PRODUCCIÓN E INDUSTRIA

Scioli, exclusivo a Tiempo: “Vamos a trabajar en la competitividad de cada uno de los sectores”

El gobernador y candidato a presidente habló de la distorsión en la cadena de producción entre lo que cobran los productores de cebolla y uva, entre otros, y el precio al que llega al consumidor. Por Gustavo Martínez Puga
sábado, 05 de septiembre de 2015 · 09:46

Daniel Osvaldo Scioli (58) terminaba de recibir aplausos después de marcar su postura ante la política económica nacional y las medidas proteccionistas para las pequeñas y medianas industrias del país. Estaba parado frente a un auditorio de más de 500 dirigentes pymes que se habían dado cita por el Día de la Industria nacional en la coqueta sede la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), al 452 de la avenida Leandro N. Alem, en Capital Federal. Allí, antes de subirse como acompañante a una camioneta Dodge Journey negra, con vidrios ultra polarizados y una pequeña baliza azul pegada al techo, se detuvo para responder en forma exclusiva una pregunta de Tiempo de San Juan: "Vamos a trabajar en la competitividad de cada uno de los sectores”, informó.

De esa manera, el candidato con mayor chance de convertirse en el próximo Presidente de la Nación, realizó una promesa para trabajar en uno de los principales desperfectos que hoy en día tiene la economía argentina: el gran defasaje que hay en la cadena de producción, donde el productor primario está lejísimo de los valores que el consumidor final termina pagando por sus productos.

La respuesta concreta que hizo a éste cronista el gobernador de la provincia de Buenos Aires y candidato del Frente para la Victoria, fue ante los ejemplos de los productores de cebolla y de uva.

LOCOS POR LA CEBOLLA

Por ejemplo, en las últimas semanas el precio de la cebolla alcanzó niveles récord cuando llegó a pagarse hasta 50 pesos el kilo, por lo que se transformó en una noticia nacional. Se estima que el precio de esa hortaliza iba a mantenerse elevado hasta mediados de septiembre, por la sencilla razón de que la oferta no abastecía a la demanda.

Ante ese valor, es lógico imaginar que los productores sanjuaninos de cebolla debían de estar festejando que en grandes centros de consumo, como Capital Federal, su producto llegara a ese valor.

Pero nada más lejos de eso en la realidad. Tiempo de San Juan hizo un informe en su edición del 29 de agosto último en el que se reveló que a la mayoría de los productores de ese alimento no se vieron beneficiados por el abultado precio de la cebolla: entre marzo y abril, cuando vendieron la mayoría de la producción, la bolsa de cebolla se pagó entre los 25 y los 30 pesos; lejísimo de los 250  a 300 pesos que llegó a valer en los últimos días.

Sólo los productores grandes, con capacidad de almacenamiento, pudieron tener un stock que les permitió hacer una diferencia económica. Pero esos fueron la gran minoría.

EL CAOS DE LA UVA

Otra foto de esa realidad distorsiva en la cadena de producción fue el precio de la uva.

Según se conoció en la reunión por la crisis de las economías regionales que CAME organizó con productores de todo el país el jueves 20 de agosto último, allí se conoció que en las góndolas de los supermercados en los grandes centros de consumo la gente llegó a pagar 39,11 pesos el kilo de uva en fresco. Mientras que al productor se le pagó 0,80 el kilo.

Eso demuestra que en agosto una persona que consumió un kilo de uva pagó 48,9 veces más de lo que percibió un viñatero. El defasaje es enorme, más allá de que ambos ejemplos sean de productos fuera de estación.

El caso de la uva fue el producto que más distorsión sufrió entre lo que se pagó y lo que percibió el productor. Así lo estableció el Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) que realizó el Departamento de Economías Regionales de la CAME.

Ése índice está compuesto por una canasta de 20 alimentos agropecuarios y determinó que, en el mes de agosto último, la diferencia entre el precio que pagó el consumidor en góndola superó en 8,01 veces a lo que recibió el productor en el campo. 

Esas grandes distorsiones es lo que prometió revisar, sector por sector, el presidencial Daniel Scioli con su declaración a Tiempo de San Juan, camino a las elecciones de octubre que lo pueden convertir en presidente.

Comentarios