este viernes

El narco atrapado en San Juan es de la banda Los Monos, el cartel más sangriento del país

Personal de la Policía Federal detuvo en la Terminal de ómnibus de Capital a un sujeto que estaba prófugo de la justicia de Rosario y que buscaban de hace dos años.
viernes, 16 de agosto de 2019 · 16:10

En la mañana de este viernes, personal de la Agencia Regional Cuyo de Policía Federal detuvo a un sujeto en la Terminal de Ómnibus de la ciudad de San Juan, tras un pedido de captura de la justicia de Rosario, Santa Fe, que pesaba sobre sus espaldas por una causa de drogas. Fuentes allegadas al caso aseguraron que el atrapado guardaría relación con la banda de 'Los Monos', el cartel más sangriento del país. 

Si bien no trascendió la identidad del masculino de 36 años aprehendido, fuentes oficiales informaron que el Tribunal Oral de Rosario había emitido el pedido de captura en el año 2017, por lo que se mantuvo prófugo durante dos años hasta este viernes. El individuo que permanece detenido en la dependencia de la Federal, y que estaría vinculado a una causa de narcotráfico se encuentra a la espera del traslado hasta Rosario, donde será sometido al proceso judicial. 

Mediante disputas territoriales, venganzas cobradas a tiros, búnkers montados en casas precarias y la protección de policías y jueces, los narcos santafecinos que se hicieron conocidos como 'Los Monos' expandieron su red de tráfico interno y ahora un sujeto que ni bien arribó a la provincia fue detenido quedó tras las rejas. 

En diciembre de 2018, la Justicia impartió una condena histórica para los miembros del cartel rosarino y repartió penas para 34 imputados por la venta de drogas en esa ciudad. Uno de sus líderes, Ariel Cantero, alias "Guille", fue condenado a 15 años de prisión y Jorge Emanuel Chamorro, alias "Ema", uno de los sicarios de la banda, a 17 años.

La historia de Los Monos

Y un día, la sangrienta disputa rebalsó los límites de los barrios de emergencia y el muerto cayó en medio de la ciudad. Ocurrió el sábado 8 de septiembre de 2012, cuando Martín “Fantasma” Paz fue ejecutado por un sicario en moto. Acribillado frente a su mujer y a su pequeña hija, era cercano al clan Cantero. No solo era señalado como uno de los lavadores de Los Monos, sino que,
además, era cuñado de Claudio “Pájaro” Cantero, uno de los líderes, quien sería asesinado ocho meses más tarde.

Amigos, luego enemigos, por una razón: el dinero. Tras el crimen, Luis Paz, el padre del Fantasma, se convirtió en el principal testigo de una causa en contra de la organización, a la que conocía muy bien. Esa investigación develó el funcionamiento de la banda que poseía el control de la zona sur de Rosario, de la droga y de la violencia. Fue Máximo Ariel Cantero, alias “el Viejo”, quien vislumbró el negocio a inicios del segundo milenio. Dejó de cobrar peaje para el ingreso a La Granada y brindar protección a grupos de narcomenudeo para fundar la organización más temida de Santa Fe.

Por ese entonces, “el Viejo” ya contaba con varios antecedentes y, pese a que no sabía leer ni escribir, supo tejer conexiones con las personas correctas. La complicidad policial y política le dio una base sólida para operar con impunidad hasta que el velo se corrió con el homicidio de Paz. El crimen del Pájaro terminó de sellar la caída del grupo familiar. La serie de homicidios cometidos contra los presuntos responsables de la muerte del líder más carismático de Los Monos los expuso aún más.

Terminaron todos presos, investigados por narcotráfico y están siendo juzgados por asociación ilícita y el crimen de Paz. Desde prisión intentan continuar el negocio y, aunque no lo logran, continúan teniendo poder de daño y muchos enemigos.

Fuente: Con información de Perfil

 

Comentarios