Procesan a sanjuanino pervertido

El peor de los tíos: abusaba de sus sobrinas de 8 y 14 años

El acusado es un joven de 22 años que supuestamente sometía a las hijas de sus hermanos. El juez Pablo Flores lo procesó con prisión preventiva.
sábado, 17 de agosto de 2019 · 09:02

“Me A VIOLADO EL ALE siempre Te lo quice desir pero tenía miedo que lo mandaran a la carse y la NONA se quedara sola… (SIC)” Esa es la terrible carta que escribió una niña de 8 años y dejó en la mesa de su casa para que sus padres se enteraran lo que estaba pasando con su tío Ale, un presunto abusador sexual que atormentaba a la pequeña con sus perversiones.  Ese fue el comienzo de las revelaciones. A los días se animó a hablar una prima, quien también reveló que su tío la sometía sexualmente desde hace dos años.

No se da la identidad del acusado para resguardar a las víctimas, pero se sabe que tiene 22 años y vive en un departamento del Oeste. Se encuentra detenido desde mayo pasado y en estos últimos días el juez Pablo Flores, del Segundo Juzgado de Instrucción, le dictó el auto de procesamiento con prisión preventiva por los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante, agravado por el grave daño en la salud mental de la víctima, reiterado en el tiempo, y abuso sexual con acceso carnal reiterado, según fuentes judiciales.

Las víctimas son las hijas de dos hermanos del propio acusado. Una de ellas es una nena de 8 años que supuestamente fue sometida, al menos, dos veces por su joven tío. Los abusos se produjeron en las ocasiones en que la niña iba de visita a la casa de su abuela. Cada vez que podía, el muchacho se quedaba a solas con ella y mientras fingía jugar aprovechaba para ultrajarla.

Tan mal estaba la nena, que un día escribió una carta contando su drama y se la dejó en la mesa de su casa. Así se enteraron sus padres de los presuntos abusos. Estos plantearon el problema en el seno familiar y sin querer descubrieron que la hija de una hermana también estaba atravesando por lo mismo. Esa otra víctima es una adolescente de 16 años que reveló a sus padres que el tío Ale la manoseaba y le hacía otras aberraciones de hace dos años. Los abusos le provocaron un verdadero trauma y la sumergió en la depresión y en una actitud agresiva contra el sexo opuesto.

El acusado negó desde el primer momento las acusaciones y atacó a sus sobrinas afirmando que mentían o querían llamar la atención. El juez Pablo Flores reunió importantes pruebas, como los informes psicológicos y los testimonios de las propias víctimas, que llevaron a que procesara al joven de 22 años y lo mandara al penal de Chimbas.

Comentarios