Proyecto oficial

Mirá cómo será el nuevo Penal sanjuanino

La idea de un nuevo Penal local avanza. La meta es optimizar para los penados un lugar que mejore su resocialización, con espacios donde los internos sean autosuficientes, con cocina propia por ejemplo. Por Miriam Walter.
martes, 04 de agosto de 2015 · 10:37
Por Miriam Walter

Hace años que se viene hablando de un nuevo Penal para San Juan y el proyecto no ha quedado olvidado. Al contrario, ahora pasó para su estudio al Ministerio de Planificación Federal y se le recordó la gestión al ministro Julio De Vido en la última visita que hizo a la Provincia el mes pasado. Esta nueva cárcel, con capacidad para 600 reos, se planea como una de las más modernas en edificación pero también en el tratamiento para con los presidiarios, con espacios con mayores comodidades en una apuesta a mejorar la resocialización, en especial de los penados.

Según dijo el ministro de Gobierno local, Adrián Cuevas, se prevé implementar "un sistema totalmente moderno e innovador, con un sistema especial de distribución de celdas, una nueva forma de graduación que se irá generando en la rotación de cada uno de los pabellones. Los sistemas modernos tienen diferentes estructuras: conforme el inicio de la actividad del penado hay mayor seguridad y conforme va transcurriendo el tiempo va transitando en un circuito en el que incluso llega a lugares semiabiertos”.

En este marco, el funcionario anticipó que en la iniciativa nueva "hay sectores que son abiertos, en donde el interno es autosuficiente, con espacio para hacerse de comer. Son las nuevas tendencias. Ahora los internos muchas veces se hacen de comer ellos solos pero en lugares que se adecuaron (en el Penal de Chimbas)”. Cuevas explicó que la idea es profundizar los sistemas que ya se iniciaron en el predio chimbero: "Actualmente tenemos lugares con algún tipo de estos beneficios que no tienen la misma custodia que los que recién comienzan, esto es la graduabilidad de la que hablamos”.

El Ministro ahondó: "La idea es que este lugar nuevo sea para los penados y que el actual sea para los procesados. Es para los internos con libertad condicional o transitoria porque ellos ya han cumplido cierto tipo de condiciones que está certificada su buena conducta entonces van a pernoctar al Penal. Ya inauguramos el pabellón de salidas transitorias que es un lugar que no tiene vinculación con los otros internos. El interno sale de día y vuelve de noche, no se va a fugar porque sabe que de día sale. La idea es optimizar el tema de los penados, incluyendo los federales penados por los cuales la Nación paga una cápita a la Provincia por cada interno”.

Sobre cómo se fundamenta el concepto de darle más comodidades a los reos, el Ministro dijo que "Las cárceles no son para tormentos y no son para castigos sino por el contrario son para resocialización de los internos”.

Actualmente hay alrededor de 1.300 presos en el Servicio Penitenciario que funciona sobre Avenida Benavidez de los cuales el 70% son procesados y el 30% son penados, según las cifras oficiales. Este último es el porcentaje que proyectan mudar a las nuevas instalaciones. Los números varían con el recambio constante de población carcelaria.    

El objetivo gubernamental, en medio del recambio de gestión, es dejar la carpeta del nuevo edificio penitenciario encaminada. Ya está el anteproyecto terminado, hecho en conjunto con la Dirección de Infraestructura del Ministerio de Justicia de la Nación, que se aprobó y se envió a Planificación Federal, aseguró Cuevas.  

Las obras están cotizadas en alrededor de 1000 millones de pesos, ejecutados en dos etapas, la primera de poco más de 600 millones y la otra de más de 300 millones. La meta es alojar alrededor de 600 internos, casi 400 en la primera fase y el resto en la segunda.

El lugar donde se construirá el nuevo Penal oficialmente aseguran que no está definido pero admiten que se guardan con recelo los sitios en estudio para evitar reacciones adversas de antemano que pudieran generarse en la sociedad. "La idea es que una vez que tengamos financiamiento se evalúe el lugar”, afirmó Cuevas. 

Sin embargo, más allá de la cautela, el funcionario dio algunas pistas sobre la ubicación de la moderna cárcel.
Estimó que no puede ser un lugar tan alejado a la Ciudad "porque hay personal penitenciario que trabaja ahí, a los presos van las visitas a verlos y no se puede hacer a 200 ó 300 kilómetros de distancia de lo que son los tribunales ordinarios”. Y descartó que sea cerca del actual: "En el predio contiguo al Penal de Chimbas no entra más nada y la idea es descentralizarlo”. 

Galería de fotos

Comentarios