LO INVESTIGA LA JUSTICIA

De Narváez, en el ojo de la tormenta por presunta evasión fiscal

La Justicia Federal busca determinar si el diputado obtuvo beneficios fiscales indebidos por el uso de un avión. Toda la información sobre las reveladoras declaraciones de los pilotos; viajes políticos y escapadas de placer.
martes, 26 de junio de 2012 · 19:38

Una vez más, el nombre de Francisco de Narváez volvió a ser el centro de un expediente judicial. A partir de una denuncia radicada en los tribunales de San Isidro, la Justicia Federal citó a familiares directos y a socios comerciales del diputado nacional. ¿Cuál fue la razón que motivó una nueva investigación sobre el entorno del empresario? Una evasión tributaria, a través de la empresa familiar Las Blondas S.A., que según la demanda ascendería a 3.639.418 pesos. Y que tiene al “Colorado” como protagonista excluyente.

Las Blondas S.A. es la dueña de la marca de vestimenta Rapsodia, cuyos locales desbordan las fronteras nacionales. De acuerdo con su sitio web, la marca se creó en 1999, “de la mano de Sol Acuña, Josefina Helguera y Francisco de Narváez” y también está presente en Chile, Uruguay, México y Colombia. No obstante, tal como se desprende de los documentos públicos, el “Colorado” no aparece explícitamente en el directorio de la firma: Las Blondas está conformada por la ex modelo Sol Acuña, su prima Helguera, tres hijos del diputado nacional (Martín, María Jazmín y Francisco de Narváez Fecchino), y Juan Alberto Pazo. Los seis fueron citados a prestar declaración indagatoria, entre el 5 y el 18 de junio pasados, ante la jueza del caso, Sandra Arroyo Salgado.

Según se desprende de la Causa Nº 323/11 “Las Blondas s/ inf. arts 1 y 2 inc. a) de la ley 24.769”, se investiga a los directivos de la firma por una supuesta evasión del pago del Impuesto al Valor Agregado en los años 2005, 2006, 2008, 2009 y 2010, y del Impuesto a las Ganancias en 2005, 2007, 2008 y 2009. A esto se suma una supuesta evasión por “Salidas No Documentadas”, entre 2005 y 2006. De acuerdo con el expediente, los directivos de la firma habrían tomado “como cómputo de crédito fiscal y deducciones no computables a los efectos impositivos” el alquiler de un avión de la empresa Tango Jet. La Justicia busca determinar si la aeronave contratada por Las Blondas para viajes comerciales –por lo que obtuvo los mencionados beneficios impositivos– fue utilizada por el diputado nacional con fines proselitistas en la provincia de Buenos Aires (es diputado y fue candidato a gobernador por ese distrito) y para irse de vacaciones con su familia. Según se lee en la denuncia, “los cuantiosos gastos fueron computados a los fines contables y de las declaraciones juradas como gastos propios de la actividad comercial de la Empresa Blondas S.A., falseando y desvirtuando el verdadero concepto de los mismos”.

En el marco de esta causa, el 29 de mayo pasado declararon en sede judicial tres pilotos de Tango Jet que transportaron a los De Narváez y sus socios comerciales y políticos. De acuerdo con el testimonio de un piloto que trabaja en la firma aerocomercial desde el 2004, “la empresa transporta sólo pasajeros, no se encuentra habilitada a transportar carga de ninguna naturaleza, por lo que nunca volé un avión que llevara mercadería, ni de Las Blondas S.A. ni de nadie”. En este sentido, y según consta en actas, el abogado querellante Emilio Ogñenovich sostuvo que “de la declaración (de los tres pilotos) ha surgido que los responsables de la empresa no viajaban con mercadería o maquinaria correspondiente al funcionamiento de la misma pero sí que su principal accionista, es decir Francisco de Narváez, ha realizado viajes con personalidades políticas”. Fuente: Infonews

Comentarios