En el Cuarto Juzgado Correccional

Procesan al conductor acusado de matar a la novia en un choque e incendio en Rivadavia

Es Mario Alejandro Sánchez. Lo acusan de manejar su coche de manera imprudente y de ser el responsable del deceso de Angélica Rojas, quien quedó envuelta por las llamas.
jueves, 9 de julio de 2020 · 10:22

A poco más de dos años del choque e incendio frente al Partido San Emiliano en la que perdió la vida una chica de 25 de años, el juez del caso procesó al novio de la víctima y conductor del vehículo siniestrado por el delito de homicidio culposo calificado. El magistrado entendió que su manera imprudente de manejar y antirreglamentaria fueron las responsables de la tragedia que costó la vida a su novia.

Se trata de Mario Alejandro Sánchez, de 41 años, quien solamente estuvo preso una semana tras el accidente ocurrido la madrugada del 15 de junio de 2018. El hombre seguirá en libertad hasta el juicio. El juez Federico Rodríguez, del Cuarto Juzgado Correccional, lo procesó sin prisión preventiva por el delito de homicidio calificado por conducir un vehículo a motor, según la resolución. También le impuso un embargo de 1.500.000 pesos. Es el único acusado de provocar la muerte de su novia María Angélica Rojas, de 25 años, que perdió la vida de una forma atroz dentro del auto Volkswagen Bora que conducía Sánchez.

Sánchez guiaba su auto por avenida Benavidez al Oeste. La chica viajaba a su lado.  Al tomar la curva que une con la Costanera, el vehículo derrapó y se estrelló contra los dos pilares del cemento del puente del Dique Partidor San Emiliano. El golpe fue del lado del acompañante. Después el coche se prendió fuego. Sánchez pudo salir del interior del auto, no así la joven que, por la fuerza del choque, acabó en el asiento trasero y murió por los gases mientras ardía el vehículo.

Si bien no se constató a qué velocidad circulaba el rodado, el juez Rodríguez dio por sentado que transitaba a una velocidad excesiva y perdió el control al tomar la curva. Detectaron un derrape de 18 metros. También entendió que actuó de manera imprudente y no respetó las normas de conducir y de seguridad que indica el Reglamento General de Tránsito, que podría haber evitado el accidente.

En el dictamen judicial se indica que no se comprobó que el Vw Bora estuviese modificado o preparado para carrera, tampoco hallaron restos de tubo de oxigeno nitroso, como se sospechó. Solo le cambiaron el caño de escape. En principio también se dijo que Sánchez estaba ebrio, hasta un policía declaró que le sintió olor a alcohol, pero el informe del dosajista señaló que no tenía alcohol en sangre.

La conclusión del juez Rodríguez es que el mecánico Mario Alejandro Sánchez, quien era afecto a las picadas, fue el único responsable de la muerte de Rojas por su imprudencia. El informe pericial es claro, no hubo falla mecánica. Es así que lo procesó por el artículo 84 Bis del Código Penal, es decir homicidio culposo agravado. Ese delito tiene pena de 2 a 5 años de prisión.

Sánchez no escarmentó ni con la causa penal que tiene en su contra por la muerte de Angélica Rojas. La mañana del 31 de agosto del año pasado, el mecánico fue detenido a bordo de otro Vw Bora en un control policial en calle San Francisco del Monte, antes de General Acha, en Trinidad. Estaba alcoholizado, tenía 1,46 grados de alcohol por litro de sangre y además se había orinado, señalaron fuentes policiales.

Comentarios