brutal homicidio en pocito

La amante del marido la mató de más de 100 puñaladas

María Cristina Olivares fue hallada muerta al costado de calle 8 entre Vidart y San Miguel, en Pocito. Las informaciones indican que fue asesinada de más de 100 puñaladas. Hay cuatro detenidos: su marido, la supuesta amante, el hermano de la misma y la novia de él.
domingo, 8 de julio de 2012 · 21:25

La policía halló sin vida a una mujer, tirada al costado de calle 8 entre Vidart y San Miguel, en Pocito.

El cadávez fue identificado como María Cristina Olivares, una mujer que vivía en calle 7 entre Lemos y Vidart, que el 9 de julio hubiera cumplido 27 años, estaba casada y era madre de dos hijos.

Aparentemente, el homicidio fue planeado por su marido, Miguel Angel Palma, de 27 años; y ejecutado por la supuesta amante Rosa Videla (27), (domiciliada en Villa Nacusi) y la cuñada de ella, Noelia Abigail Corvalán (19); además está sospechado de haber ocultado la historia el hermano de Rosa, Ramón Videla Quiroga. Todos ellos se encuentran detenidos y a disposición de la justicia.

Durante todo el día trabajó en la investigación la Brigada Sur, Comisaría 6° y 7°; y la División Homicidios de la policía de San Juan.

 El crimen

 Las informaciones policiales indican que en la mañana, María Cristina Olivares salió en su moto Zanella 110 para hacer una serie de mandados y comprar cosas que necesitaba para su casa. En el camino habría sido interceptada por Rosa y Noelia, de quienes se  sospecha que la tomaron por la fuerza y la cargaron en la Saveiro roja, propiedad de Rosa.

 A unos 2 km de calles 7 entre Vidart y Lemos, las mujeres habrían asesinado de más de 100 puñaladas a Cristina; dejando en el lugar la moto y el arma homicida. Luego, arrojaron el cuerpo sin vida de Cristina donde fue hallado por la policía.

 La policía cree que mientras las mujeres cometían el homicidio, Miguel Ángel se encontraba en la Comisaría 6° radicando la denuncia por la desaparición de su mujer, con el objetivo de desorientar a la policía y desligarse del caso. Pero fue en vano, ya que personal policial rapidamente pudo vincularlo con el crimen de Cristina e inmediatamente fue arrestado. Entre las pruebas que lo vincularon se encuentra un llamado de Rosa con una frase contundente, “ya está hecho”, le dijo, por lo que el hombre le pidió que no volviera a llamarlo y apagó el celular.

 En medio de la investigación la policía acudió a la casa de la cuñada de su amante y se encontró con la sorpresa de que en el lugar las mujeres estaban lavando la camioneta, que habría estado cubierta de sangre. En el lugar secuestraron ropa que vinculan al crimen, teléfonos en los que había mensajes y llamadas incriminatorias; y algunas pertenencias de la fallecida.

 Finalmente el hermano de Rosa, Ramón, quedó detenido por encubridor del crimen. Él estaba al tanto de lo que había sucedido gracias a un llamado de su hermana y habría ayudado a borrar evidencia para tapar el espantoso asesinato.

 

Comentarios

Otras Noticias