tras la grave acusación

Detalles del horror: el calvario de la mujer que denunció ser víctima de violación en el Penal

La interna del Servicio Penitenciario ratificó su versión ante el juez que investiga los abusos sexuales que habría sufrido tras las rejas, en el pabellón de hombres, y ahora sostiene que todas las presas se voltearon en su contra.
martes, 15 de octubre de 2019 · 18:39

Después de que una interna del Penal de Chimbas denunciara que fue víctima de constantes violaciones cuando acudía a la visita higiénica con su pareja, en el pabellón de hombres, desde la misma institución se resolvió suspender el beneficio para todos mientras se investiga qué fue lo que pasó el 28 de septiembre, lo que desató un calvario para la denunciante tras las rejas. 

Es que la mujer denunció en la Comisaría 34º que sufrió abusos sexuales en el pabellón 3 del Sector 4 de la cárcel por parte de varios presos que allí permanecen e identificó a dos de ellos, que serían considerados los 'capos' del lugar: Marcelo “El Veneno” Páez y Emiliano “El Chaca” Barboza Villa, quienes la habrían sometido a las vejaciones. 

La presunta víctima ratificó la semana última en sede judicial su denuncia y le contó al juez que investiga su versión de los hechos. En el Tercer Juzgado de Instrucción, la joven que también está privada de su libertad contó detalles del horror que no habría cesado en su vida, sino más bien se extendió tras presentar la grave acusación. 

La muchacha le dijo al juez Guillermo Adárvez, según informaron fuentes allegadas, que las agresiones sexuales iniciaron en enero de este año y que fue obligada, bajo amenaza, a mantener relaciones sexuales con los sujetos sindicados como los agresores sexuales y con otros reos. Acorde a su relato, Páez y Barboza Villa le habrían advertido que si no lo hacía, corría peligro la vida de su hermano que también se encuentra preso en el mismo sitio. 

En ese contexto, la joven habría 'accedido' -ante las presiones- solicitando las visitas sanitarias con un 'novio'. Sin embargo, esa pareja sería sólo una excusa para ingresar al pabellón donde era sometida. Al cabo de varios 'encuentros' desde principio de año, no aguantó más y radicó la denuncia. 

La investigación del caso trajo aparejada la suspensión de las visitas sexuales para los presos y la determinación no hizo más que oscurecer su panorama, pues el resto de las internas estarían molestas con ella, culpándola de la cancelación momentánea del beneficio. Por esa razón, las autoridades decidieron aislarla por su propia seguridad mientras la situación se resuelve. 

Según detallaron fuentes cercanas a la instrucción, la denunciante estaría atravesando un estado emocional delicado, ya que sostiene que permanece en una celda de castigo por ser víctima de violación. En ese sentido, desde lo judicial se decidió someterla a pericias psicológicas que den cuenta sobre su salud mental. 

Una vez que el informe psicológico y psiquiátrico esté terminado, el magistrado comenzará a indagar a los señalados como los autores de abuso sexual, amenazas y coacción, que habrían 'comercializado' con el cuerpo de la presunta víctima no sólo una estadía tranquila de su familiar sino los favores de otros reos.

     

 

Comentarios