BUROCRACIA JUDICIAL

Cristina, víctima: “Estoy nerviosa: ¿y si se va y no lo agarran más?”

La frase es de Cristina (21), quien es madre de tres niños y fue abusada por Villegas desde niña, al igual que sus dos hermanos. El drama de vivir entre el miedo y la discriminación callejera. Por Gustavo Martínez Puga.
domingo, 18 de octubre de 2015 · 10:27
Por Gustavo Martínez Puga

"Tomaremos seguridad nosotros y, si el tipo ese aparece, le romperemos la cabeza… qué vamos hacer. No podemos vivir con un policía en la puerta de la casa. Ya la otra vez (cuando Villegas fue liberado por la Corte y estuvo 6 días libre hasta caer de nuevo) los chicos estuvieron custodiados por policías y era para que los cargaran en el barrio, en la escuela… fue tremendo”, comentó la pareja actual de la abuela materna de los chicos, la madre de María Angélica Andrada, ex pareja del obrero minero.

El testimonio demuestra la otra cara de este escándalo. Es que, además de haber sido víctimas de un delito aberrante, los hijos y la ex mujer de Villegas sufrieron en carne propia la discriminación callejera: algunos se burlaron y otros temen relacionarse con ellos. Eso ocurrió en el barrio en el que viven y en la escuela donde asisten los dos chicos aún menores.

María Angélica Andrada, la madre de las tres víctimas, es hija de un desaparecido político en la última dictadura militar.

Su padre se llamaba Carlos Andrada, tenía 26 años, militaba en la Juventud Trabajadora Peronista y trabajaba en la sección Vacunación de Animales, en Salud Pública. El 12 de febrero de 1977, cuando ella tenía 3 años, su padre desapareció en la esquina de Gerónimo Espejo y Godoy Cruz, en Santa Lucía, donde hoy está el barrio Camilo Rojo.
A diferencia de la vez anterior, María Angélica ahora prefirió no hablar públicamente de la nueva polémica judicial por la liberación de su ex pareja.

Quien sí lo hizo fue su hija mayor, Cristina: "Estoy muy nerviosa: ¿y si esta vez se va y no lo agarran más? ¿Y qué pasa si cuando lo liberen me pasa algo a mí o a mis hermanos?”, se preguntó la víctima.

Ahora ella tiene 21 años y es madre de tres niños de 4, 2 y un bebe de seis meses. Desde los 12 hasta los 18 fue abusada sexualmente por su padre. Y su actitud fue clave para destapar el infierno que ella vivió: es que el escándalo se ventiló cuando la hija del medio de Villegas no quería ir a visitar a su padre; se puso a llorar y entró en crisis de nervio.

Cuando la madre intentó obligarla a la visita, Cristina creyó entender lo que pasaba y su hermana menor le dio la razón: ambas sufrían el abuso sexual. Luego se enteraron que también el hermano varón lo había padecido.

"Por más custodia policial que nos pongan, yo sé que él –por Villegas, su padre- se las va arreglar para verse cara a cara con mis hermanos. Mi hermana ya no quiere ir a la escuela, y eso que todavía no lo largan”, explicó Cristina.
Finalmente, Cristina criticó la demora de la Justicia: "¿Cuánto tiempo tiene que pasar para que lo condenen, si tienen las pruebas y todo?”.

Comentarios