Testimonio

Tras el error del juez, habló la segunda víctima del empresario sanjuanino violento

Se trata del abogado Gabriel Sanz, quien fue defensa de la ex del empresario hasta que éste lo amenazó.
jueves, 15 de abril de 2021 · 06:58

Tras 9 meses desde que la Justicia Penal decidió condenar a 6 años de prisión al empresario sanjuanino Diego Uñates, el caso tuvo un giro inesperado. Es que la Corte de Justicia decidió revocar el fallo y que el debate se realice nuevamente, debido a un error procesal que cometió el juez que intervino en la causa.

Tal como afirmó este medio, el ex titular del Primer Juzgado Correccional -Alberto Caballero- demoró 10 días para presentar los fundamentos de su decisión violando el Código Procesal que indica que el tiempo máximo para realizar esa presentación es de 5 días hábiles. Ante esto, la defensa de Uñates pidió la nulidad del proceso y la Corte falló al respecto.

Su principal víctima y ex pareja, Maria del Valle Sirera, se mostró totalmente decepcionada con la Justicia por la demora del juez pero afirmó que presentará las pruebas nuevamente y "no voy a parar hasta verlo preso", sostuvo en medios locales.

Ahora, el que decidió dar su testimonio es la segunda víctima de Uñates. Se trata del abogado sanjuanino Gabriel Sanz, quien denunció al empresario por haberle proferido una serie de amenazas. "No solamente atentó contra mi vida, sino también contra la de los miembros de mi familia", afirmó.

Tal como relató Sanz, las amenazas fueron a la salida de los juzgado de Familia y en momentos previos a que detuvieran a Uñates. Según indicó, "en ese entonces, yo era querella de María del Valle -primera víctima- en las causas civiles. Tenía una causa por violencia en el Primer Juzgado de Familia. En el interior del juzgado, escuché que alguien me insultaba, me di vuelta y era Uñates".

Agregó que a la salida, ese mismo día, "estaba charlando con un colega, el que me advirtió que me insultaban. Cuando me di vuelta, Uñates se acercó a mí y me profirió las amenazas, de tinte personal y también contra mi familia. Mis hijas eran compañeras de la escuela de sus hijos y sabía los horarios de ingreso y egreso escolar. Tuve que pedir protección para mí y para mi familia".

Ante esto, Sanz decidió apartarse de la defensa de María del Valle y denunciar las amenazas en sede penal. "Me aparté porque perdía la objetividad. Fueron de tal magnitud las amenazas que sentí que no estaba en condiciones de mantener la defensa técnica", sostuvo el letrado. Cabe aclarar que su denuncia fue anexada a la de María del Valle y por ambas, la defensa de Uñates pidió la nulidad.

Fue consultado si creía que el accionar del juez fue a propósito y afirmó que no sospechaba de esa versión: "Errores se pueden producir pero por la magnitud del caso y la peligrosidad del sujeto ha sido un error de gran importancia. Lo lamentable de la situación va de la mano de toda la política contra la violencia de género impulsada por la Corte ya que están llevando adelante un trabajo impecable en esa materia. Nunca podés creer que esto -por el error del juez- pueda suceder en forma intencional. Son errores inexcusable pero no intencionales ya que si así lo fuera sería gravísimo".

En el mismo sentido, añadió que el empresario quedará en libertad "no porque las pruebas no eran indicativas de su responsabilidad, sino por un error procesal del juez. Es muy peligroso, para Sirera y para mí que este sujeto quedé libre".

Por último, sostuvo que aún no valoró la posibilidad de que intervenga el Jurado de Enjuiciamiento contra el juez "porque estoy abocado a que el nuevo debate se lleve adelante en cuanto antes. La prisión preventiva vence los primeros días de mayo y saldría en libertad".

Comentarios