Engaño por teléfono

La increíble estafa a una sanjuanina que quiso comprar una casa rodante y perdió $30 mil

Ella entró a las redes sociales buscando ofertas y la contactó un supuesto fabricante que la engañó por teléfono y consiguió que depositara dinero por un rodado que nunca recibió.
sábado, 18 de enero de 2020 · 14:44

Por querer comprar una casa rodante, una mujer de Rivadavia terminó cayendo en la trampa de un estafador del Sur del país que la contactó por las redes sociales y la engañó mediante sucesivos contactos telefónicos hasta que le sacó 30 mil pesos. Por si fuera poco, cuando ella descubrió la maniobra, el desconocido la amenazó.

Así como las redes sociales abren diversas posibilidades para hacer compras en cualquier lugar del país y del mundo, ese mundo virtual también oculta a todo tipo de estafadores que están a la expectativa de una potencial víctima. Como le sucedió a una profesional de Rivadavia, quien prefiere guardar su identidad por temor a sufrir represalias, que sufrió una increíble estafa en los últimos días por parte de un delincuente, aparentemente, radicado en Chubut.

Todo comenzó a principio de este mes. La mujer, con el deseo de viajar y tener unas vacaciones distintas, buscó cumplir su sueño de comprar una casa rodante. Con esa idea comenzó a buscar por internet y se contactó con un grupo llamado Pasión Rodantera, al cual escribió consultando si alguien estaba interesado en vender una casa rodante, según relató. A los días recibió mensajes de tres personas que ofrecían vender vehículos de este tipo. Entre ellos un sujeto de nombre Alexis que decía ser de Bariloche, que se presentaba como fabricante de casas rodantes y que ofrecía un vehículo equipado para cuatro personas al precio de 140 mil pesos (aquí, los dos audios).

 

A la mujer le pareció una oferta imperdible, además el hombre le mandó fotos del rodado. Como ella desconfiaba, solicitó que se contactaran por teléfono, así que intercambiaron mensajes y hablaron por celular. El desconocido le prometió regalarle el enganche y traer el vehículo a San Juan, pero también la invitó a Bariloche para que lo fuera a buscar, de paso le proponía que se quedara unos días en el complejo de cabañas que decía poseer. “Primero daba vueltas para decirme el nombre de su empresa hasta que un día me dijo que se llamaba Casilla Rodante Los Hermanos”, contó. Ella quería entrar a la web de la firma, pero éste sólo le mandó un logo con dos números de celular. Hasta tanto el sujeto le envió un par de audios para convencerla y le pidió que para cerrar el negocio, con el traslado incluido, debía pagar por adelantado el 30 por ciento del valor total del vehículo.

A ella le pareció mucho y acordó con el sujeto, en principio, que depositaría 15 mil pesos y éste le dio  el número de una cuenta bancaria a nombre de una mujer. La víctima le hizo la transferencia el 7 de enero último. Al día siguiente el desconocido le dijo que no era suficiente y pidió que le envié más dinero a través de Western Unión, pero a Puerta Madryn. Todo esto con la promesa que en los próximos días él entregaría la casa rodante en San Juan.

La mujer habló con un empleado de una oficina local de esa compañía financiera para tomar recaudos. Ahí le dijeron que podía enviar el dinero, pero que supuestamente no iban a librar el pago hasta tanto ella no les diera la orden, explicó la damnificada. Quería esperar a que le trajeran el vehículo. Así fue que el 11 de este mes envió otros 15 mil pesos, además pagó 850 por el trámite, a nombre de ese tal Alexis Iván Abi Akar, según denunció. Sin embargo, el sujeto logró retirar el dinero sin problemas en la sucursal de Puerto Madryn.

Farsante. Este es el logo de la supuesta empresa que tenía el embaucador.

A partir de ese día, el supuesto vendedor de la casa rodante la bloqueó en su celular. Fue entonces que la mujer descubrió que todo era un engaño. También supo, a través de una empresa mendocina que comercializa esos vehículos, que un desconocido del Sur del país usaba las imágenes de los vehículos de esta otra firma para cometer estafas.

La víctima no se quedó tranquila e insistió hasta consiguió contactarse de nuevo con el estafador por medio de otro celular para exigirle que le devolviera su plata. Este, por el contrario, la amenazó diciéndole que sabía dónde vivía y que conocía gente del ambiente delictivo en San Juan que tomaría represalias contra ella.

La denuncia fue radicada en la Central de Policía y el caso ya es investigado por la justicia, aunque todo se hace complicado. Sospechan que el nombre que dio el estafador no es el real, igual que el de la chica que figuraba en la cuenta bancaria. Lo único que se sabe es que las llamadas fueron hechas de un número que tiene la característica de Chubut.

 

Comentarios