pesadilla tras las rejas

Violación en el Penal: ¿por qué la Justicia investiga al hermano de la presunta víctima?

Después de que la interna del Servicio Penitenciario ratificara la denuncia en el juzgado, uno de los indagados será su familiar que podría ser imputado por complicidad.
viernes, 18 de octubre de 2019 · 12:37

Luego de que una interna del Penal de Chimbas denunciara que fue víctima de violación cuando acudía a la visita higiénica en el pabellón de hombres y tras la ratificación de su denuncia en el Tercer Juzgado de Instrucción que investiga el caso, fuentes judiciales informaron que -además de los sindicados agresores sexuales- el hermano de la presunta víctima está en la mira pues sería el 'entregador'.

La mujer que radicó la acusación penal aseguró que sufrió constantes abusos sexuales en el Pabellón 3 del Sector 4 del Servicio Penitenciario por parte de reos e identificó a dos presos considerados los 'capos' del lugar: Marcelo “El Veneno” Páez y Emiliano “El Chaca” Barboza Villa. 

Sin embargo, estos dos sujetos no serían los únicos en la mira de la Justicia ya que el familiar de la presunta víctima también sería indagado por el juez Guillermo Adárvez, quien -una vez que conozca los detalles del informe psicológico de la denunciante- ordenará la declaración indagatoria de los sospechados.

Es que el hermano, de apellido Caballero, se encuentra alojado tras las rejas en la misma área que los presos denunciados y su estadía habría sido 'cobrada' por los presuntos abusadores, en una especie de 'peaje' o 'alquiler' de la celda que ocupa.  

Aunque las fuentes del juzgado evitaron confirmar una posible imputación de Caballero, para no adelantar opinión del magistrado, sostuvieron que sí estaba en conocimiento del calvario de su hermana, pero indicaron que necesitarán evidencias para afirmar que fue cómplice del delito. 

Porque no informó lo sucedido a las autoridades, el hombre que lleva su misma sangre podría ser imputado por omisión de prestar auxilio, un delito menor que no representa una condena tras las rejas y que incluso está bajo la órbita de la justicia correccional y no de instrucción, ámbito donde cursa la causa madre de abuso. 

La muchacha le dijo a Adárvez que las agresiones sexuales iniciaron en enero de este año cuando su hermano ingresó al Penal y que fue obligada bajo amenaza a mantener relaciones con Páez y Barboza Villa, quienes le habrían advertido que si no lo hacía,  la vida de su familiar corría peligro.

En ese contexto, la joven habría 'accedido' -ante las presiones- solicitando las visitas sanitarias con un 'novio' identificado como José Luis Aballay. Sin embargo, esa pareja sería ficticia y sólo una excusa para ingresar al pabellón donde era sometida. Al cabo de varios 'encuentros' desde principio de año, no aguantó más y contó todo.

La investigación del caso trajo aparejada la suspensión de las visitas sexuales para los presos y ello no hizo más que oscurecer su panorama, pues el resto de las internas estarían molestas con ella, culpándola de la cancelación momentánea del beneficio. Por esa razón, las autoridades decidieron aislarla por su propia seguridad mientras la situación se resuelve. 

 

 

Comentarios