La otra cara del delito

Denunció un robo y terminó casada con el jefe de la Policía

El flamante titular de la fuerza policíaca vivió casi una novela con su esposa Miriam. Conocé esta increíble historia de un amor que nació en la Central de Policía.
domingo, 18 de diciembre de 2011 · 14:10

Por Miriam Walter
mwalter@tiempodesanjuan.com


Historias de novela no abundan. Pero en San Juan se dio una. A Miriam Alejandra López le robaron la bicicleta y haciendo la denuncia conoció a su marido, José Orlando Luna, quien acaba de asumir como  jefe de Policía de San Juan. Se llevan 20 años de diferencia pero eso no les impidió enamorarse y hoy son una familia feliz, que nació paradógicamente de un  delito.

Corría 1997 y Miriam era una adolescente cuando le robaron la bici y ahí el destino la juntó con José. "El trabajaba en la Central de Policía, él era principal en ese entonces y me atendió personalmente para tomarme la denuncia", contó ella, orgullosa en el acto de asunción de las nuevas autoridades policíacas que se hizo el miércoles. Después de ese primer encuentro se sintieron atraidos y ella dice que fue amor a primera vista.

Casualidad o no, luego del encuentro en la Central, se vieron otra vez una noche."Yo salía a bailar y él estaba de ronda en un boliche, él estaba trabajando como policía y después me invitó a salir. Y ahí empezamos a vernos porque él era viudo", contó Miriam, que rubia, con un vistoso vestido y un provocativo tatuaje en el hombro, se destacaba sentada en primera fila en el protocolar acto en la Escuela de Policía.

Desde que se vieron en el boliche los contactos se hacían más frecuentes y también crecía el amor, que llamaba la atención en la familia de Miriam, donde ninguno de sus integrantes era policía. "Cómo vas a salir con él que te lleva 20 años, me decían, porque yo tenía 17 y él 37", recordó la esposa del jefe. José tuvo que pasar por varios filtros antes de conseguir "llevarse a la nena". Miriam contó que "él fue a mi casa, pidió mi mano, hizo todo lo que tenía que hacer. Y así fue el primer policía que entró a mi familia".
"Nos juntamos 7 años, a los 7 años nos casamos y llevamos 14 juntos", evaluó Miriam, feliz, tratando de que no le suelte la mano Sebastián, un nene inquieto, de muchos rulos, que tiene 3 años y es el fruto del amor entre Miriam y José, que hoy tienen 31 años y 51 respectivamente .
El ahora comisario retirado tiene otro hijo, de 28 años, apenas 3 años menor que su madrastra, del matrimonio por el que enviudó, y todos se llevan muy bien.
"Estamos pensando en buscar otro hijo el año que viene pero ahora no lo sé, con este nuevo cargo que él tiene, hay que ver", anticipó Miriam.

El balance final de la señora de Luna es contundente: "no recuperé nunca la bicicleta, pero gané un marido". 


Comentarios