En Mendoza 

Incomunicados y bajo cero: la odisea de una familia varada en la Cordillera

Ocurrió en la zona de Villavicencio. Una familia que se dirigía a pasar el día en un sector de la montaña tomó una salida equivocada y terminó en una quebrada sin salida. Su periplo para ser salvados.
lunes, 06 de mayo de 2019 · 11:20

Rodrigo Baigorria, su esposa y sus tres hijos menores decidieron pasar el 1° de mayo en la reserva natural Villavicencio, en la provincia de Mendoza. Pero lo que debía ser un feriado apacible se convirtió en un verdadero calvario cuando la familia tomó un camino equivocado y terminó en una quebrada sin salida.

Sin poder salir por sus propios medios ni comunicarse por celular, quedaron varados durante casi dos días en la montaña con temperaturas bajo cero. Finalmente, la familia logró ser rescatada, y Baigorria describió la situación que vivieron.

"Me confundí de quebrada y me metí en una que no tenía salida. Cuando me doy cuenta, empiezo a bajar para tratar de salir, pero llegó un punto donde tuvimos que preparar todo para pasar la noche", comenzó su relato el hombre de 47 años.

Sin embargo, consciente de que no podría salir con el auto por cuenta propia, Baigorria comenzó un recorrido a pie para buscar ayuda. Su esposa y sus hijos de 12, 7 y 1 año se quedaron en el vehículo.

"Conozco la zona porque trabajo en vialidad provincial. Estaba orientado, sabía lo que hacía. Emprendí viaje hacia la ruta 13, donde transita gente. Sabía que tenía dos opciones, ir hacia el este, donde hay un puesto, o caminar alrededor de 30 kilómetros hasta Uspallata," contó en diálogo con TN.

Y continuó: "Decidí ir al puesto. Caminé toda la mañana y llegué a la una de la tarde, pero en el puesto no había nadie así que tuve que volver al punto de partida".

Ante esa situación, Baigorria explicó que fue a otro punto de referencia porque sabía que sus hermanos, seguramente conscientes de lo que había pasado, podrían estar buscándolo allí.

"Llegué a las 21. Mi físico no me respondía, por lo que decidí descansar. Ahí escucho el ruido de un vehículo y gracias a dios era mi hermano. Yo le había prometido a mi familia que iba a volver y los iba a sacar", abundó el hombre.

Si bien Baigorria indicó que su familia tenía alimentos y bebidas suficientes, y que combatieron las bajas temperaturas del exterior con la calefacción del auto, por precaución, los cinco fueron trasladados a un hospital de la zona, donde se constató que todos se encontraban en buen estado de salud.

Fuente: Infobae  


 

Comentarios