Fiscales y jueces, todos contra todos

Premonitorio: las amistades en Tribunales frenan la megacausa de expropiaciones

El fiscal a cargo, Daniel Guillén, se inhibió argumentando relación de amistad con la jueza y un ex camarista apuntados por la ampliación de denuncia. Ahora, se debe resolver si se acepta o no su apartamiento. Habrá una demora en la investigación. El sábado, Tiempo de San Juan planteó el problema: jueces y fiscales investigando a otros jueces. Por Sebastián Saharrea.
lunes, 2 de julio de 2012 · 13:20


Se conoció hoy, pero se presentó el viernes por la tarde. El fiscal Daniel Guillén resolvió apartarse de la investigación por el escándalo de las expropiaciones, y la causa deberá sufrir una demora para seguir avanzando. El asunto es complicado: la investigación para determinar la existencia o no de una red dedicada a estafar al Estado con el pago de precios inflados por las expropiaciones entró en la fase de avanzar sobre los jueces, y serán otros jueces y fiscales los encargados de acusar o frenar. La inhibición de Guillén indica que habrá un camino lleno de obstáculos en esas investigaciones, que son las amistades cruzadas entre acusados y acusadores. (ver notas aparte: Todos contra todos, con Tribunales a punto de estallar, y Las 5 incógnitas)
La ampliación de denuncia presentada por los querellantes –el fiscal de Estado Guillermo De Sanctis y el abogado Rubén Pontoriero- apuntó a la conducta de dos magistrados. A la titular del Primer Juzgado Civil, Rosalba Marún de Sobelvio, la cuestionó por un presunto caso de Forum Shopping, que es como se denomina a cuando alguien elige juzgado mediante un ardid: fue en un caso de expropiación en Cuesta del Viento que fue dividido en tres expedientes –que fueron a tres juzgados- y terminaron los tres concentrados en el de Marún sin resolución que lo ordene. La denuncia le cuestiona actuar “en connivencia con los intereses de (el abogado) Graffigna”.
También la querella apuntó en esa ampliación contra Moisés Moya, el camarista que intervino en varias causas bajo sospecha impulsadas por Graffigna. La denuncia sostiene que Moya debió apartarse porque tiene una larga relación personal con el abogado, y no lo hizo. Moya ya pasó a retiro.
Conocida la ampliación, el fiscal Guillén que es quien debe requerir si entiende que existe un potencial delito, decidió apartarse. En la nota que presentó ante la jueza de la causa, María Inés Rosselot, se declaró en relación de amistad tanto con Marún de Sobelvio como con Moya.
Explicó que su relación con Rosalba Marún de Sobelvio viene desde hace años, cuando la jueza civil lo invitó a integrar el Colegio de Magistrados, y juntos integraron la comisión directiva. Según explicó Guillén, integró la comisión revisora de cuentas junto a Moya en el año 2000 hasta el 2002. Y eso llevó aparejado que tuvieran también una intensa relación social. Por lo tanto, invocó el inciso 11 del artículo 71 del Código Procesal Penal, que sostiene que los miembros del Ministerio Público y los jueces deberán inhibirse y podrán ser recusados “si mediara amistad o enemistad”.
Con Moya, Guillén explicó que fue profesor suyo, miembros del Colegio de Magistrados, que conoce a dos de sus hijos y hasta que ha jugado al fútbol en su finca de Santa Lucía. Apeló al inciso 13 del artículo 71 del código en el que ordena inhibirse si mediara “violencia moral manifiesta”.
El fiscal entendió que esas relaciones fueron suficientes como para presentar su inhibición a la investigación de la causa. Justamente esa línea que define la amistad o no es la que suele convertirse en polémica, teniendo en cuenta que en un ámbito como el de jueces y fiscales, las relaciones entre ellos suelen ser fluidas y hay casos en que eso implica que resulte difícil avanzar en la investigación contra un miembro de Tribunales. Hubo casos resonantes.
Ahora, la jueza Rosellot deberá decidir si acepta o no el apartamiento del fiscal. Si lo hace, deberán designar un nuevo fiscal para este expediente y demandará un tiempo importante hasta que tome conocimiento de las pilas de fojas que acumula. Si no lo hace, Guillén podrá apelar a la Cámara y eso también significa una dilación importante.

Comentarios