ELECCIONES 2019

El simulacro bloquista

Aún los candidatos por fuera del Frente Todos mantienen el vínculo con la conducción partidaria. ¿Unidad el día después de las elecciones?
domingo, 10 de marzo de 2019 · 09:54

Por Daniel Tejada

Canal 13 San Juan

Después de la tensión propia de todo cierre de listas y de los eventuales heridos que quedaron afuera de los planes originales, podría interpretarse que el bloquismo volvió a quedar fracturado entre los que calzaron en la alianza con el justicialismo y los que optaron o tuvieron por jugar por afuera. Sin embargo, hay pistas en firme para entrever una suerte de simulacro. La pregunta que asoma de fondo es si los enojos son provisorios y tienen como fecha de vencimiento el día después de las elecciones.

Dos ejemplos abonan esta lectura, después de consultar con fuentes internas del partido centenario: José Codorniú y Carlos Maza Pezé. El primero es el precandidato a intendente de Jáchal por el Frente San Juan Primero y el segundo, ídem pero por Angaco. Son dos figuras fuertes del bloquismo en sus respectivos municipios y tienen chances de hacer elecciones más que decorosas. De mínima, tendrán sus concejales en el próximo mandato contando desde el 10 de diciembre.

Ambos mantienen contacto frecuente con sus correligionarios que integran el Frente Todos. Tienen comunicación con el subsecretario de la Unidad Gobernación, Luis Rueda, presidente de la Convención Bloquista. Con particularidades propias de cada uno, ambos tienen la puerta abierta para el reencuentro oficial el 3 de junio, después de que pase el domingo de elecciones provinciales. Dentro de la conducción partidaria, esto es visto como una victoria y una superación de aquel esquema de bloquismo versus bloquismo disidente.

En el caso de Codorniú, el jachallero es concejal por el espacio del bloquismo disidente que lideró Enrique Conti dentro del Frente Compromiso con San Juan (posterior Cambiemos) en 2015. En esta ocasión rompió con ese espacio y encontró cobijo en el Frente San Juan Primero que lidera el precandidato a gobernador Martín Turcumán y donde opera políticamente el hábil ex diputado José Peluc. Para el bloquismo orgánico, la partida de Codorniú del macrismo/orreguismo fue anotada como una victoria política. Lo consideran como un correligionario que circunstancialmente quedó afuera del oficialismo por la imposibilidad de seguir abriendo la interna. Apenas una cuestión del momento que se agotará finalizado el comicio.

En cuanto a Maza Pezé, su partida del Frente Todos causó sorpresa, porque se trata de un dirigente muy cercano a la presidenta del Partido Bloquista, Graciela Caselles, y al propio Rueda. La candidatura a diputado departamental, para repetir la banca por otros cuatro años, era suya en el esquema que le propusieron. Pero él optó por jugarse por la intendencia de Angaco, algo que resultaba inviable en el diseño del uñaquismo. La única alternativa para el joven dirigente fue buscar otro sello, sin que significara un camino sin retorno. Exactamente esa medida encontró en el Frente San Juan Primero.

Más allá del enojo inicial, Maza Pezé conserva el diálogo con las autoridades de su partido y también lo consideran como un correligionario que nunca se fue ni se irá. Su candidatura aparece apenas como una circunstancia electoral. Se convierte así en otro caso arquetípico de ruptura simulada, con fecha de caducidad.

Más allá de estos dos ejemplos, hay otros nombres propios del bloquismo que se apartaron del Frente Con Vos y sin hacer mucho barullo empezaron a militar dentro del Frente Todos. Fuentes partidarias citaron a “Negrín” Sánchez, un histórico seguidor de Conti, quien ahora se deja ver en las caminatas del precandidato uñaquista Emilio Baistrocchi, en Capital. Por eso reiteran que aquello del bloquismo disidente está en vías de extinción.

Hubo malestar en el Comité Central con algunas definiciones que salieron directamente de Casa de Gobierno. Ocurrió con la aparición del actual director de Protección Civil, Alfredo Nardi, en la lista de concejales de Baistrocchi, porque el dirigente bloquista de Capital Centro venía de una áspera relación con Caselles. Sin embargo, el abogado y la psicopedagoga tuvieron una larga conversación en la que acordaron dejar de lado las diferencias. Nardi bajará notablemente el tono de su filoso planteo de renovación dentro del PB, con el que supo marcarle el paso a la diputada nacional.

Párrafo aparte para uno de los bastiones bloquistas, Iglesia, donde los Marinero lograron retener la candidatura a intendente para Marcelo y una diputación proporcional para Mauro, mientras el actual diputado departamental Jorge Espejo logró la venia para competir con boleta corta pero también al amparo uñaquista. Más allá de la disputa municipal, están todos adentro del partido.

El otro bastión que lleva la marca de la estrella es Zonda, donde la dupla Miguel Atampiz-Edgardo Sancassani buscará la reelección completa, esta vez por dentro del Frente Todos. En 2015 se impusieron con el sello del basualdismo pero gradualmente tomaron distancia de ese bloquismo disidente. La alianza de Producción y Trabajo con Cambiemos fue el punto final. Uñac decidió abrirles espacio por dentro, para que compitan con los precandidatos del justicialismo.

En el segundo semestre debería visibilizarse este clima de concordia interna en el bloquismo, no solamente con los regresos esperados a la sede de Mitre y Alem, sino también con la renovación de la banca en la Cámara de Diputados de Nación. Caselles, que por estos días reservó su presencia a actos institucionales junto al gobernador, está entusiasmada con ir por un nuevo mandato. De concretarse el plan –hubo conversaciones previas en este sentido- será su cuarto periodo consecutivo en la Cámara Baja del Congreso.

Contra las especulaciones que corrieron a fines del año pasado, Rueda no reemplazará a Walberto Allende porque el nuevejulino finalmente no se anotó en la contienda municipal. Pero tampoco estará en la lista que elabore Uñac según trascendió, tal vez prematuramente. El lugar del joven presidente de la Convención Bloquista seguiría estando en Libertador y Paula. Sin candidatura a la vista, se permite calmar las ansiedades de todos los que quedaron afuera porque en definitiva, él tampoco pactó para sí mismo un cargo electivo expectante.

Rueda y la tropa joven que lo secunda acompañarían la nueva postulación de Graciela para la diputación nacional, confió una fuente calificada. Por dos razones: sigue siendo la presidenta del partido y hay una cuestión de código de por medio. Temen que pueda sentirse el desgaste de toda gestión tan prolongada en el tiempo, pero aún así el clima de no confrontación los pone a todos en situación de colaboración recíproca.

 

 

 

 

Comentarios