Lucha contra la obesidad

Banda gástrica virtual, una nueva alternativa

Una mirada sobre un método para combatir esta enfermedad que padecen miles de argentinos.
lunes, 23 de abril de 2012 · 18:54

La aplicación práctica de las técnicas de hipnosis, sugestión y reprogramación subliminal pueden llegar a lograr un cambio estable en los hábitos alimentarios para que una persona pueda cumplir la dieta que haya elegido sin volver a engordar, al alcanzar el peso deseado a través de la denominada banda gástrica virtual.

La médica psiquiatra, especialista en terapias del método de la banda gástrica virtual, Nora Casas (MN81417), explicó que "la banda gástrica virtual no es una nueva dieta y no compite con ningún otro plan de alimentación que el paciente esté siguiendo o decida seguir" y resaltó que "es un tratamiento inocuo y para nada invasivo".

"Por el contrario se trata de la aplicación de las técnicas de la hipnosis, la sugestión y la reprogranación subliminal de conductas para lograr un cambio en los hábitos alimenticios", detalló Casas.

Un enfoque psicológico del problema de la obesidad, creado por el licenciado Armando Scharovsky, cuenta hoy con terapeutas autorizados en más de 15 países, como Brasil, Chile, Colombia, Venezuela, México, Suiza, Estados Unidos y España, entre otros.

Casas dijo que "es posible que una persona no haya tenido nunca problemas por exceso de peso, pero es improbable que entre sus familiares y amigos no existan personas que sufran de obesidad o que vivan en una eterna lucha contra la balanza, bajando y subiendo alternadamente de peso, con el sufrimiento y deterioro de la salud y la autoestima a la que conducen esas conductas".

Reiteró que "la obesidad es un verdadero flagelo que azota a nuestra sociedad y que afecta de manera directa o indirecta a todas las familias".

En ese marco subrayó que "utilizando los recursos que nos brinda la hipnosis, en la banda gástrica virtual se trabaja sobre la fuente del problema, haciendo que disminuya drásticamente el deseo de comer, haciendo que la mente (donde está radicado verdaderamente el problema) se satisfaga con mucha menor cantidad de alimentos, tal y como sucedería si hubiéramos achicado el estómago a menos de la mitad de su volumen útil".

La profesional sostuvo que "por primera vez en nuestras vidas comenzamos a sentirnos satisfechos con cantidades mucho menores de alimento. De hecho, la cantidad total de comida con la que nos satisfacemos baja a menos de la mitad de las cantidades anteriores", con el tratamiento virtual.

Con respecto al método señaló que "se usa la hipnosis para implantar en el inconsciente consignas de salud, de cómo alimentarnos, y cuál es el lugar que la comida debe ocupar en nuestras vidas".

"Además se entregan grabaciones de rehipnosis para ser escuchadas diariamente, donde mediante la utilización práctica de la reprogramación subliminal esas consignas se inscriben en lo profundo del inconsciente y de esa manera se logra que el efecto se incremente con el paso de los días en lugar de disminuir" dijo Casas.

La médica psiquiatra enfatizó además que la banda gástrica virtual "es un tratamiento psicológico de la obesidad que hace uso de todos los recursos de la hipnosis y de la reprogramación subliminal, operando precisamente sobre el otro extremo del problema, sobre el deseo. Y no solo disminuye el deseo de comer sino que se implantan en el inconsciente nuevas pautas de conducta frente a la comida".

Tras destacar que se trata de un tratamiento "inocuo y para nada  invasivo" Casas explicó que "se logra bajar de peso a partir de la disminución del deseo y de un cambio en las conductas, que puede ser acompañando una dieta o simplemente cuidándose en la elección de las comidas. Y lo más importante, es que no tiene el llamado rebote".

Con respecto a las grabaciones utilizadas durante el tratamiento la médica explicó que "como utiliza grabaciones de inducción al sueño, también mejora o cura las alteraciones del descanso, logrando que muchos pacientes abandonen toda medicación con tal fin y disminuye, a partir de un buen descanso, la ansiedad que en los obesos se traduce como hambre".

Casas resaltó finalmente que "la banda gástrica virtual no está enfrentada con otros tratamientos ni con los recursos quirúrgicos sino que por el contrario facilita su éxito".

Fuente: Telam

Comentarios