Impulso a la economía

El Gobierno y las empresas preparan un plan de financiación para la compra de motos y bicicletas

Son créditos con un límite de $150.000 a tasas muy bajas. Ultiman detalles con bancos y concesionarias antes de hacer el anuncio.
lunes, 1 de junio de 2020 · 15:17

El Gobierno ultima detalles para lanzar créditos blandos para la compra de motos y bicicletas. "Son planes para la compra de motos de producción nacional con un tope de hasta $150.000 en 36 cuotas fijas. Pero todavía están analizando los pormenores antes de formalizar el anuncio", anticipó una fuente de la industria. Esos "pormenores" tienen que ver con la tasa (sería inferior al 24% anual) y el mecanismo para comprar y retirar las unidades de los concesionarios.

El proyecto sintoniza con dos objetivos considerados primordiales: por un lado, impulsar el uso de medios alternativos a colectivos, subtes y trenes por el coronavirus y por el otro, reactivar las ventas y el ensamblado de motos, un segmento muy golpeado por la crisis y la cuarentena. Entre enero y mayo se despacharon casi 88.000 motocicletas, lo que representa una contracción de 46,2% con respecto al mismo lapso del año pasado, dice el último informe de ACARA-Motos (la cámara de los concesionarios). El mismo reporte adelanta que "el sector se esperanza con un plan de financiación y estímulo que sería oficializado en los próximos días", sin dar más aclaraciones.

Desde la ACARA rechazaron dar más detalles sobre el proyecto. Sin embargo, trascendió que circula un borrador entre los bancos para ver cómo se implementa la financiación y la entrega de las unidades, teniendo en cuenta las restricciones de los concesionarios para operar y la gente para circular. La iniciativa surgió del Ministerio de Transporte (Mario Meoni), a la que luego se sumó Desarrollo Productivo, que conduce Matías Kulfas, más precisamente el secretario de Industria, Ariel Schale. El objetivo es que la financiación de la compra sea con una tasa inferior a los créditos que se otorgan a las empresas en crisis y el pago de salarios, es decir del 24%.

 

El número de unidades patentadas durante mayo fue de 16.187, motovehículos, un 38,7% menos que en el mismo mes del año pasado. Las ventas a lo largo del año ya venían en picada: enero (-37%), febrero (-35,6%) y marzo (-38,8%). Abril cerró con una caída de 85,5%. Entre el cerrojo del aislamiento obligatorio, la parálisis económica, la falta de crédito y el salto del dólar, se patentaron apenas 4.335 unidades y fue el peor mes de la historia. El registro fue tan bajo, explican, porque casi todas las concesionarias estuvieron cerradas. Mayo levantó un poco, en paralelo con la mayor apertura de locales, sobre todo en el interior del país. El año pasado, la industria cerró con 320.000 unidades patentadas, lejos de las 688.000 registradas en 2017.

Carlos Movio, de la ACARA, manifestó que la tendencia podría modificarse ya que "estuvimos trabajado junto a las fábricas en un plan de estímulo". En este contexto, "los motovehículos pueden ser la alternativa mas eficiente al servicio público de pasajeros, por lo que buscamos fomentar el uso de las dos ruedas, para que la gente pueda llegar a su trabajo más fácilmente. Estamos con mucha expectativa en que estas medidas puedan fortalecer la demanda y que ello contribuya a que el año tenga una mejora sensible", señaló el directivo en el reporte de patentamientos.

 

En el sector estiman que en la Argentina hay 7 millones de motos en uso, en su mayoría de baja cilindrada. La financiación es un elemento crucial para el negocio y los créditos blandos apuntan en ese sentido. Para tener una idea, las unidades de baja cilindrada (entre 100cc y 125CC) representan entre el 50 y 55% del total del mercado y sus precios oscilan entre los $40.000 y los $120.000, por lo cual ningún modelo excede el tope previsto en el plan del Gobierno. Un escalón arriba (125cc y 250cc) están los modelos que concentran otro 35% y que valen entre $60.000 y $300.000. "El tope es para el monto de $150.000 y no involucra la cilindrada", aclararon.

Son valores por encima de la mayoría de las bicicletas que se comercializan en el país. A diferencia de las motos, es un mercado mucho más fragmentado y en su gran mayoría son unidades importadas. Sin embargo, hubo algunos jugadores que incursionaron hace poco, como por ejemplo el grupo Newsan. La empresa fueguina lanzó en el país diversas líneas de bicicletas eléctricas y tradicionales, y monopatines, que ofrece para su marca Philco.

Fuente: Clarín

Comentarios