Lo secuestraron y obligaron a retirar dinero de cajeros

domingo, 27 de septiembre de 2015 · 16:41

Un grupo armado secuestró a un hombre de 34 años en la localidad bonaerense de Ciudadela y tras obligarlo a retirar dinero de varios cajeros automáticos lo liberaron en la zona norte del Gran Buenos Aires, en el marco de un violento tiroteo, en el cual unos de los delincuentes fue detenido. 

Los investigadores estiman que los delincuentes se equivocaron de víctima, ya que secuestraron a un ingeniero electrónico cuando, aparentemente, lo que deseaban era plagiar al propietario de una empresa. 

Según un matutino porteño, los voceros revelaron que el hecho comenzó cuando la víctima, identificada como Mariano Hugo Pereyra, de 34 años, se hallaba frente a una fábrica de artículos de electrónica, situada en el cruce de calles Alianza y Ombú, en Ciudadela. 

En ese lugar fue interceptado por los hombres armados, quienes se desplazaban en 2 autos (uno de ellos un Renault Sandero gris, patente HQR 886, que había sido robado el 21 de septiembre pasado, en Villa Lynch). De inmediato, los delincuentes se dividieron, y mientras algunos de ellos obligaban al hombre a subir a uno de los vehículos, mientras le pedían la entrega de oro y de una importante suma monetaria, el resto de la banda huyó en el Renault Sandero. 

Pereyra les respondió a los forajidos que lo tenían secuestrado que desconocía la razón de las exigencias y, por este motivo, los individuos lo empezaron a "pasear" por diferentes cajeros automáticos, para retirar dinero. Finalmente, el ingeniero fue liberado en el norte del conurbano bonaerense. Momentos después, Pereyra se presentó en la comisaría de General Pacheco (2ª de Tigre) y denunció la situación. 

Por su parte, en proximidades del denominado Barrio La Paz, en Ciudadela, otros tres integrantes de la banda, que se desplazaban a bordo del Renault Sandero, empezaron a ser perseguidos por los policías del Comando de Prevención Comunitaria (CPC) de Tres de Febrero y de la comisaría 2ª del citado distrito. ​

Los delincuentes abandonaron el coche y, posteriormente, uno de estos sujetos, de 22 años y que portaba una pistola Bersa Thunder 380, resultó interceptado por esos servidores públicos en San Ignacio, entre Artigas y Podestá, donde se originó un violento enfrentamiento armado, que acabó con el delincuente preso.

Fuente: Noticias Argentinas

Comentarios