ELECCIONES 2015

Franco y Dante, a la vidriera

Casi cuatro semanas después de la victoria del gerente de ANSES sobre el ministro de Turismo la instrucción desde Casa de Gobierno es buscar la ocasión para mostrarse juntos. Por Daniel Tejada
sábado, 05 de septiembre de 2015 · 09:54

Canal 13 San Juan

Una llamada telefónica el mismo domingo 9 de agosto por la noche y una foto en el despacho del gobernador fueron, hasta el momento, los dos contactos declarados entre Franco Aranda y Dante Elizondo, vencedor y vencido en la interna capitalina del Frente para la Victoria. Como gesto de caballeros sirvió. Pero la instrucción más reciente es buscar la oportunidad para mostrarse juntos sobre un escenario político, que permita mandar un mensaje inequívoco a la militancia, en busca de sumar.
Así lo confirmó a Tiempo de San Juan una alta fuente del armado elizondista a casi cuatro semanas de las primarias. En todo este tiempo los equipos de campaña de ambas listas no se mezclaron. Cada uno siguió por su lado, haciendo balances e invitando cenas multitudinarias de agradecimiento a los fiscales que trabajaron a destajo para defender cada voto, más allá de que los resultados acompañaran o no.
"La gente no se equivoca”, reconoció Elizondo en Canal 13 y dejó la pelota en el área de Aranda: ahora depende del gerente de ANSES el próximo movimiento. Pocos días después el aludido recogió el guante con una definición tan abarcativa como difusa: "Vamos a convocar a todos”. No dio plazos. Ni nombres propios.
Fue un llamado en el mismo tono de las últimas cuatro semanas, lo suficientemente cortés como para levantar el teléfono de un momento a otro, pero sin asumir compromisos o ataduras. Al fin y al cabo, hay un solo candidato a intendente consagrado en el Frente para la Victoria. El resto acompaña.
Puertas adentro y con los grabadores apagados, en uno y otro sector admiten que, más temprano que tarde, todos terminarán integrándose. Los une la historia, porque hay militantes de juntas departamentales diseminados en ambos espacios, y también la certeza de que aún no se ganó nada.
"Capital es un distrito fuerte y complicado”, reflexionó un alto dirigente, consciente de que el buen caudal electoral obtenido por Aranda en la PASO no le garantiza la victoria el 25 de octubre si no sigue creciendo en dos frentes: el voto independiente y el voto peronista.
El primero, entienden ellos, fue el que más lo acompañó el 9 de agosto. Un operador de este espacio consideró que pudieron "pellizcar” electorado del PRO y de Producción y Trabajo. E incluso proyectó un mayor crecimiento por la imagen positiva del candidato.
El voto peronista, también lo asumen, se volcó más por el ministro de Turismo. Entre las razones identifican su historia, su nombre propio, su pertenencia directa al proyecto de José Luis Gioja. 
Descuentan que, por disciplina partidaria, el militante pondrá la boleta completa el 25 de octubre. Pero un gesto amistoso nunca estará de más. Habrá que convocar y lo tienen claro. El propio Aranda bajó un mensaje directo a su tropa: aunque anónimos practicaron tiro al blanco con su figura en las redes sociales y en la cartelería callejera, llegó la hora de trazar una línea y mirar hacia adelante.
Los fríos números del escrutinio definitivo arrojan mayor claridad sobre este punto. Aranda obtuvo 18.315 votos, Rodolfo Colombo 14.158 y Eduardo Cáceres 9.839. Es decir, duplicó al macrista pero quedó relativamente cerca del actuarista, a unos 4.000 votos en un padrón de más de 72.000 votos emitidos.
En el camino quedaron Elizondo y sus 12.218 votos. Son sufragios en busca de un nuevo candidato. La lógica más lineal indica que el hombre más afín es el jefe de Anses. Más allá de las diferencias generacionales, se quedó con el sello del oficialismo y la boleta compartida con Daniel Scioli, José Luis Gioja y Sergio Uñac. 
"Creemos que el voto de Dante ha sido el de José Luis y el de Sergio. Creemos que será un voto fácilmente captable”, confió un dirigente de las huestes arandistas. Sin embargo, sobran las lecciones de las lógicas que fallaron. Por eso hay plena conciencia en el peronismo capitalino acerca de que llegó la hora de juntar espalda con espalda.

Comentarios