Causa depósito judicial de 9 de Julio

Padilla da pelea: el jefe policial apeló el tercer procesamiento en su contra

La defensa del comisario apeló el tercer procesamiento en su contra. Es en la causa en la que está acusado de sustraer autopartes de vehículos secuestrados dentro del depósito judicial.
martes, 17 de marzo de 2020 · 23:17

El ex jefe policial del Depósito Judicial de 9 Julio se resiste a ir a otro juicio. El comisario Gustavo Adolfo Padilla y su defensa apelaron el tercer procesamiento en su contra dictado en el Quinto Juzgado de Instrucción, por la supuesta sustracción de autopartes en el predio que el comandaba.

Aunque la actividad en tribunales esta frenada por las medidas de seguridad ante la epidemia, los defensores de Padilla preparan la artillería legal para dar pelea en distintos frentes. Tiene un juicio en puerta por los delitos de abuso de autoridad y violación a los deberes de funcionario público. Esto por el caso que fue investigado en el Primer Juzgado Correccional en relación a la camioneta Toyota que estaba secuestrada y que el comisario supuestamente la utilizaba para provecho propio. Esa causa fue elevada a juicio el mes pasado por el juez Ramón Alberto Caballero, tras el pedido de la fiscal Claudia Salica. La encargada de juzgarlo será la juez Carolina Parra, del Segundo Juzgado Correccional.

Padilla también fue procesado en el Segundo Juzgado de Instrucción por la causa de un auto Chevrolet Corsa que estaba secuestrado en el depósito judicial y que fue retirado de forma supuestamente ilegal. Los dueños de ese rodado denunciaron que el jefe policial los estafó para apropiarse del vehículo. En la maniobra supuestamente tuvo la complicidad del oficial Alberto Mauricio Oro, de la Seccional 3ra, a quien acusan de facilitar una orden con la firma falsa de un comisario para retirar ese vehículo.

El jefe policial fue procesado por peculado, falsificación de instrumento público, estafa e incumplimiento de los deberes de funcionario público, revelaron fuentes judiciales. Al oficial Oro lo procesaron por peculado, falsificación de documento público e incumplimiento de los deberes de funcionario público, indicaron. Si bien les dictaron la prisión preventiva, consiguieron la excarcelación. Ahora ambos están libres. Con respecto a esa causa, los abogados de Padilla apelaron el fallo y ahora está a la espera de una resolución en la Sala I de la Cámara en lo Penal y Correccional.

La última causa judicial es la que, en febrero último, derivo en el procesamiento del comisario Padilla, el sargento ayudante Néstor Gómez y el oficial principal Ulises Chirino por el delito de peculado. Supuestamente, por disponer de elementos o valores que estaban bajo su custodia. El juez Benedicto Correa, del Quinto Juzgado de Instrucción, los investigó por la supuesta sustracción de autopartes de vehículos que estaban en depósito en el predio de 9 de Julio. Según la acusación, desguazaron un Peugeot 206 y también hubo otras maniobras sospechosas en un Fiat 147 y un Renault 4. Hay dos videos que filmaron otros policías en los cuales se ve al propio comisario Padilla metiendo mano en los vehículos.

Para Alejandro Miquelarena Meritello, uno de los defensores de Padilla, no hay pruebas suficientes para acusar al comisario. “Por eso se apeló el procesamiento. No sabemos qué sala va a intervenir, pero en su momento haremos nuestros planteos. A nuestro cliente se le imputa el faltante de autopartes y no sabemos cuáles o qué elementos faltan, pero se lo responsabiliza a Padilla. En su momento se allanó su casa y no encontraron ningún autoparte. La Policía, además, averiguó en desarmaderos y otros lugares para saber si Padilla vendía o entregaba autopartes y nadie lo conoce. Por otro lado, los videos que presentaron como pruebas, tampoco muestran que el comisario esté sacando elementos de esos vehículos. Vamos a demostrar que él no tiene responsabilidad en esto”, explicó el letrado. En su defensa, afirmó que antes que se desatara el escándalo, el propio Padilla envió seis notas a sus superiores para denunciar problemas de seguridad en el predio y nadie tomó medidas.

Comentarios