En la lucha por la verdad

Las 10 preguntas que Estela de Carlotto nunca antes respondió

Un diálogo exclusivo con la histórica titular de Abuelas de Plaza de Mayo, quien vino a presentar la película sobre su vida en San Juan. Por Miriam Walter.
sábado, 24 de diciembre de 2011 · 10:21

Lágrimas, abrazos, cantitos y muchos aplausos. Ovacionada y querida pasó por San Juan el lunes la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, quien vino para la presentación de la película “Verdades verdaderas” que narra su vida, que se proyectó a sala llena en el Auditorio del Centro Cívico. Habló en exclusiva con Tiempo de San Juan en tono intimista. 

-¿Si pudiera ponerle o sacarle algo a la película sobre su vida, qué sería?

-No le sacaría ni le pondría nada, está perfecta para mi gusto. La van a ver los argentinos y les va a gustar porque está muy buena. Yo creo que la película va a servir para que mucha gente pueda saber más y que muchos nietos que tienen miedo y no se animan a buscar su identidad se den cuenta que lo único que tenemos para darles es amor. Yo no quería que sea sobre mí, ya habían hecho un documental antes, yo no quería porque decía que soy una abuela más. Pero pudo más la persistencia del director Nicolás Gil Lavedra y entonces colaboramos todos con mi familia que le está yendo tan bien, porque es muy conmovedora. 

-¿Tiene miedo de morir sin encontrar a su nieto?

-No, porque estoy segura de que lo voy a encontrar antes de irme de este mundo, yo creo que Dios me va a dar ese premio antes de morir, porque lo quiero tanto, tanto que no puede irse esta abuela de este mundo sin poder abrazarlo a su nieto.

-¿Se plantea que él quizá no quiera conocerla ni saber su verdadera identidad?

-Puede ser, no sé con quién está. Pero yo lo quiero tanto que lo voy a esperar o le voy a dejar todo para que sepa quién fue su mamá, quién fue su papá, y cuánto lo queremos en la familia. Además, quedan mis hijos, mis nietos, para estar con él, que es su familia.

-¿Qué le dice a los que aseguran que usted nunca tuvo un nieto en la dictadura?

 -No, no, eso no vale la pena ni contestarlo.

-¿Y a la gente que dice que partidiza la lucha de Abuelas, qué le responde?

-Nosotros apoyamos una gestión, no a un partido político, porque es maravillosa y hay que defenderla a ultranza, el que no lo entiende, es porque tiene mala intención.

-¿Salpicó el caso Schoklender la causa de Abuelas?
-No, no, eso se va a aclarar, está en manos de la Justicia, y la Justicia tiene la última palabra, hay que esperar porque eso se va a solucionar.

-¿Hay alguna rivalidad con Madres de Plaza de Mayo?

-No, nosotros siempre tuvimos y tenemos una excelente relación con las Madres.

-¿Está siguiendo los juicios por la Dictadura en San Juan?
-A partir de la caída de las leyes de impunidad y de obediencia debida, tenemos justicia plena en la Argentina y se iniciaron los juicios orales y públicos en diferentes provincias. En San Juan tenemos un caso espectacular, de un nieto cuyos apropiadores fueron condenados (por el caso Tejada), no es fácil, porque cuando hay una apropiación en general las víctimas que son nuestros nietos, están muy ligados sentimentalmente, y por ahí se niegan a aceptar la verdad. La parte judicial, a veces las Abuelas no las podemos recorrer como quisiéramos en cada provincia porque somos poquitas, nuestro equipo de abogado recorre el país y da la información que se necesita. Con San Juan estamos muy satisfechos, estamos esperando que el momento del abrazo entre hermanos exista y vamos a seguir acompañando.   

-¿Qué opina de que la difusión de la película se haga con fondos de la minería?
Lo veo bien, porque ahí estaba escuchando la opinión de la gente que lleva la película en lo económico, me voy con la satisfacción de que la provincia aporta para que este film tenga su difusión, porque realmente es tanto el trabajo que vale la pena difundirlo. Esta provincia la riqueza que tiene es la riqueza minera y escondida todavía, como le decía al gobernador, quién sabe cuánto más podrán disfrutar los jóvenes por trabajo y también por riqueza, que no se hable más de falta de trabajo, si está la riqueza, la provincia debe subsistir de eso. Y tener mucho cuidado cuando a veces se expresan y hay malos entendidos, porque hay intereses económicos y políticos a veces de por medio. 

-¿De José Luis Gioja qué piensa?

-Es un personaje maravilloso, y digo personaje porque ya tiene su mandato nuevamente y lo quiere el pueblo, y está haciendo de San Juan un paraíso. Ustedes no se dan cuenta porque viven acá pero yo que hace mucho tiempo que no venía y ahora veo lo que es, por eso digo a los sanjuaninos ayúdenlo, acompáñenlo y cuídenlo.

Una cifra: 105
Es la cantidad de nietos perdidos en la dictadura que fueron recuperados por Abuelas de Plaza de Mayo. En la asociación estiman que hay unos 400 más sin conocer su verdadera identidad.

La historia de Estela
Enriqueta Estela Barnes de Carlotto nació el 22 de octubre de 1930 en Buenos Aires y es una de las activistas de derechos humanos más importantes del país, como presidenta de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo.
Estela era ama de casa sin ninguna actuación pública, con cuatro hijos, cuando en noviembre de 1977 fue secuestrada su hija Laura Estela Carlotto, en plena dictadura militar. Laura estudiaba Historia en la Universidad Nacional de La Plata y pertenecía a la Juventud Universitaria Peronista, al igual que sus hermanos Claudia y Guido Miguel.
Las fuerzas armadas también secuestraron al esposo de Estela, Guido Carlotto, quien fue liberado luego a un pago que la titular de Abuelas dijo que ascendía a 40 millones de pesos (equivalentes a unos 30 mil dólares), luego de haber sido torturado.
La suerte de Laura fue otra. La historia dice que estaba embarazada y que fue mantenida con vida en el centro clandestino de detención La Cacha, en La Plata, hasta el parto, producido en el Hospital Militar de Buenos Aires el 26 de junio de 1978. El bebé, cuyo nombre para la familia es Guido Carlotto, permanece desaparecido y hoy tendría 33 años.
Carlotto hizo gestiones para la liberación de su hija, llegando a entrevistarse con el general Reynaldo Bignone. Poco después, en abril de 1978, Estela de Carlotto comenzó a participar en las actividades de las Abuelas de Plaza de Mayo. El 25 de agosto de 1978 fue convocada por los militares y le fue entregado el cadáver de su hija.

Comentarios