en el cementerio de Burzaco

Despidieron los restos de Jazmín de Grazia

Familiares, amigos y colegas de la modelo y periodista acudieron al Monte Paraíso para dar el último adiós.
lunes, 06 de febrero de 2012 · 21:55

Los restos de la modelo Jazmín de Grazia fueron velados en la casa de sepelios Fernández de Lomas de Zamora, durante cuatro horas y, a las 17, el cortejo partió para el Cementerio de Burzaco, Monte Paraíso, ubicado en Hipólito Yrigoyen 16530, donde realizaron una misa para luego, cuando el juez lo disponga, cremar sus restos.

Hasta el lugar del velatorio y del entierro se acercaron los familiares y amigos de la modelo y periodista que falleció el domingo 5 de febrero por una "asfixia por inmersión", según señaló el informe preliminar de la autopsia.

El padre de la modelo habló con los medios que estaban en la puerta y dijo que trabajen con libertad ya que, como su hija era colega, ella le inculcó el respeto hacia los periodistas.

También estuvo el novio, Leandro Cabo Guillot, junto a dos amigos. Sin hacer declaraciones, ingresó corriendo a la casa de sepelios.

Muchas modelos pasaron por ahí. Geraldine Neumann -que llegó con su novio, Jorge Otamendi-, Magalí Montoro, Dolores Moreno, Lara Bernasconi, María del Cerro y Jimena Butilengo, son algunas de las que se hicieron presentes en Lomas de Zamora.

Ricardo Piñeyro -que fue jurado de SuperM 20-20 y primer representante de De Grazia- y el diseñador Benito Fernández, los conductores Ale Lacroix y Tomy Dunster son otros personajes del mundo de la moda que se acercaron hasta el velatorio.

Su amigo y relacionista público Hernán Nisembaum arribó y antes de ingresar habló con Teleshow.com. "Tenía proyectos de trabajo para después de la temporada de verano y estábamos entusiasmados por eso", contó Nisembaum, quien, además, se refirió a la relación que Jazmín tenía con Leandro.

Explicó que ellos no estaban peleados y aclaró que la leyenda que apareció escrita en el espejo del baño estaba "desde hace un mes".

Cerca del final del velatorio, el padre permitió el ingreso de los medios y allí pudo verse que en el cajón estaba la camiseta de Los Andes, equipo del que era fanática y del que sus abuelos fueron socios fundadores.

"Siempre se hacía sentir cerca de la institución. Una persona muy querida, de barrio, que nunca perdió la humildad. Una pérdida tremenda", dijo un directivo del equipo Milrayitas.

Fuente: Infobae

Otras Noticias