atención consumidores

En medio de la batalla por reducir los precios de la carne, ¿qué pasa en San Juan?

Sebastián Parra habló en Paren las Rotativas y explicó qué sucede en un mercado que atraviesa momentos de dura tensión. La respuesta que esperan muchos consumidores.
miércoles, 23 de junio de 2021 · 17:04

Últimamente el precio de la carne es uno de los temas que más le quita el sueño al Gobierno Nacional. Sobre todo desde mayo pasado, cuando el Ejecutivo decidió imponer restricciones por 30 días a las exportaciones en un intento por frenar el aumento de costos en la pequeña economía. A esto los productores respondieron con un paro en el campo y en algunas partes del país hubo desabastecimiento. En San Juan no se llegó a ese punto, pero si hubo modificaciones en los precios del alimento estrella del país. 

Incluso con restricciones y todo, el precio aumentó un 4,4% intermensual, más de un punto porcentual por encima de la inflación general. Ante este escenario la respuesta del oficialismo ha sido extender la medida del corte de las exportaciones: los cortes de carne que más consumen los argentinos —considerados de una calidad media y que ya eran los que menos se exportaban— no podrán venderse al exterior hasta final de año a menos que se abarate su precio. Para el resto se levanta la prohibición vigente, pero regirá un cupo del 50%, es decir, podrá destinarse al mercado externo la mitad de lo que fue el año pasado. Algunos productores ya han anunciado movilizaciones contra una medida que, advierten, dañará al sector y reducirá el ingreso de divisas.

Para analizar ese complejo escenario, un referente en la provincia, como lo es Sebastián Parra, pasó por Paren las Rotativas y contó a fondo lo que sucede en San Juan. Además del índice de precios también entró en discusión las exportaciones y la realidad del sector. Donde últimamente hubo una proliferación de negocios pequeños que se convirtieron en carnicerías y al mismo tiempo debieron bajar la persiana por el contexto económico que se vive con el aumento de la inflación y los costos de mantenimiento. 

Para Parra, la carne empezó a subir desmesuradamente desde el año pasado "por un mal manejo de la situación económica" apuntado la responsabilidad al gobierno nacional. Y explicó: "los productores te venden hacienda todo el año y con la ganancia compran divisas y las venden en enero, porque en el mes de febrero hay ternero y luego venden eso. Entonces como hay mucho ternero todos compran ternero y el precio se mantiene estabilizado. El tema es que en Argentina los precios van cambiando y el que te vende un novillo en pie no lo compra el año que viene al mismo costo. Por eso sucedió lo que hace cualquier empresario, salir a comprar mercadería para stockearse y en ese sentido hubo una gran demanda de un bien escaso", argumentó. 

Al respecto el empresario que tiene carnicerías, trozaderos y abastece de carne a otros locales dijo que "la carne no aumenta por las exportaciones y pongo como ejemplo lo que pasó en 2016 cuando se cerraron las exportaciones y el precio a la carne tendió a bajar", afirmó. Y justificó: "La cantidad de exportación no supera el 25% y el 75% siempre se queda para el consumo local. Además hay que tener en cuenta que la carne que se exporta no es la misma que se consume acá. No el corte en si, sino el animal que se prepara para exportar. China come animales que nosotros no los comeríamos nunca porque son de segunda, de tercera y de cuarta calidad. Comen vacas viejas de menor calidad".

¿Aumenta o no aumenta la carne?

En cuanto al tema central que entra discusión para muchos consumidores que esperan saber si aumenta o no la carne, Parra dijo que "se puede llegar a experimentar una baja a corto plazo, pero a largo plazo la carne no va a bajar. Este es un dato donde no se puede mentir, porque cualquier cortador de carne, cualquier carnicero lo sabe", dijo.

Por otra parte habló de la realidad del sector en la provincia donde hubo un aumento de carnicerías barriales y luego varias se vieron obligadas a cerrar por la imposibilidad de mantenerse.

"Ha habido una tendencia a la carnicería en la primera Fase 1 con muchos negocios que dejaron de trabajar, tenían unos pesos y se pusieron una carnicería. El tema es que abrieron en una época donde se vendía muy poca carne y por eso la mayoría cerró y otros sobrevivieron", afirmó. 

Según informaron desde la Cámara de Industria y Comercio de la Carne (Ciccra) el consumo de carne vacuna llegó a los 45,2 kgr/persona equivalente anual en el mes de abril de 2021. Ese número, considera la Cámara, es el más bajo en 100 años para el consumo de carne vacuna. Hace unos meses atrás estaba en 68 kilos por persona.

"Desde enero del 2020 a la fecha bajó un 40% el consumo de carne en el país. Y yo que vendo carne a ojo diría que en San Juan pasa lo mismo", afirmó. 

Consumo de la gente y el Día del Padre

"La gente antes venía y te compraba 100 pesos de carne molida y se llevaba un kilo y ahora sigue comprando 100 pesos de carne pero se lleva 200 gramos. Hay una perdida gravísima del poder adquisitivo, independientemente que la carne ha subido una exageración", analizó el empresario.

En cuanto al Día del Padre, sucedió algo que fue llamativo porque muchos pidieron más cantidad de carne para vender y a fin de cuentas se quedaron con gran parte del stock. "El Día del Padre se recargaron de carne y no se vendió. En muchos lugares ha sobrado la carne", finalizó Parra. 

Comentarios