cumbre de las américas

El ALBA amenaza con no asisitir a próximas cumbres si no se la incluye a Cuba

La Alianza Bolivariana de los Pueblos de América, lo expresó en reunión en Colombia; el presidente boliviano, Evo Morales, afirmó que 'hay una rebelión de América Latina contra Estados Unidos'.
sábado, 14 de abril de 2012 · 23:07

Los países de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (ALBA) anunciaron hoy su decisión de "no participar" en las próximas Cumbres de las Américas si no es incluida Cuba, posición que sostiene Estados Unidos junto a Canadá.

El ALBA hizo el anuncio a través de un comunicado difundido en Cartagena de Indias, donde hoy se inauguró la VI Cumbre de las Américas con la presencia de 31 presidentes y jefes de Gobierno, menos los de Ecuador, Venezuela y Nicaragua, tres de los ocho integrantes de la Alianza Boliviana.

"Manifestamos nuestra decisión de no participar en próximas Cumbres de las Américas sin la presencia de Cuba", indicó el ALBA, integrado por Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Cuba, Antigua y Barbuda y San Vicente y Granadinas, en un comunicado.

El ALBA es una organización internacional enfocada en los países de América latina y el Caribe que se propone luchar contra la pobreza, la desigualdad y la exclusión social y nación en contrapartida del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), impulsada por Estados Unidos.

El presidente boliviano, Evo Morales, afirmó que "hay una rebelión de América Latina contra Estados Unidos" por el veto que ese país mantiene frente a la exigencia "generalizada" de integrar a Cuba a estas citas. "Todos los países de América Latina quieren que esté Cuba, pero hay una imposición, una dictadura que no lo acepta", declaró en una rueda de prensa tras la primera reunión de trabajo de los jefes de Estado y de Gobierno que asisten a la cumbre de Cartagena de Indias.

Morales sostuvo que "no es posible ni democrático" que "un país o un país y medio" nieguen el reclamo de la mayoría de las naciones de América Latina, que según dijo hoy le plantearon directamente el asunto al presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

En coincidencia con esta declaración, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos , consideró que "sería inaceptable una nueva Cumbre de las Américas con una Cuba ausente", durante la inauguración esta tarde de la VI edición de este foro continental en Cartagena.


"El aislamiento, la indiferencia han demostrado ya su ineficacia. En el mundo de hoy no se justifica ese anacronismo. Así como sería inaceptable una próxima cumbre con un Haití frustrado, también lo sería con una Cuba ausente", dijo Santos ante 30 de sus homólogos americanos, entre ellos el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

"No podemos ser indiferentes a un proceso de cambio en Cuba. Ese cambio debe continuar. Hay que conseguir consensos mínimos para que esos cambios lleguen a buen puerto, por el bien de su gente", recalcó el presidente colombiano.

La exclusión de Cuba de las cumbres de las Américas es rechazada por los países latinoamericanos y el tema impidió un acuerdo de los cancilleres ayer sobre la declaración final de la reunión de Cartagena. Sin embargo, los presidentes podrían hoy mismo alcanzar un consenso.

Cuba fue suspendida de la Organización de Estados Americanos en 1962, en plena Guerra Fría. En 2009 esa sanción fue levantada, luego de la Cumbre de las Américas de Puerto España, pero la isla comunista no ha solicitado su reincorporación al organismo hemisférico.

Santos solicitó así a todos los gobernantes presentes, entre ellos el estadounidense Barack Obama, "tender puentes" para superar esas diferencias porque "el aislamiento, el embargo, la indiferencia, el mirar a otro lado, han mostrado ineficacia".

Rousseff reclamó igualdad a Obama
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, reclamó a su homólogo estadounidense Barack Obama relaciones "de igual a igual" con Brasil y el resto de América latina, al recordar los "modelos negativos" del pasado.

"En América Latina hay un espacio inmenso para una relación de socios, pero socios entre iguales, entre el país más desarrollado de la región, que es Estados Unidos, y los países latinoamericanos", dijo Rousseff frente a Obama al cerrar la Cumbre Empresarial de las Américas.

"Nunca he estado tan ilusionado por la perspectiva de trabajar como socios iguales con nuestros hermanos y hermanas en Latinoamérica y el Caribe", indicó por su lado Obama, que recibió el lunes pasado a Rousseff en la Casa Blanca.

El presidente estadounidense recordó asimismo que en estas cumbres se le plantean a veces "controversias que se remontan a antes de mi nacimiento a los años '50, los 'yanquis', la Guerra Fría".

"No vivimos en ese mundo hoy, tenemos enormes oportunidades. Los empresarios entienden que estamos en un mundo nuevo", dijo Obama, y sin mencionar a Cuba, estimó que nadie puede hacer buenos negocios en un país donde la sociedad vive oprimida.

Rousseff también defendió las medidas de protección de la industria adoptadas por su gobierno a raíz de la política monetaria expansionista de la zona euro y aseguró que no equivalen a proteccionismo.

La zona euro ha reaccionado a la crisis económica a través de una expansion monetaria, provocando un "tsunami" que aprecia la moneda brasileña y afecta la competitividad de la industria nacional, se quejó Rousseff.

No a la legalización de la droga

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó hoy que su país no permitirá la legalización de las drogas, como han deslizado la mayoría de países de la región, que buscan un cambio en la estrategia antidrogas que promueve Washington.

"Mi postura personal y la postura de mi gobierno es que la legalización no es la respuesta", dijo Obama, durante el cierre del Foro Empresarial, al que asistieron unos 600 directivos de compañías del continente, en el marco de la sexta Cumbre de las América y planteó que ante a una posible despenalización del uso de las drogas "habría un comercio masivo de drogas, que dominaría a muchos países" sin "límites sobre su operación" y "esto podría ser más dañino que las condiciones que existen en el momentos".

"Sin embargo -agregó Obama-, yo creo, firmemente, en que hay que observar las pruebas, tener un debate", con lo que matizó parcialmente su postura tajante. Y reconoció que su país tiene que abordar "el tema de la demanda de manera significativa", al tiempo que le pidió buscar, a las naciones donde se presenta ese fenómeno, mecanismos para fortalecer sus propias instituciones.

"El tema de las drogas en esta región es una causa, pero también, en algunos sentidos, es un síntoma de otros problemas subyacentes", puntualizó Obama.

Fuente: lanacion.com

Comentarios