buenos aires

Perdió el bebé la embarazada baleada en un confuso hecho

Lo confirmó el director del hospital Paroissien, de Isidro Casanova, donde la mujer sigue internada y su estado es “muy crítico”. La mujer fue baleada el viernes cuando llegaba en auto a su casa junto a su pareja.
lunes, 2 de julio de 2012 · 10:38

María Guarachi, de 37 años, continúa internada en grave estado en el Hospital Paroissien tras el confuso hecho en el que el viernes resultó baleada. Pero esta mañana perdió al bebé de cinco meses de gestación que llevaba en su panza, según confirmó el director de ese centro de salud, Alejandro Royo.

El estado de María aún es “muy crítico” y sigue peleando por su vida en la terapia intensiva del hospital de Isidro Casanova. La mujer ingresó el viernes al hospital con una herida de arma de fuego al nivel del tórax y fue operada de urgencia.

El hecho en el que fue baleada aún es un misterio.  A los investigadores les llama la atención “la cantidad de personas que actuaron, la agresividad, la cantidad de armas y que no se llevaran nada”, afirmaron.

Todo ocurrió el viernes a la noche, cuando María y su pareja, César Eduardo Romero (49), regresaban a su casa en su auto Audi A4 gris tras una cena. Al llegar al Barrio Democracia, fueron atacados por un grupo de delincuentes armados que iba en dos autos Peugeot: un 407 y un 307 gris.

El jefe Departamental de La Matanza, Carlos Grecco, comentó a Clarín que “cuando el conductor entraba a la casa se percató que iba a ser reducido y en esa circunstancia dio marcha atrás y chocó a uno de los autos”.

En esa instancia, se hicieron los primeros disparos.

“Mi viejo estacionó para abrir el portón y no le dieron tiempo a bajarse: reaccionaron con tiros. Como defensa, atinó a irse para atrás, chocó con el auto y pudo escapar”, precisó César, hijo de Romero.

Sin embargo, en la huida, Romero volvió a cruzarse con los delincuentes.

Fue en Los Patos y Güemes, a unas cuatro cuadras de su casa y a poco más de 100 metros de la comisaría de Ciudad Evita.

Los delincuentes otra vez les dispararon: la mayoría de las veces apuntaron al conductor.

En ese momento Romero se dio cuenta que María tenía un tiro a la altura del pulmón.

El Audi mostraba las huellas del violento ataque: terminó con siete disparos en el parabrisas, uno en el capó y otro en la trompa. Según precisó Grecco a Clarín , los atacantes (al menos cinco) tiraron con pistolas 9mm, 11.25 y hasta con una escopeta.

(Fuente: Clarín)

Comentarios