Día de la Industria Sanjuanina

Gustavo Fernández: el contador que se convirtió en socio de la empresa que lo hizo crecer

Primero trabajó en una firma autopartista, luego pasó a formar parte de Colormax, la compañía que lo tiene como socio gerente. El aprendizaje de la pandemia y la responsabilidad social empresaria como meta. ¿Se puede? Su respuesta.
lunes, 13 de septiembre de 2021 · 07:10

La oficina que ocupa Gustavo Fernández en Colormax está super ordenada. Toda combina y tiene una decoración muy equilibrada. Y estas características que hacen de su lugar de trabajo un espacio tan propio, son cualidades que tiene a la hora de liderar una empresa. Hace 25 años Fernández arrancó en la compañía que hoy lo tiene como socio. Por qué decidió participar en organizaciones intermedias y en política.

Gustavo nació en un hogar de clase media. Fue a la escuela primaria Provincia de Catamarca y al Central Universitario en la secundaria. Se recibió de Contador Público Nacional en la Universidad Católica de Cuyo. Se enorgullece al decir que es fruto de la educación pública y aseguró que la universidad la hizo en un establecimiento privado porque no estaba su carrera en la pública.

Desde un primer momento, siempre tuvo claro que no se quería dedicar a hacer balances y a liquidar sueldos. Antes de recibirse trabajó en el ámbito industrial, en una empresa autopartista que se fue por la falta de competitividad del tipo de cambio en la época de la convertibilidad. Después entró a Colormax, donde desarrolló su vida profesional.

“Siempre mi actividad laboral estuvo en el sector industrial, hice una pasantía en una empresa autopartista que no está ahora, trabajaba en costos y con muy pocos años me encontré como jefe de administración. Los años de convertibilidad fueron muy malos para las empresas exportadoras y la firma se fue de San Juan. Ahí se produjo el cambio, había una relación de amistad con mis padres y el fundador de Colormax, José Luis Mestre”, detalló.

 

“Para emprender hoy, uno va a tener éxito después de muchos fracasos. Hay que estar dispuesto a fracasar muchas veces, emprendedor que no fracasa termina siendo empleado y nunca empresario. Hay muchas formas de enseñarles a fracasar a los chicos. El deporte, por ejemplo, ejercitar sostenerse aun fracasando es un hábito que te hace más fuerte”.

 

La firma se desarrolla en dos ámbitos: uno industrial, dedicado a fabricar productos para terminaciones en la construcción y otra rama, dedicada a la venta a proveedores de otras industrias como insumos que demanda la construcción y la minería. “El orgullo es poder tener un impacto y un desarrollo arraigado a la región. En esa mirada de región nuestra mirada es siempre al oeste. Nos puso contentos exportar a Chile, ir a La Serena y ver edificios revestidos con materiales fabricados en San Juan”, explicó.

Actualmente trabajan en Colormax 40 personas. Tienen una fábrica en San Juan, un depósito en Buenos Aires y otra fábrica en Mendoza.

 

“Hay que ser fiel a uno a mismo, ser fiel a los valores que uno ha incorporado, tener un sentido de la moderación y un sentido austero de la vida, no ser excesivamente pretencioso de lo que espera de la vida, mantener expectativas razonables tiene menos perspectivas de fracaso y a la larga hay menos experiencias de fracaso”.

 

La pandemia cambió al mundo y el ámbito empresarial tuvo que adaptarse. Para Gustavo una de las grandes enseñanzas fue la optimización del uso del tiempo. La virtualidad le puso punto final a los viajes innecesarios y las reuniones larguísimas.

Uno de los temas que más le gusta a Fernández es la Responsabilidad Social Empresaria. “Me gusta leer sobre RSE (Responsabilidad Social Empresaria) que no tiene que ver con la que empresa done o ayude, eso no es RSE. Hay que empezar por tener claro cuáles son los fines y los medios y con empezar a tener claro cuáles son los grupos con los que se relaciona la empresa, los empleados, los socios, los proveedores, los clientes. La conducta que uno tiene con los empleados, con los proveedores. Esto hace a que una empresa sea socialmente responsable”, puntualizó.

Para Gustavo, el mayor aprendizaje que le han dado sus años de aprendizaje es entender que nadie es imprescindible. El momento puntual en el que comprendió cabalmente que nadie es imprescindible fue cuando murió José Luis Mestre, el fundador de la firma.  

A pesar de las dificultades que genera trabajar en la industria, Fernández no se arrepiente del camino transitado y aseguró que nunca ha dudado continuar ligado a la industria. Gustavo viene participando en instituciones intermedias desde hace muchos años. Estuvo en el Consejo de Ciencias Económicas y en la Unión Industrial. La intención siempre fue aportar su experiencia. También está involucrado con la política y tiene posiciones tomadas.

¿Hay grieta entre el campo y la industria? “Es una fábula que forma parte de las tantas grietas que se han formado en este país. Hoy más que nunca es industria más campo, en un país que necesita agregar valor a sus materias primas, el trabajo en conjunto es fundamental. En San Juan se ve claramente, la vitivinicultura tiene su faceta netamente agrícola pero sin bodega no hay vino. Hay que salir de esa disyuntiva, la industria hay que pensarla de agregar valor a nuestros recursos, en San Juan le hemos querido agregar valor a materias primas que no son locales y se plantean problemas. Es industria más campo”, opinó.

 

"Cuando uno habla de empresarios hay un abanico muy grande, los micros, las grandes empresas, las multinacionales que están en el otro extremo, pero en el medio hay empresarios que si bien tienen un buen pasar no son millonarios. Está instalado que ese pequeño grupo de grandes empresarios son todos y a veces no siempre ha habido un sentido solidario de la actividad empresarial. El fin de lucro que mueve a las empresas más que fin es un medio, la verdadera finalidad es solucionarle problemas a la gente". 

 

Ahondando en sus valores, para Gustavo no hay empresario sin persona. “Sueño con un país en el que sea lindo vivirlo, en el que mis hijos y mis nietos quieran estar. Me preocupa que mis hijos, mis nietos no quieran estar y es lo que me mueve a involucrarme en otros ámbitos”, cerró.

Comentarios

Otras Noticias