Los pasajes más recordados de una memorable reunión en Diputados

sábado, 05 de septiembre de 2015 · 09:24
Fue en la tarde del 6 de setiembre de 2002 y su lectura alcanza para deducir el clima de época. Se cruzaron dos espadas filosas: en un rincón la presidenta de la Comisión Investigadora Delia Pappano (estaban también los restantes integrantes, de menores intervenciones como los diputados Arias, Quattropani, Turón, Pujador, Fernández y Chica), y en el otro Hugo Dragonetti, quien también había ido acompañado por su gerente local Roberto Gesterber y su hijo Juan.
Los reflectores se los llevaron ellos dos, en un duelo memorable de pasajes muy fuerte, todos ellos relacionados con el manejo de los fondos del subsidio y las sospechas cruzadas. Delia lo recibió livianito: recriminándole al empresario por qué había dicho que "el ministro Ortiz debería estar preso” luego de los incidentes en casa de gobierno de uno días antes, y Dragonetti respondió que no personalizó en Ortiz sino en quien "ordenó la represión a la que no estamos acostumbrados”.
Siguió Delia cuestionando cómo se le ocurrió pedir que se usara una parte del subsidio al pago de sueldos –y consecuentemente liberando al gobernador Avelín del juicio político que lo destituyó por ese motivo- a cambio del pago de cinco hitos. Dragonetti respondió con la lógica que predominaba: dijo que siempre pensaron que el gobierno buscaría una manera de apoderarse del dinero en medio de semejante crisis, y que su deber como empresario era evitarlo para preservar la obra. Y que el préstamo era del 50% "que nos debían a nosotros”, para ponerlo en una cuenta de Recursos Energéticos a cargo de Enrique Aguado. Nuevamente, el desquicio de quién debía a quién.
Siguió Dragonetti contando cómo era su relación con Avelín y cómo se enteró de que el gobernador había decidido rescindir el contrato. Se produjo un nuevo cruce con la disponibilidad de ese fondo y la revelación del empresario de que se había usado para otra cosa que no eran los diques:
Sra. Presidente (Pappano).- ¿Usted conoce que hay cuatro leyes en esta Provincia que le dan destino específico a esa plata y que no se puede tocar para otro fin que no sean los Diques Los Caracoles Punta Negra?
Sr. Dragonetti (Hugo).-¿Usted sabe que ya otra vez se utilizaron, con las leyes vigentes?
Sra. Presidente (Pappano de Camargo).-Yo le pregunto si usted conoce esas leyes. Contésteme. ¿Conoce que hay cuatro leyes?
Sr. Dragonetti (Hugo).- Sí, pero así como las conocía, también sabía que a pesar de las cuatro leyes,  en marzo del año 2000 ya se habían sacado 15 millones de la plata de los diques, y después hubo que darles un préstamo para que la devolvieran.
Aparecieron las dudas de Pappano respecto de la integración de la empresa Panedile, a la que relacionó con Lecop e  Iron Ship. Luego, las preguntas puntuales sobre los desembolsos del dinero del fondo. Y hasta sobre el traslado de dominio del tráiler sanitario "donado” por Panedile ante uno de los tantos pedidos de Avelín.
No se escatimaron chicanas entre ellos ante cada diferencia de gastos, con Dragonetti a la defensiva y tratando de explicar que no cobra por el avance de la obra sino por desembolsos de un subsidio, y Delia sosteniendo que en los desembolsos decía "pagos de hitos”. Hasta que ella se fue y bajo la tensión.
Años después, la propia Delia recordó en Tiempo de San Juan épocas de puro vértigo con su vozarrón característico: "Dragonetti fue el pecado original de Jorge Escobar con AES Los Caracoles, que después con el gobierno de Alfredo Avelín, con la comisión de investigación, pudimos dar a luz el entramado corrupto. Cuando se cae el convenio tan ladino, AES dio voluntariamente un paso al costado, pero Dragonetti no daba el paso al costado”, recuerda. "Nos dijimos cosas muy fuertes, tengo que reconocer que es un empresario con mucha experiencia y un muy hábil peronista”, siguió.
"El gobernador Acosta hacía actas con Cartellone, que estaba con alto riesgo financiero, fue ahí cuando casi en las elecciones empezamos a trabajar para que eso se cayera porque si no la provincia se iba a quedar sin diques y con juicios millonarios”. "Lo trabajamos fuerte, asumió José Luis Gioja, seguimos colaborando y la empresa que quedó seleccionada, con sello importante de la Nación, de Roberto Lavagna, fue Techint. Gracias a Dios se está terminando Punta Negra, fue una de las cosas que con el Peronismo pudimos darle un beneficio a la provincia, de eso me siento orgullosa”, remató.


Comentarios