Inseguridad

"Llamé para pedir un médico y vino un ladrón"

Ocurrió en Colegiales. Se comunicó al 0-800 de su prepaga porque su nena se sentía mal y vivió el peor momento de su vida.
martes, 28 de febrero de 2017 · 07:24
"Viví los peores cinco minutos de mi vida", repite Carolina, la joven madre que el viernes sufrió un hecho de inseguridad en su departamento de Colegiales. Lo contó con lujo de detalles en su muro de Facebook y dio algunas precisiones más ante la consulta de Clarín. "Cuando llamás al médico, lo último que esperás es que te aparezca un ladrón", dice.

La historia amplía aún más el abanico de situaciones en las que la inseguridad se puede meter en la vida de una familia. Carolina está casada y tiene una hija de seis años. Transcurría un viernes normal, previo a un fin de semana extra largo. Su única preocupación eran los dolores de panza que sufría la pequeña. "Llamé para pedir médico a OSDE, porque Hele se sentía mal, había estado toda la tarde con dolor y a la noche ya lloraba porque le dolía mucho. A los 20 minutos me tocan el timbre, contesto, me dicen 'MÉDICO', bajo a abrir lo más confiada.
 
Por supuesto, yo esperaba un ¡médico! Entra el supuesto médico, tomamos el ascensor, típica charla de cuánto calor que hace, le cuento que Hele ya casi se había quedado dormida, que había vomitado... Entra a mi casa, sube la escalera para la habitación, entra y cuando le quiero empezar a contar más lo que le pasaba a mi hija el tipo saca un ARMA! me la pone en la espalda con fuerza y me dice dame toda la plata que tengan, quiero plata, quiero plata!!", relata.

Ocurrió el viernes a la noche sobre la calle Zapiola, entre Lacroze y Olleros. Pasan las horas y la familia no sale del asombro, tampoco del miedo. Durante las primeras horas del sábado, Carolina hizo la denuncia en la comisaría 31°, se acercó un patrullero y sumó más datos a la investigación. Al mismo tiempo, insistió en el reclamo sobre la prepaga, que ofreció mandar un médico inmediatamente.

Pero aquellos cinco minutos de terror estuvieron repletos de segundos de pánico. "Todo el tiempo amenazándonos de que nos iba a matar. Después nos quiso encerrar, por suerte mi marido lo convenció de que bajaba a abrirle, a mí me amenazó de que si hacía algo mientras bajaban lo iba a matar a mi marido. Fue espantoso. Se los resumo así, pero fueron los peores cinco minutos de mi vida! Por suerte y gracias a Dios, no nos pasó nada, se llevó celulares y la poca guita que teníamos. La sacamos gratis", agrega la mujer en su crónica.

Pasadas las horas, volvió sobre el reclamo a la prepaga. "Cuando volví a llamar, la telefonista se quedó anonadada, quiso enviar una ambulancia en el momento, yo estaba tan impactada que no quería recibir a nadie más en mi casa y corté. Pero nos volvieron a llamar insistiendo que querían enviar el médico que estaba destinado a venir, era una doctora, nos pasaron todos los datos y nos dijeron que cuando estuviese en la puerta nos iban a llamar, y así fue. Llegó justo cuando también llegó el patrullero, ya que llamamos al 911", cierra el testimonio. Desde la empresa, además, le aseguraron que investigarán la filtración de esos datos, ya que todos los llamados al 0-800 para el pedido de asistencia médica quedan registrados. 
 
(Fuente: Clarín)

Comentarios

Otras Noticias