Testimonios de los sobrevivientes

Choque del tren en Once: "Venía en el primer vagón y pensé que me moría"

Todavía en estado de shock, varios pasajeros relataron lo que vivieron adentro de la formación que protagonizó el siniestro. Entre lágrimas, dieron una prueba del terrorífico momento.
miércoles, 22 de febrero de 2012 · 17:42

Mientras algunas personas buscan con desesperación a sus familiares, otras tratan de superar el shock que les generó haber estado adentro del tren de la tragedia. Como pudieron, contaron el drama en primera persona.

Varias horas después del accidente, una mujer de unos 50 años todavía deambulaba por el lugar. Mientras trataba de superar la conmoción, la señora contó que “venía en el primer vagón y pensé que me moría… parecía que se destruía todo, fue una sensación horrible”.

A esa altura el llanto le impedía continuar con el relato, pero luego de unos instantes de reposo, amplió: “En el momento del choque pensé ‘este hombre (el conductor) se quedó dormido’, ¿cómo puede ser que no haya frenado en la estación?”.

“La gente se desesperó, porque había explosiones debajo del tren y parecía que se iba a prender fuego todo; por eso comenzaron a romper los vidrios para salir. Yo creo que tuve un ángel aparte, porque nunca me caí; si iba al suelo, creo que me mataban”, finalizó la mujer, antes de volver a estallar en llanto.

La experiencia de  Fabio también fue aterradora, porque sintió el impacto e incluso llegó a ver que “una persona que estaba cerca de la ventana voló y cayó sobre las vías”. Y describió que los asientos fueron arrancados de cuajo y “se doblaron como papel”. En su caso sólo sufrió un desgarro en el cuello y un esguince.

Natalia también viajaba en el fatídico tren pero sólo sufrió unos golpes. Y pese a que se encontraba “en el quinto vagón” también sintió el temor de percibir de cerca a la muerte. “Fue un golpe muy fuerte. Empecé a escuchar gritos aterradores y salí corriendo. Ni siquiera busqué mis objetos personales, estaba desorbitada”.

Juan está sentado en la puerta del Hospital Ramos Mejía, donde lo acaban de atender por una fractura de tobillo que sufrió cuando se le cayó encima una de las ventanas del tren. Él había subido en Moreno y viajaba en el segundo vagón, uno de los más afectados por el choque.

“Veníamos sintiendo un desperfecto severo en los frenos a lo largo de todo el viaje. Y se notaba porque cuando llegaba adonde tenía que parar, no frenaba: en Haedo, casi media formación se pasó de la estación; en Liniers también se adelantó; y en Floresta directamente pasó de largo, nunca se detuvo”, denunció el joven.

Sobre el momento del choque, Juan relató que “fue muy fuerte, volaron todos e incluso se me cayo una bicicleta del furgón encima. La gente estaba apretada entre el primer vagón y el furgón, y en el medio se hizo un pozo enorme por donde la gente caía. Llegué a ver a por lo menos tres personas muertas”.

El joven sobreviviente contó también que pudo salir “por una ventana y después me llevaron en ambulancia. Pero estaba en shock, entré en una nebulosa que no entendía nada de lo que pasaba. Fue tremendo”.

Fuente: infobae.com

Comentarios