Policías violaron durante dos años a dos hermanas

sábado, 24 de octubre de 2015 · 20:29

Ayer comenzó el juicio ocntra seis policías de la Federal y un agente del Servicio Penitenciario de Palermo, Buenos Aires, acusados de haber abusado sexualmente por varios años a dos hermanas que estaban en situación de calle. El juicio fue pospuesto en al menos tres oportunidades y amenazaba con quedar en la nada.

Los efectivos están acusados de  “promoción de la corrupción de menores de 18 años, agravada por haber sido mediante intimidación abusando de su autoridad, por ser agentes de una fuerza de seguridad”.

Las víctimas, que en ese momento eran menores de edad, eran llevadas a dependencias policiales en donde eran violadas y forzadas a prostituirse.

Los jueces que integran el Tribunal Oral en lo Criminal N° 17, en una medida al menos cuestionable, resolvió que el debate se realizara a puertas cerradas para preservar la identidad de las víctimas y la de los acusados, según argumentaron aldiario Clarín.

Mariela tenía 13 años y su hermana Cintia, 14 al momento de empezar los hechos que se debaten ahora, sucedidos entre 2009 y 2011. Unos meses antes –en octubre de 2008– Mariela había desaparecido de su casa tras la muerte de su padre y recién pudieron encontrarla en abril de 2009.

 

 

De familia pobre y en condiciones de vulnerabilidad total, la chica había estado viviendo en la calle y durante ese período fue violada en distintas oportunidades por policías que nunca fueron identificados. Mariela volvió a su casa, pero nunca logró deshacerse de los vínculos de sometimiento en los que había quedado envuelta. También su hermana quedaría atrapada.

El primero de los hechos que describió la acusación de Fiszer es de junio de 2009. Dos de los policías ahora en juicio –de la División Montada– llamaron por teléfono y pasaron a buscar a las hermanas por Parque Lezama y las llevaron a un puesto de vigilancia en el barrio de Flores. Una de ellas fue subida en un camión (que sería un carro de asalto o transporte de la Federal) y violada por varios oficiales. La otra fue abusada en un auto.

 

La acusación detalla que los policías a veces les pagaban y otras les daban comida, se relató en el mismo diario y se agregó que una de las jóvenes tuvo dos hijos producto de las violaciones. 

Las hermanas viven con custodia y reciben asistencia psicológica, gracias a lo que han podido formar pareja. Ambas trabajan en el Conurbano bonaerense. 

Comentarios