martes 22 de noviembre 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Opinión

Colombo, apuntando a la Capital pero no del todo

Parece más cerca que nunca de su obsesión política, con el viento a sus espaldas. A pesar de eso, sabe que no la tendrá fácil. Por eso, aparece el bordado político con otros posibles horizontes.

Por Sebastián Saharrea 6 de noviembre de 2022 - 09:41

Con la peluca de Guga y la trompa del guasón, así le gustaría aparecer a Rodolfo Colombo en las fotos del momento (y las ilustraciones) en un tiempo político que parte para él con definiciones importante inminentes, ansiedades notorias, y un camino alejado de ser una obviedad.

Es la vez que más cerca parece de su obsesión política, la intendencia de la Capital, con todos los astros jugando –por ahora- a su favor. Pero el juego de los posicionamientos internos en la coalición a la que pertenece (Juntos por el Cambio, por ahora ese es el nombre) le impone relojear hacia otro lado en el nombre de esos forcejeos nacionales y provinciales.

No sólo es la carta más importante de la que dispone el equipo comandado por Marcelo Orrego para plantarse frente a Emilio Baistrocchi, sino también un pieza fundamental para la estrategia provincial en el soñado sendero del santaluceño a la calle Paula: un buen resultado en la Capital tiene el efecto adicional de aspirar votos para la elección a gobernador en el segundo distrito más importante de la provincia a nivel cuantitativo, apenitas por debajo de Rawson.

Por eso se entiende que Orrego sea el principal patrocinador de la incursión de Colombo por la Capital. Ya se lo ha dicho e incluso se compromete a dejarle el camino despejado si el rubio decide volver a tirarse a esa pileta. Sin jugarle por el costado, ni patrocinando alguna otra candidatura potente en Capital, aunque sí diseñando una estrategia apetecible para la ley de lemas que exige la salida de otros jugadores.

Esa definición pendiente es, en consecuencia, no sólo una discusión de pago chico, la de un municipio por más relevante que fuera. Es también un condimento excluyente de la pelea de fondo que se viene: la del lanzamiento de la conquista de la gobernación para el equipo que seguramente liderará Orrego.

Colombo tiene todos los factores externos a favor en Capital, tal vez como nunca. Primero, que juega con la camiseta que más mide en Capital, la de Juntos por el Cambio. Si bien se trata de elecciones separadas, hay microclimas que se imponen y que terminan esparciendo sus partículas. Por más que las elecciones sanjuaninas operen hasta 4 meses antes de las Paso presidenciales –si es que se hacen- nadie podrá evitar que las pertenencias irrumpan en mayor o menor medida.

Y en Capital, los presidenciales que mejor rankean son Larreta, Milei y Bullrich, en ese orden. Los oficialistas aparecen bien atrás, con Massa, Alberto y Cristina. Ninguno del paladar del oficialismo municipal, por otro lado. Encima, Marcelo Orrego dispone en Capital de una muy buena estrella, otro punto a su favor.

La mesa estaría servida entonces, casi una obviedad. Pero allí es donde los caminos de la política se empecinan por los recovecos, donde todo no es tan llano como parece. Primero, porque ese soñado tablero por Colombo tiene algunas evidentes contraindicaciones. La más firme, el propio intendente Emilio Baistrocchi, que con un viento en contra proporcional al que tiene Colombo a favor, aparece muy firme en la consideración de los vecinos con su gestión: lo valora positivamente una importante mayoría de los capitalinos, y anuncia estar dispuesto a apoyar su reelección una amplia porción de ellos.

La estrategia de Baistrocchi será blindar la elección de influencias externas, quitar menciones de la situación variadas que atraviesa el contexto político y económico. Habrá que ver hasta dónde lo consigue, conociendo de antemano que hacerlo totalmente es como tapar el sol con un dedo y que en consecuencia todos sus atributos como intendente bien valorado pueden perder gas.

Tampoco Baistrocchi le encuentra el agujero al mate al uso de la ley de lemas: por ahora, aparecen compitiendo con él postulantes con improbable aporte externo al área de influencia el propio Baistrocchi. Pero Colombo tampoco tiene quien le sume, de esos que nunca votarían por el rubio y sí lo harían por alguien diferente: algo puede aportar Conti, bastante menos Guido Romero.

Ante ese escenario, no será un tiro al piso la posible nueva irrupción de Colombo como postulante a intendente: pueda ganar, tiene sólidos argumentos para el optimismo, también puede perder y hasta por mucho. Como ya lo hizo con el propio Baistrocchi la última vez, en la que también tuvo muchos de estos tópicos a favor. Lógico, eran otros tiempos. Cuatro años atrás, la prehistoria.

Por eso es una decisión difícil la suya: volver a perder no sería el final de nada, sí un cross a la mandíbula de difícil recuperación. Y es donde germinan los otros factores políticos, los de toda etapa de negociación como éste en el que los protagonistas intentan subirse el precio.

Para Colombo, si la elección es una candidatura con posible éxito en Capital o una a legislador nacional de seguro acceso aun perdiendo (como para diputado o senador que será meses después), no hay un resultado cantado. En especial, si operan todos los factores de posicionamiento que existen hoy en un tablero convulsionado a nivel nacional.

Rodolfo fue invitado al evento de alcaldes de Rodríguez Larreta aún sin ser alcalde. Incluso apareció en el institucional de Larreta, en primera fila. En San Juan, fue recibido por Actuar como un gesto del jefe porteño. Larreta reúne en la provincia la mayoría de las preferencias en medio de una cada vez más salvaje interna presidencial con Patricia Bullrich, y entre los larretistas locales Colombo talla bien arriba.

Aunque la llegada a Larreta para el rubio hace escala intermedia en Martín Guga Lousteau, el senador capitalino cuya escuadra integra la formación de San Juan. Nada formal, pero viene acompañado desde hace años por la misma estructura política que es en la que se apoya Colombo: viejos correligionarios radicales, muchos de ellos eyectados del núcleo orgánico de la UCR pero que operan la misma línea desde hace años. Está el diputado Emiliano Yacobbitti, de raigambre en la UBA, está en el eterno Enrique Coti Nosiglia.

Ahora que Guga levanta la puntería para imponerse como sucesor de Larreta en Capital -lo que aparece hoy como un a quijotada frente al PRO, que no parece querer dejarle el camino despejado- lo que están armando es un despliegue nacional para jugar también en la presidencial y a partir del 2023 hacia el futuro.

En esa carambola a tres bandas, Colombo aparece como una pieza en el ajedrez sanjuanino a la que esos amigos capitalinos pretenderán ver coronar. Y la primera estación son los cargos legislativos del año próximo, en el que San Juan tiene el plus de elegir senador. Y si tiene –como parece- chances de ganar, conquistar dos bancas y duplicar la única que hoy tiene, más aún.

Ahí es donde se hace los rulos (cuac) Colombo con el sponsoreo de Guga. Ahora, la pregunta es la siguiente: por qué pensar que en San Juan le despejarán la candidatura a senador luego de que ha podido palpar cómo el basualdismo resistió su llegada a la Cámara Alta, donde hoy mismo es suplente de Roberto porque Susana Laciar –la segunda- ganó una banca a diputados. No hay motivos para pensarlo. Sólo lo nacional, ¿alcanzará?

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Temas
Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

El VW Gol fue el principal culpable del accidente al meterse en contramano a la Av. Circunvalación.
Este es el Volkswagen Gol que manejaba el joven que circuló en contramano por Avenida Circunvalación.
Así quedó la camioneta que protagonizó el choque en Ruta 40.
San Juan: en un control de rutina, cayó un delincuente prófugo
Se cayó parte del escenario sobre el público en el show de Dale Q Va en San Juan.  video

Te Puede Interesar