BUENOS AIRES

Reanudan las tareas para derrumbar el edificio Mitre

Continuarán demoliendo parte de la estructura con peligro de caída; explicaron que no se puede buscar a un hombre desaparecido debido al riesgo en el lugar. Los edificios de la manzana permanecen clausurados.
domingo, 06 de noviembre de 2011 · 00:09

Pasadas las 16:30 horas, comenzaron los trabajos para concluir la demolición del edificio de Bartolomé Mitre 1232, lindero a una obra en construcción y que se derrumbó parcialmente el viernes por la tarde. Una pesada bola colgada de una grúa golpeaba casi rítmicamente las paredes, a poca distancia de la grieta que se abrió en la construcción de diez pisos.

Minutos después de que comenzaran los golpes, cayeron los primeros pedazos grandes de pared, hasta que casi a las 19 horas se cayó gran parte de la mampostería de uno de los lados, generando una gran nube de polvo.

“Hay partes que se están manteniendo en equilibrio total. Está como descuartizado el edificio. Se están manejando con una bola pequeña de manera tal de no provocar cimbronazos en otra parte del edificio. Es más fácil construir que destruir un edificio de estas características”, opinó en declaraciones televisivas Teodoro Potaz, arquitecto y perito edilicio.

“Hay dos grietas que marcan que el edificio se tuvo que abrir, el tema de lo que llevó a semejante ruina es que cambió el estado lineal de las grietas y hubo una penetración de un elemento flexor”, explicó el especialista. “No se entiende de qué manera cedió la sedimentación del edificio”, sentenció.

Por su parte, el subsecretario de Emergencias del Gobierno porteño, Néstor Nicolás, explicó que "lo prioritario" es remover "la mampostería en peligro de caída". "La grúa, con una bola, va a ir golpeando de arriba hacia abajo", añadió el funcionario.

Estaba previsto que los trabajos de demolición comenzaran a primera hora de la mañana. Luego Nicolás anunció que arrancaría a las 13.30. Finalmente, tras los preparativos, los golpes de la pluma comenzaron horas más tarde, bajo la atenta mirada de un grupo de arquitectos y especialistas.

Antes de que empezaran los trabajos, Nicolás explicó que la demolición será compleja, ya que se trata de un trabajo de precisión. Es que, según dijo, los especialistas intentarán preservar la parte delantera del edificio. "Creemos que la parte delantera podría sobrevivir. Hay una parte que no será tocada, si luego de las tareas, nos asegura suficiente estabilidad", detalló al canal TN. El funcionario advirtió que los trabajos que se están realizando son "de cierto riesgo". Ayer había advertido sobre la gravedad de la situación y había considerado que "se trata de hacer una demolición casi quirúrgica, muy compleja y delicada”.

El funcionario recordó que la idea “es no resentir más la estructura de lo que ya está”. “Nos indican que una de las vigas ya está torsionada, por lo también puede estar comprometida la parte de adelante del edificio, esto será evaluado”, explicó.

Además, confirmó que unas 250 personas del gobierno porteño están trabajando en el lugar. “Cómo sigue el operativo lo evaluarán más adelante, con las condiciones de luz cuando baje el sol. Hay presentes en el lugar torres de luz para iluminar como si esto fuese una cancha de fútbol”, dijo.

Por su parte, Guillermo Montenegro el ministro de Justicia porteño, coincidió en que este “es un trabajo lento que va a llevar bastantes horas”. “La única prioridad que tenemos es el cuidado e integridad física de las personas. Sabemos que es una tragedia para el que vive en la zona, pero lo más importante es que ellos estén bien”, declaró desde el lugar de los trabajos.

Respecto a los trabajos para buscar a un vecino desaparecido entre los escombros, el funcionario dijo que, por el momento, “es imposible”. “Los bomberos tienen la orden de no entrar por la inestabilidad de la construcción, hasta que se evalúe la situación y se determine lo contrario”, explicó.

Con una enorme grúa tipo pluma, golpean el edificio para ir derrumbando la mampostería, pero también para ver cuál es el comportamiento que muestra la estructura.

Para los técnicos se trata de una incógnita, por el daño que evidencia la construcción. Las paredes del edificio podían desmoronarse hacia los costados o hacia delante. Es por esta imprevisibilidad del edificio que continúa evacuada toda la manzana y la vereda de enfrente, la impar de Bartolomé Mitre al 1200. Y en observación la parcela de Libertad 50, que da al fondo del edificio de Mitre 1232 y fue afectada cuando se produjo el derrumbe.

Hay unos 220 vecinos -de toda la manzana- que permanecen evacuados y no pudieron regresar a sus hogares. Prácticamente todos los edificios de la manzana, se anticipó, permanecerán cerrados mañana.

“Desde el viernes salí con lo que tengo puesto y no pude volver a casa”, contó un damnificado. “Me estoy arreglando como puedo. Duermo un poco en el auto y otro poco en lo de mi hermano. Estamos a la espera de que nos dejen entrar en casa. Es una espera permanente”, explicó.

“Uno sale corriendo después de escuchar el ruido, te encontrás en la esquina una polvareda, pensás que estás en el 11 de septiembre al lado de las Torres Gemelas. No ves nada, no podés ayudar, te da una sensación de vacío e impotencia”, explicó el hombre.

Comentarios