir trabajo, hemos armado una Bolsa de Trabajo que está llenísima de CVs. También se ha incrementado la gente que viene a pedir bolsones de mercadería y remedios", apuntó. Gioja informó que en el último año se triplicó la cantidad de postulantes en busca de trabajo en el municipio. 

El intendente de la Capital, Franco Aranda, coincidió con los otros jefes departamentales. "Nos hemos visto obligados a reforzar el área. La demanda aumentó fuertemente y se ha ejecutado el 75% del presupuesto destinado a Acción Social. Nos piden comida, leche, pañales, camas, cuchetas, abrigo. Nos piden que les paguemos las boletas, incluso a los concejales. Somos la contención primaria, la primera mano que recibe el vecino", agregó. 

Fabián Aballay, al frente de Pocito, informó que en el departamento la situación es parecida al resto. Además explicó que se agrava el panorama en el invierno porque en una comuna rural y no hay actividad agrícola y por ende, menos trabajo. "Hemos notado que la asistencia de medicamentos no sólo es para la gente que venía solicitándolo sino también de familias que tienen trabajo y no llegan a fin de mes. Se entiende y se le da una solución. Hemos sacado una estadística: en los último mes se duplicó la asistencia por la crisis", dijo. 

Una realidad similar pero un departamento alejado es la que contó el intendente de Calingasta, Jorge Castañeda. "Venimos arrastrando una situación crítica. Aún no ha sido necesario ampliar la partida presupuestaria pero hemos acelerado el uso de los recursos de Desarrollo Humano. Nos piden que les paguemos la luz, que les paguemos la leche, zapatillas para que los niños puedan ir a la escuela. Si no hubiera arrancado la construcción de viviendas y la del dique, estaríamos peor", concluyó.