Polémicas declaraciones

La Asociación de Hoteles la Romana-Bayahíbe insiste en que Melina murió por causas naturales

La asociación de hoteles se basa en el acta del levantamiento efectuada por la legista actuante, con la cual se niega que la adolescente haya muerto a causa de una descarga eléctrica mientras utilizaba unas escaleras del hotel.
martes, 20 de agosto de 2019 · 08:17

Un paro cardíaco habría sido la causa de muerte de la adolescente argentina María Melina Caputo Flores, quien falleció mientras vacacionaba en un hotel de Bayahíbe, La Romana, según informó la Asociación de Hoteles de La Romana-Bayahíbe (AHRB).

La versión de la asociación se basa en el acta del levantamiento efectuada por la legista actuante, doctora Pamela Santana, con la cual se niega que la adolescente haya muerto a causa de una descarga eléctrica mientras utilizaba unas escaleras del hotel.
“La información preliminar ofrecida por los médicos y autoridades actuantes descartan la versión difundida de que la joven falleció de una supuesta descarga eléctrica cuando usaba una escalera en un muelle del hotel”, señala el documento, que también expresa condolencias a los parientes de la fenecida.

“La médica legista actuante, doctora Pamela Santana, certificó que se trató de un ‘paro cardíaco respiratorio’. El acta de levantamiento del cadáver la hizo el licenciado Aneury Castillo de Jesús, fiscal del Distrito Judicial de La Altagracia, al que pertenece Bayahíbe”, dijo la entidad en una nota de prensa.

Explicó que en el caso no se encontraron signos de violencia. No obstante, dijo que sigue en investigación y que el cuerpo fue trasladado al Instituto Nacional de Patología Forense, dependencia del Ministerio de Salud Pública, “para realizar la autopsia y obtener información más detallada y precisa sobre el deceso”.

En cambio, la familia de la joven de 17 años afirma que murió electrocutada al pisar un alambre de una escalera metálica cuando salía del mar a través de un muelle del hotel. Dicen que en el referido muelle hay un cableado para alimentar las luces que iluminan de noche, un puesto de gastronomía con neveras y televisores que también reciben electricidad.

Más de