domingo 25 de septiembre 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Día de la Industria

La historia de dos emblemáticas industrias sanjuaninas que resucitaron

Se trata de la fábrica de galletitas y de la ex Electrometalúrgica Andina. Ambas están operativas luego de haber pasado por vaivenes económicos complejos que las llevaron hasta a cerrar sus puertas.

Por Redacción Tiempo de San Juan 12 de septiembre de 2022 - 23:11

Son dos de las industrias más emblemáticas de San Juan: la fábrica de galletitas de Albardón y la ex Electrometalúrgica Andina. Las dos empresas atravesaron momentos complicados, pero hoy están operativas, con planes de expandirse y hasta contratando personal. Un recorrido histórico para conocer a fondo el pasado, el presente y los planes de las dos firmas.

EMA: la resurrección de una gigante de la energía

emareal.jpg

Electrometalúrgica Andina (EMA) es una empresa que se dedica a la producción de carburo de calcio y silicio, la compañía era de las hermanas Patricia y Alicia Carmona hasta que en el 2021 fue comprada por la multinacional brasileña Sidertec. Uno de los hornos de la empresa está funcionando a pleno y se espera encender el segundo. Actualmente hay 110 empleados trabajando y si se llega a ampliar la inversión, habrá una mayor toma de trabajadores.

Las hermanas Carmona no sólo eran las dueñas de la EMA sino también de la empresa Las Palmas S.A. Esta empresa recibió inversiones, pero la sanjuanina cayó en desgracia hasta cerrar sus puertas en el 2018. Los empleados no cobraron un peso durante meses y muchos murieron esperando una respuesta de la firma, que no llegó nunca.

La EMA fue comprada en el 2021 por Sidertec. La empresa que adquirió los activos de la EMA ya lleva invertidos 14 millones de dólares en la rehabilitación de los hornos, la compra de insumos, entre otros puntos. Hasta el momento funciona un solo horno y con intermitencias atadas a los inconvenientes de la situación económica de Argentina.

La idea de la firma brasileña es poner a funcionar el horno cinco, de ferroaleaciones. Aunque si bien está en planes, desde la compañía indicaron que la inversión depende de varios factores, entre ellos que la Nación termine el proceso de transferencia de activos de la EMA a Sidertec, para que la industria pague una tarifa diferencial por el consumo de energía eléctrica. “Hasta el momento no ha sido reconocido, estamos en tratativas, de esto depende la inversión en el horno cinco”, cerró la fuente.

Dilexis: promoción industrial con un pan bajo el brazo

En la década del ’70, Sasetru era la principal productora de alimentos del país. Tenía más de 10.000 empleados, 10 fábricas y presencia en Europa y América. Todo el prestigio cosechado proyectó a la firma como la multinacional de orígenes nacionales más importantes de Argentina. En 1976 Sasetru empezó a construir la fábrica de galletitas de Albardón. Con el objetivo de expandirse arrancaron con la edificación de una mole de cemento que permaneció durante años inactiva.

El inicio de la Dictadura fue demoledor para Sasetru. Los militares presionaron a los propietarios de la firma, Jorge Salimei (padre), Ángel Seitún y Fermín Trucco Aguinaga, para que informaran las nóminas de empleados de la compañía como así también de los 256 delegados sindicales. Ante la negativa de los dueños, empezó una etapa de persecución que fue en crecimiento.

La firma entró en convocatoria y, desde el Banco Central, su vicedirector Alejandro Reynal, presionó para la creación de un fideicomiso conformado por "un club de bancos" que se haría cargo de la gestión de Sasetru. Sin embargo, el verdadero objetivo era despojar a Sasetru de unos de sus activos más importantes: el BISA, el banco que tenía la compañía.

El banco fue obligado a endeudarse y a girar créditos a firmas vinculadas al Gobierno que nunca fueron cancelados. El Banco Central y el Banco Provincia se negaron a financiar al conglomerado y la llevaron a la quiebra. A principios de 1981, la empresa con una deuda de más de 500 millones de dólares fue a la quiebra y obligada a vender el BISA al Bank of América, en una operación por la cual Sasetru no percibió ni un peso.

Sin su principal activo y sin el dinero de la venta, Sasetru cerró sus puertas en todo el país. La noticia salió publicada en los diarios más importantes del mundo. Del esplendor a la debacle financiera, tituló el español El País.

En Albardón Sasetru invirtió 25 millones de dólares. A medida que fueron decayendo sus activos, la gran fábrica fue alejándose de la posibilidad de funcionar. En 1997, Dilexis compró la fábrica en un remate derivado de la quiebra de Sasetru. Luego, se produjo una profunda crisis que terminó con el cierre de la empresa.

Finalmente, en el 2011 la firma fue adquirida por Pepsico, que la operó hasta 2017 cuando Alejandro Ripani, dueño de Tía Maruca, la compró y realizó una inversión de 5 millones de dólares en tecnología para duplicar la producción. La razón social de la empresa continúa siendo Dilexis.

En mayo de este año Dilexis afrontó nuevos problemas: estuvo a punto de quebrar. Es que se le vencía el plazo para que la empresa presentara la conformidad con sus acreedores y evitar así el cierre. La deuda más importante era de $600 millones, con el Banco San Juan. Finalmente apareció una entidad que respaldó a Dilexis, evitó así la baja de las persianas. Los 300 empleados conservan sus puestos de trabajo y la industria opera con normalidad.

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Temas
Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
ANSES: todos los detalles para cobrar el bono de $50.000

Las Más Leídas

Padre y madre de la joven desaparecida en 2008.
Identificaron al motorista que murió tras un fuerte choque en Capital
¿Fuiste a ver el clásico del rugby sanjuanino? ¡Buscate en las fotos!
En el siniestro vial en Avenida Libertador murió un hombre.
El notable gesto patriótico de dos niños en Media Agua mientras veían a la Selección

Te Puede Interesar