Avanza la investigación

Crimen de Villa Gesell: un nuevo testigo dio “detalles muy precisos” del rol de cada rugbier

Lo afirmó el abogado Fernando Burlando, que representa a la familia de Fernándo Baez Sosa, el joven asesinado.
lunes, 27 de enero de 2020 · 16:30

La situación judicial de los rugbiers imputados por el brutal crimen de Fernando Báez Sosa quedó este lunes aún más comprometida luego de que un nuevo testigo presencial del hecho se presentara a declarar ante la fiscalía que lleva el caso. En su testimonio, dio "detalles muy precisos" sobre cuáles fueron los roles de cada uno de los acusados durante el ataque en la madrugada del sábado 18.

Así lo afirmó el abogado Fernando Burlando​, querellante en representación de la familia de la víctima. 

El abogado aseguró que "se le recibió declaración a un nuevo testigo en la fiscalía", y que su testimonio, de cerca de dos horas, "fue muy claro, muy contundente, en describir roles de estos animales que protagonizaron el asesinato de Fernando".

Al abandonar la Unidad Funcional de Instrucción Descentralizada de Gesell, a cargo de la fiscal Verónica Zamboni, Burlando explicó que fue "muy interesante, y lamentablemente, más allá de la importancia que tenga para la causa el testimonio, es dramático el relato que hace".

El abogado de la familia de Fernando Báez Sosa, Fernando Burlando, ingresa este lunes a la ronda de reconocimiento. (Maxi Failla)

El abogado de la familia de Fernando Báez Sosa, Fernando Burlando, ingresa este lunes a la ronda de reconocimiento. (Maxi Failla)

Aún no trascendió la versión del nuevo testigo sobre lo que pasó en la puerta del boliche Le Brique la madrugada del ataque. Hasta ahora, Máximo Thomsen (20) es el más comprometido en la investigación, ya que fue identificado de manera directa por cuatro testigos distintos como uno de los que le pegó a Fernando. Ciro Pertossi (19) también fue reconocido como uno de los atacantes.

Enzo Comelli (19), en tanto, fue identificado por dos testigos que dijeron haberlo visto golpeando a la víctima cuando se inició el ataque en la calle.

En su primer contacto con la prensa tras arribar a Villa Gesell, Burlando dijo a la agencia Télam que presenciará "todas las audiencias testimoniales y los reconocimientos de personas" previstos.

rugbiers-villa-gesell-liberado

Dos de los rugbiers llegaron a las ruedas de reconocimiento que se iniciaron el jueves pasado jueves imputados como coautores de homicidio agravado. Los otros ocho, como partícipes necesarios. Con este escenario, de ser encontrados culpables todos podrían recibir una pena de prisión perpetua.

En ese sentido, el abogado dijo que a partir del acceso a las actuaciones del caso, analizarán un posible pedido para ampliar la imputación, con la figura de alevosía. El agravante que se le imputa actualmente es la premeditación, en base a un video en el que se ve que los acusados se reunieron antes de atacar a Fernando. 

"Queda prueba pendiente y queda seguramente mucha gente que vio el episodio y que todavía no se animó o no supo cómo llegar a la fiscalía. Los estamos esperando", agregó.

Este lunes, además, comenzaron las pericias a los 10 teléfonos secuestrados a los imputados en una dependencia federal en Mar del Plata.

Sólo dos de esos celulares son iPhone, aparatos "casi imposibles de abrir" si no se cuenta con la clave, según explicó un perito. Uno de ellos es de uno de los dos coautores que tiene la causa, el rugbier Máximo Thomsen (20), a quienes en las primeras etapas de las ruedas de reconocimiento los testigos señalaron como quien le pegó a Fernando cuando estaba inconsciente.

A esos 10 se suma el teléfono del imputado número 11, Pablo Ventura (21), el remero de Zárate que, por falta de mérito, recuperó la libertad cuatro días despues de ser detenido en en su ciudad. Esa pericia servirá para desligarlo totalmente del caso, pues determinará dónde estuvo. Este lunes sus abogados pidieron su sobreseimiento.

El objetivo de la pericia sobre los celulares es determinar si hay mensajes que los imputados enviaron después del crimen de Fernando. Se analizarán mensajes de texto y de WhatsApp, llamadas, e-mails y los posteos que hayan hecho en las redes sociales que estén instaladas y abiertas en los teléfonos. Las redes de algunos imputados fueron cerradas después del crimen.

Fuente: Clarín

Comentarios