¡por el amor de dios!

El Papa pidió a los curas terminar con el flagelo de la pedofilia

El Papa Benedicto XVI pide a los curas cumplir normas contra la pedofilia Reconoció que los abusos sexuales son un “flagelo” en la Iglesia y la sociedad.
domingo, 27 de noviembre de 2011 · 12:56

 


El Papa Benedicto XVI insistió ayer que todas las instituciones de la sociedad, y no sólo la Iglesia Católica, deben ser sometidas a estándares “exigentes” en la manera en que responden al abuso sexual de menores, y defendió los esfuerzos de la Iglesia para hacer frente al problema.

Durante una audiencia en el Vaticano en la que recibió la visita de obispos estadounidenses, Benedicto XVI reconoció que la pederastia es un “flagelo” y que los católicos en Estados Unidos quedaron consternados al enterarse del escándalo de sacerdotes pederastas que actuaron impunemente durante décadas.

“Espero que los esfuerzos de conciencia de la Iglesia para hacer frente a esta realidad ayudarán a la comunidad en general a reconocer las causas, la magnitud real y las consecuencias devastadoras del abuso sexual, y para responder con eficacia a este flagelo que afecta a todos los niveles de la sociedad”, dijo.

“De la misma manera, al igual que la Iglesia es sometida acertadamente a los estándares más exigentes en este sentido, todas las demás instituciones, sin excepción, deben ajustarse a los mismos estándares”, dijo el Papa.

No se refirió a las acusaciones de muchas de las víctimas y sus defensores de que varios líderes de la Iglesia, entre ellos la oficina del Vaticano que Benedicto XVI dirigió antes de ser pontífice, trataron sistemáticamente de encubrir los escándalos.

Las investigaciones, a menudo emprendidas por autoridades civiles, revelaron que la jerarquía de la Iglesia con frecuencia transfirió a los sacerdotes acusados de pederastia de una parroquia a otra sin en ningún caso castigarlos por el delito.

El escándalo de abusos cimbró a los católicos en Estados Unidos, pero ha habido revelaciones similares de clérigos pederastas en muchos otros países, como México, Irlanda e Italia.

Benedicto XVI le dijo a los obispos que su peregrinación papal a Estados Unidos en 2008 buscó alentar a los católicos norteamericanos “a raíz del escándalo y la desorientación causada por la crisis de abusos sexuales de las últimas décadas”.

Haciéndose eco de los sentimientos que él ha expresado en reuniones periódicas con las víctimas de los abusos en sus viajes al extranjero, Benedicto XVI añadió: “Quiero reconocer personalmente el sufrimiento infligido a las víctimas y los esfuerzos honestos para garantizar tanto la seguridad de nuestros hijos como para atender adecuada y transparentemente las denuncias que se presenten”.

Y entonces agregó que espera que “los esfuerzos concienzudos de la Iglesia para afrontar esta realidad ayudarán a la comunidad a reconocer las causas, su extensión, y las consecuencias devastadoras de los abusos sexuales y responder con eficacia a este flagelo que afecta cada nivel de sociedad”. Pero fue entonces cuando subrayó que como “la Iglesia ha cumplido con normas exigentes, por lo que todas las instituciones, sin excepción, deberían cumplirlas”.

El Papa Joseph Ratzinger decidió convertir en una prioridad de su pontificado la lucha contra las perversiones sexuales de los sacerdotes , que poco antes de ser elegido como Benedicto XVI, en abril de 2005, llamó “la suciedad de la Iglesia”. Fue Viernes Santo, poco antes de la muerte de su predecesor, Juan Pablo III. Según los vaticanistas, las denuncias sobre los abusos sexuales han provocado el descredito de la Iglesia.

Comentarios