Investigación

Causa Nisman: confirman tres datos claves de su muerte

Los investigadores ratificaron que el fiscal estaba de pie frente al espejo del baño cuando estalló el disparo.
jueves, 01 de octubre de 2015 · 08:47
El fiscal Alberto Nisman estaba de pie frente al espejo del baño en suite de su cuarto cuando estalló el disparo que acabó con su vida. Como consecuencia del impacto, la cabeza hizo un movimiento brusco, conocido en la jerga médica como "latigazo".

Durante una fracción de segundos, permaneció de pie aunque con alto grado de probabilidad el daño que la bala había causado en su cerebro ya lo había dejado inconsciente.

Según determinaron los expertos en criminalística oficiales y por la defensa del empleado informático Diego Lagomarsino, el cuerpo de Nisman "penduló después del latigazo del disparo" y sangrando por nariz y boca cayó hacia atrás, hasta quedar extendido paralelo a la bañera, con las piernas estiradas y la cabeza trabando la puerta.

Para determinar esta secuencia de la muerte, los expertos tomaron, entre otras, referencia de las manchas de sangre que quedaron en el lavabo. Son manchas de goteo en altura, lo que descarta que Nisman hubiera estado arrodillado, tal como sostuvo la querella que había ocurrido su muerte. Y es sangre proveniente de nariz y boca simultáneamente. Esas manchas tienen un recorrido: comienzan en la bacha, se extienden sobre una manija y se prolongan en la toalla en el piso. Para los investigadores, es la prueba que indica que el cuerpo cayó hacia atrás.

La querella había sostenido que Nisman estaba de costado al lavatorio (y al espejo), de rodillas, y que un matador desde atrás sujetó su propia mano y lo forzó a dispararse. Entonces, la mancha de sangre en la mesada no provendría de nariz y boca sino de la herida en la cabeza. Los expertos concluyeron que si ello hubiera sido así, la sangre hubiera llegado hasta el espejo. El propio perito de la querella, el ex jefe de la Policía Bonaerense Daniel Salcedo puntualizó para Tiempo Argentino que "no se afectaron los patrones de sangre". Es decir, que las manchas halladas son las que produjo la secuencia de la muerte de Nisman.

La fiscal Viviana Fein interrogó a los criminalistas sobre los dos hematomas registrados en el cadáver: uno en la cabeza y otro en una pierna, cerca del tobillo. El primero tiene una impronta reciente y es atribuido a la caída. Sobre el hematoma en la pierna, el color es "verdoso-amarillento", lo que indica que se trata de un golpe de antigua data. 

 

Fuente: Infonews

Comentarios