entrevista a Marcelo Orrego

De niño tímido a patrón de Comuna

Su padre tiene trayectoria política, su madre era la odontóloga más reconocida de la comuna. Sin embargo, tiene perfil bajo, al igual que su familia, según confiesa. Conozca a Marcelo Orrego, el nuevo intendente de Santa Lucía.
sábado, 29 de octubre de 2011 · 10:19

Por Ernestina Muñoz
Canal 13-San Juan

Marcelo Orrego nació en Santa Lucía y vive en esa comuna a escasas 10 cuadras del municipio y su futuro despacho. Frente a la plaza departamental trabajaba su madre, la odontóloga más reconocida del departamento. Su padre, Humberto Orrego, fue diputado provincial y ministro de Desarrollo Social del gobierno escobarista.  Marcelo vive actualmente frente a la casa de su papá. Sin embargo, con ese pedigree de notables, Marcelo se define perfil bajo y lo constata su nerviosismo ante la entrevista y la producción fotográfica de Tiempo de San Juan.  "De chico fui muy normal, alguna cosa de pendejo me mandé, pero me desenvuelvo como soy".
"Fui al colegio Don Bosco, me iba muy bien pero tenía un perfil contable y yo ya quería ir por el lado de la abogacía. Era más atractivo para mí el derecho, las ciencias sociales. Me cambié a la Normal Sarmiento", cuenta Orrego. Se graduó de abogado en Córdoba, con uno de los mejores promedios. Orrego lleva en la oreja izquierda la marca de un arito. "Ah! sí, tuve un arito. Pero no fui un joven rebelde, era buen estudiante, nunca me llevé una materia. He hecho buenos amigos y tener la suerte de tener gente que me quiere", cuenta.

"A Roberto (Basualdo) lo conocí por mi padre. Él siempre ha sido muy prudente. Espera que le pidan consejo. Hace tiempo ha dejado la actividad. Es  un tipo que te deja actuar, si te tiene que marcar algo, lo hace", contó. "Roberto es un hombre muy responsable y trabajador. Me gustó su forma de ser. Empecé a trabajar más de cerca como jefe de asesores en el Congreso. Después fui candidato suyo en Santa Lucía en 2007 y presidente del partido Producción y Trabajo el año pasado. Creo que cuando asuma vamos a evaluar quién sigue al frente. Estimo que habrá cambio de autoridades para darle la posibilidad a otros de ser presidente partidario para que haya renovación", dice el intendente electo.
A sus 36 años, ya fue candidato en dos oportunidades. "Es característico del basualdismo. La mayoría de los candidatos son muy jóvenes. En Albardón el candidato tiene 27 años, Monla en Zonda tiene 37, José Castro en Angaco anda por los 36, Lecich en Capital, por ahí. Un equipo sub 40. Gracias a Dios tienen esa posibilidad en el partido. Todos han hecho una buena performance y es gente muy potable", opina Orrego.
 
Gobernar ¿con el enemigo?
 
Orrego ganó la Intendencia, pero el diputado departamental es del oficialismo. El mismo giojista Aníbal Fuentes lanzó un manto de sospecha sobre el corte de boletas que hubo en su departamento. Fuentes desconfió del prolijo corte de votos que encontraron en el recuento provisorio y dijo que no podía descartar que la interna peronista le haya jugado a favor de Orrego. "De la interna del peronismo no opino, porque no la conozco. Me he concentrado en nuestro proyecto", dijo visiblemente sorprendido Orrego al considerar la posibilidad de que parte del oficialismo le hubiera sido funcional.  Sin embargo, el basualdista dijo tener buena relación con el diputado departamental. "Con Javier Ruiz me imagino trabajando bien. Siempre vamos a priorizar lo colectivo, que le vaya bien a los santaluceños", anticipó el intendente electo.  "A Ruiz lo conozco desde 2007, cuando ambos fuimos candidatos. Me lo he encontrado ahora en algunas entrevistas periodísticas en las que hemos coincidido. Hay buena relación", agrega.
Distinto es el vínculo a priori con el gobernador. "Estimo que con Gioja nos vamos a llevar bien. Seguro él quiere que le vaya bien a los santaluceños y yo a los sanjuaninos. De estas luchas, paga el pato la gente", dijo el flamante intendente.
Su perfil bajo puede haber prendido en el electorado, pero también parece presentarse como un obstáculo. En el entorno de Orrego dicen que decidirse por ser candidato le fue difícil. "No es que no haya querido ser candidato, lo fui ya en 2007 y nos tocó perder. Pero esto es para consultar con la familia. Uno cuando lo decide, tiene una hermosa responsabilidad. Pero a la vez entendés que con cada decisión, en 4 años, pones todo de tu vida en esto para que salga bien. Hay un costo familiar, un trajín que hay que evaluar. Entiendo perfectamente que un intendente tiene que estar a pleno y que arrastra mucha gente con eso. Dejas de lado algunas cosas", explicó. "Vivo acá y le pongo mucho amor y responsabilidad a esto", agregó.
"Mi familia y yo tenemos perfil muy bajo. Cuando me invitaron a programas de televisión no llevé a mis hijos. Tratamos de protegerlos. Son muy chiquitos, Benicio tiene 2 años y Delfina 5. Mi esposa Liliana es muy reacia a la exposición. Creo que ha ido a un acto nomás. Sí me acompaña porque ya me conoció así, no le queda otra. Yo estaba en la Juventud Universitaria Peronista cuando nos conocimos. Llegaba el fin de semana y me pedía ir al cine y yo no podía porque tenía que ir a algún acto, cosas así. No tengo muchas fotos porque no me gusta mirar para atrás. Siempre para adelante", analiza Orrego. Con escaso contacto visual, y el movimiento frenético de la pierna, Orrego asegura que "no me incomoda que me hagan entrevistas, es un poco mi trabajo".


El clan Orrego
 
"Me afilié a los 16 al Partido justicialista, mi abuelo y mi padre me llevaron a los distintos actos y caminatas. Para mí es algo normal. Para mis hermanos también. Mis dos hermanos y yo hemos sido muy unidos. Me acompañan y uno de ellos, Juan Carlos, ha sido jefe de campaña mío". El padre de los Orrego, Humberto, agregó que "de chico era excelente estudiante, inquieto pero responsable. El castigo que yo tenía para él era amenazarlo con que no iba a ir a la escuela. Con guardapolvo era otro niño. En el secundario era muy pícaro, comandaba cosas, pero nada muy grave", confesó entre risas.
"Desde las internas no paré un día. Caminé, caminé, caminé. Lo que pide la gente es un crecimiento armónico. Quieren más veredas, más cunetas, gas; que se mejoren los servicios. También piden muchísimo por seguridad y es impresionante la demanda por trabajo.  Buscan que les llegue el gas, pavimento, veredas. Ha crecido mucho Santa Lucía y necesitan esos servicios. En materia de escuelas quieren más jardines de infantes y que haya centros de salud que atiendan mañana y tarde. Básicamente, mejorar lo que hay" comenta el intendente electo. 
Justamente el consejo de Humberto para su hijo es "que no se olvide de la gente humilde que lo acompañó, de lo que le decían en las caminatas", cuenta Orrego padre. "Veías en otros partidos 4x4, autazos. La gente que lo acompañó a Marcelo venían con lluvia, con Zonda, con calor a las caminatas. A lo mejor esa gente se hizo pelota las únicas zapatillas que tenían en las caminatas, pero no faltaban nunca para acompañarlo. El otro consejo es que busque un buen equipo, que ya lo tiene", enuncia el padre del flamante jefe comunal.

Comentarios