Nuevo directorio

YPF, en manos del Estado empieza a dar sus frutos

El Gobierno le puso fin a la intervención de YPF y a partir de la asamblea de accionistas que se realizará mañana quedará constituido el nuevo directorio de la compañía.
domingo, 3 de junio de 2012 · 12:47

El Gobierno le puso fin a la intervención de YPF y a partir de la asamblea de accionistas que se realizará mañana quedará constituido el nuevo directorio de la compañía. Los funcionarios a cargo de la intervención, el ministro de Planificación Julio De Vido y el viceministro de Economía, Axel Kicillof, presentaron el viernes pasado el informe “Enrique Mosconi”, donde se detalla “el problema macroeconómico” que generó para el país la gestión de Repsol. Además, difundieron los avances conseguidos en materia de producción durante el último mes y medio.

Los funcionarios anunciaron que en breve, el informe será de acceso público a través de internet.
De Vido señaló que desde que la compañía pasó a ser intervenida el 16 de abril pasado, creció la producción de petróleo en un 4,7%, la de gas en un 10%, en tanto que la utilización de las destilerías pasó del 80% al 90% de la capacidad instalada. Además, descartó de plano que los valores de los combustibles locales vayan a estar acoplados a los precios del mercado internacional.

La exposición de Kicillof estuvo centrada en remarcar las consecuencias negativas que generó la privatización de YPF, a manos de Repsol. Señaló que para comprar YPF, la petrolera española se “endeuda hasta la coronilla” e inicia una “loca carrera para devolver esa plata”, por lo que en los primeros años “liquida los activos internacionales, que eran resultado de la política de expansión de YPF cuando era estatal”. Agregó que “cuando compra la empresa argentina, su activo se incrementa 142%, lo que significa que Repsol era mucho menos que YPF, y ahí empieza el negocio especulativo”.

El viceministro sostuvo que Repsol ejerció una “mala praxis petrolera” que se expresó en “una política deliberada de no inversión, de no aumento de la producción de crudo y gas, y de no cuidado ambiental” en sus yacimientos. Señaló que en consecuencia, “por falta de las inversiones necesarias y la explotación de los recursos ya disponibles, las reservas de crudo y gas hoy son la mitad de las existentes en 2001”.

Uno de los mecanismos que puso en práctica Repsol para cancelar la deuda que le generó la compra de YPF fue deshacerse de los activos que la empresa argentina poseía en diferentes lugares del mundo. Kicillof detalló el caso de la venta a la estadounidense Apache de los activos que YPF poseía en Texas y Oklahoma, a través de la participación conjunta con la empresa Crescendo Resources. Con la venta de todos esos activos, Repsol se hizo de 3.063,5 millones de dólares que giró a su casa matriz como dividendos extraordinarios.

La falta de inversión también se expresó en la caída de lo que en la industria petrolera se denomina producción secundaria. Esto es la utilización de técnicas de recuperación que consisten en la elaboración de pozos alrededor del pozo productor para inyectar agua y empujar el petróleo. En uno de los yacimientos que Repsol opera en Chubut, en 1999 había 187 pozos productores y 25 inyectores. Doce años después los pozos productores eran 473 y los inyectores apenas llegaban a 59. Estas cifras denuncian que Repsol abandonaba los pozos maduros en lugar de invertir en las técnicas que podían mejorar su rendimiento.

“No trataron el suelo porque para ellos eso era plata tirada, porque el medio ambiente es nuestro”, denunció Kicillof a la hora de referirse al impacto ambiental que generó la gestión de Repsol. Según el informe elaborado por la intervención en 2010 y 2011 se produjo 4.500 derrames de petróleo por año, lo que generó un aumento de de las tierras contaminadas por hidrocarburos. La principal causa de los derrames fue la rotura de los caños que estaban en muy mal estado debido a la falta de inversión en materia de mantenimiento.

Fuente: infonews.com

Comentarios