Tiempo de balance

Empresarios: un 2015 convulsionado y optimismo para 2016

Los principales sectores de la economía provincial respondieron a dos consultas de Tiempo de San Juan. El año fue malo para algunos, como los agroexportadores, y bueno para otros, como los comerciantes. Para todos, grandes esperanzas para el año que se inicia. Por Viviana Pastor.
sábado, 2 de enero de 2016 · 08:58
Por Viviana Pastor

El fin de un año es el fin de un ciclo y los balances son inevitables. Tiempo de San Juan consultó con los referentes de los principales sectores de la economía local para saber cómo fue el 2015 y cómo será el 2016.

Algunas respuestas podían adivinarse, sectores como la exportación agrícola estaban en picada desde hace dos o tres años y tuvieron un 2015 malo. Para otros, como la construcción o el comercio fue un año normal, con esto quieren decir que no fue malo, al menos no peor que el 2014, pero tampoco de gran crecimiento.

Estas son las respuestas, sector por sector. 

Industria: Gustavo Fernández
2015: fue un año de muchas incertidumbres económicas y fundamentalmente políticas por la extensa campaña electoral. En la primera parte del año continuó la contracción de los niveles de actividad pero desde mediados de año comenzó lentamente a revertirse producto de que la industria automotriz dejó de caer tan bruscamente. Para algunos sectores como el de industrialización de minerales no metálicos, entre los que se ubican los materiales de construcción, fue un año de importante crecimiento arrastrado por esta actividad. Lo malo fue que se acentuaron las caídas en las exportaciones industriales por falta de competitividad y caída del mercado brasileño.

2016: hay muy buenas expectativas especialmente por la posibilidad de que comiencen a ordenarse las variables económicas inestables como la inflación, el tipo de cambio y los niveles de inversión, atraídos por una mayor confianza en el país. Seguramente los primeros meses serán difíciles por el nivel de las correcciones iniciadas por el Gobierno, pero desde mediados de año la actividad industrial puede retomar niveles importantes de crecimiento. Además está la expectativa de recuperar las exportaciones a partir de la reciente devaluación y la eliminación de retenciones. Habrá que ser serios y prudentes para evitar que una apertura de importaciones no juegue en contra de la industria, lo cual depende en gran medida de que los empresarios y Gobierno mantengan una relación adulta y responsable.

Exportación: Antonio Giménez
2015: el balance es negativo, hubo una combinación de factores que en 6 años produjeron la caída de nuestras exportaciones en volumen y valor FOB. Habíamos perdido la competitividad y también afectó mucho la cultura del trabajo por prácticas que no fueron beneficiosas para generar empleo genuino e hicieron caer nuestras exportaciones un 40 %.

2016: las expectativas son positivas. Con las primeras medidas se libera el comercio para  poder actuar, teníamos un atraso cambiario muy importante y regulaciones que impedían trabajar normalmente. En este sentido se produjeron dos o tres señales positivas como sincerar el tipo de cambio, que no fue devaluación como muchos dicen porque el dólar a 9 pesos no lo conseguía nadie, era una mentira. La eliminación de las retenciones a la exportación es muy importante, más allá de que el impacto para nosotros no sea tan fuerte. Es generar una situación de equilibrio que sea beneficioso. Ahora lo central es generar un plan para controlar la inflación y que en 2 o 3 años Argentina tenga la inflación controlada como los principales países del mundo. Retomar las negociaciones con el Mercosur y con la Comunidad Europea es muy beneficioso. En definitiva hay un conjunto de medidas que permitirán recuperar la competitividad, generar más puestos de trabajo, volver a formar gente, tenemos expectativas que esto se pueda ir cumpliendo. 

Minería: Jaime Bergé
2015: el resumen es que fue un año perdido, sin avances. Lo considero perdido en el desarrollo normal de la actividad que se pudo mantener, pero no generó nada. Hubo problemas para mantener muchas minas, en San Juan tenemos el caso concreto de Casposo.

2016: se han corregido algunas variables macro y también lo legal, todo eso ayudará muchísimo a que la gente que quiera invertir encuentre un panorama favorable. Es un sector que tarda en reactivar, no es inmediato, así que la minería verá mejoras recién en septiembre, octubre próximos, pero avances significativos recién en el 2017. En 2016 suponemos que el proyecto de cobre Pachón presentará su Informe de Impacto Ambiental que es el último paso antes de la construcción de la mina.

Materiales de construcción: Guillermo Cabrera
2015: fue un año con altibajos, con meses de ventas importantes y otros no, pero fue un año mejor que el 2014. En algunos casos,  preocupados con ventas complicadas en invierno, pero al final del año mejoraron.  Notamos en estos días, ya terminada la campaña electoral y los mensajes respecto a la economía, que la gente está retomando la confianza y se vuelca a consumir. Diciembre siempre fue el mejor mes de ventas del año en este rubro porque todos queremos ver mejor la casa para las fiestas. 

2016: los 6 primeros meses serán duros y difíciles; y en la media que avanzamos se irán notando las medidas económicas nuevas. Estimamos que a mediano plazo, en el segundo semestre, empezarán a funcionar estas medidas y a ver los resultados. Hay optimismo, que es lo más importante, después de 6 meses duros hoy hay otro ánimo, más allá de lo político. 

Inmobiliario: Mauricio Turell
 2015: no fue un año malo, estuvo un poco parado por la cuestión preelectoral. De enero a febrero este sector se frena porque la gente se concentra en las vacaciones y después la vuelta al colegio. Después se ralentizó todo con el tema electoral y la incertidumbre que genera indecisión al momento de invertir. Pero la gente interpreta que el ladrillo es la mejor inversión. Es verdad que las nuevas inversiones se demoraron, pero se hicieron, siempre en pesos nunca en dólares. No fue un año tan bueno como otros pero no estuvimos parados, sólo más lentos.  
2016: creo que va a mejorar muchísimo a partir de marzo o abril, cuando esté más clara la cuestión económica, eso nos ayudará con las operaciones. Una vez que se  asiente la situación creemos que será mucho mejor que el 2015.

Combustibles: Bernardo Turcumán
2015: este año fue estuvo cargado de novedades. Empezamos con un descuento importante en el precio de los combustibles que respondía a los precios internacionales del petróleo. Pero con el tiempo este descuento se recuperó y aumentó casi 20 % en el año. Esto, contrario a lo que pasa en el mundo porque el petróleo sigue bajando. Diciembre se presentó con gran incertidumbre respecto a si hay o no ajuste en base a la devaluación que se produjo. Los expendedores decimos no debiera haber ajuste, porque con la devaluación tenemos un dólar más caro, y si bien es cierto que el petróleo está más barato, 70 dólares el barril, YPF seguiría cobrando lo mismo y no tendríamos aumento. El consumo disminuyó un 2 % en el gasoil y se mantuvo la demanda de la nafta súper, al menos no cayó que es lo importante.

2016: la promesa es que será el año de la estabilidad absoluta. Al menos es la meta, con una o dos correcciones en el año. Espero que sea así y lo podamos comprobar. Sería muy buena noticia, eso se anunció puertas adentro con el Secretario de Energía. Llegar a esa estabilidad parece que es posible y se tiene que notar en el precio del combustible. Con este panorama es de esperar que en 2016 haya crecimiento para el sector.

Bodegas: Mario pulenta
2015: fue un año difícil en términos de ventas, similar al anterior, con pérdidas de rentabilidad por inflación y porque la exportación estaba caída en lo que hace a nuestra actividad. El volumen fue similar al 2014 y los aumentos de precios no compensaron el aumento de los costos. Es un sector muy ofertado y por lo tanto es difícil trasladar todos los costos.

2016: ya se empiezan a vislumbrar posibilidades concretas de recuperar exportaciones y eso va a mejorar el panorama a futuro, dado por el tipo de cambio. Será muy importante ver como se mantiene el nivel de precios internos, creo que eso será clave, que con este sinceramiento de la devaluación no se produzcan aumentos de insumos que nos ponga de nuevo en desventaja. La situación dependerá de lo que pase en el mercado interno y la velocidad con que se pueda reactivar la exportación. El 2016 será para ordenar, pero al menos tenemos una lucecita encendida.

Construcción: Fernando Suarez 
2015: fue un año de mucha expectativa como todo año electoral, donde se especula mucho. La obra pública y las inversiones privadas se vieron resentidas por la incertidumbre, pero a pesar de eso hubo un nivel razonable de actividad. Lo lamentable fue que se dispararon los precios por la inflación. El nivel de actividad venía en descenso desde el 2012, la construcción acompañó la performance de todas las actividades y así como disminuyó la industria y la minería, también lo hizo la construcción, pero se notó más en el 2015.

2016: será diferente, vamos a tener más controlada la inflación y un nivel de actividad superior. Hay esperanzas en el nuevo gobierno, en nuevas decisiones y gente fresca. Los primeros actos de gobierno que vimos en estos días son alentadores para toda la economía y la construcción funciona si el resto funciona. En la provincia, las nuevas medidas que se vislumbraban en los anuncios de campaña, vemos que se hacen realidad con Sergio Uñac. Él decía siempre que se focalizaría en la construcción de viviendas y obras viales y las medidas que se ven apuntan a eso. El Ministerio de Infraestructura  ahora tiene  cuatro secretarías y eso es muy alentador, muestra que se están tomando medidas para hacer realidad los anuncios. Los resultados se verán a mediano plazo, no es una respuesta inmediata, pasarán 6 meses y un año también. Mientras que para las medidas de fondo habrá que esperar 3 años para que se vean. 

Comercio: Hermes Rodríguez
2015: venimos de un 2014 malo, cuando se produce la primera devaluación, fueron varios meses malos de ventas. Luego mejoró y el  2015 fue muy bueno comparado con el anterior que había sido muy malo. Este año, si bien la gente perdió poder adquisitivo y eso afectó mucho, logramos sobrellevar la situación ajustando en los negocios, bajando costos, abriendo locales en los departamentos, pero no hubo que recurrir a despidos. 

Estamos contentos porque logramos sobrellevar una situación complicada, pero que en San Juan fue buena si la comparamos con la realidad de otras ciudades donde fue terrible. Terminamos el año con ventas casi normales, los datos cerrados, del primer semestre, dan un aumento promedio de 1,5 % en las ventas en volumen. 

2016: esperamos que se concreten todas las promesas de Macri cuando era candidato. Él dijo que  se tomarían decisiones para beneficiar a la  producción y al comercio. Creo que la apertura comercial con el mundo nos beneficiará, abrir las importaciones de forma paulatina será bueno para el comercio que tendrá más artículos y más oferta, con precios competitivos. Pero no sabemos si será un mejor año que el 2015, no están todas las medidas tomadas.

Producción de uva: Catuco Molina 
2015: fue un año duro para los productores primarios que no tuvimos rentabilidad, quedó mucha uva sin cosechar en los parrales. Sin embargo los despachos de vino se mantuvieron para el consumo y la exportación de mosto estuvo en los niveles esperados. Creo que se han generado grandes expectativas por la baja de las retenciones, pero los productores llegamos mal, no sabemos si vamos a ver los beneficios del nuevo escenario.

2016: no queda más que ir para adelante, lo que se hizo ya está. Ojala los productores logremos tener protagonismo en la economía sanjuanina, el que en algún momento tuvimos. Faltan medidas a nivel nacional, hasta  que no se terminen de tomar es difícil hacer un pronóstico. Pensamos que será mejor pero no se puede saber ahora, hay que definir bien lo que pase cuando se coseche, analizar cifras y ver donde estamos parados. Al menos esta temporada estoy cosechando y eso no es poco cosa. 

Seguros: Pablo Meglioli
2015: fue un año muy difícil por el aumento de la judicialidad de las ART que terminó en una suba de alícuotas y por ende más costos para las empresas. Fue el año más difícil para el empresario de los últimos 10 años. En San Juan tenemos unos 115.000 trabajadores cubiertos con ART y hay unos 2.000 juicios. En todo el país la judicialidad alcanza el 1 % del total de trabajadores y en San Juan supera el 2 % en relación al universo de trabajadores amparados.

2016: las perspectivas que hay son muy positivas por los cambios que la nueva conducción de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo que, según han manifestado, estaría dispuesta a  tomar medidas de peso para evitar la caída del sistema de ART. 

Emprendedores: Tania Viglione
2015: fue un año contradictorio. El primer semestre se mantuvieron las ventas como el anterior. El segundo semestre, en cambio, las ventas se redujeron considerablemente. Pensamos que se debe a los cambios políticos y a la incertidumbre que hace que el cliente se vuelva conservador al comprar.

2016: creemos que el shock devaluatorio va a incidir de manera particular en nuestro sector. A la gente sólo le alcanzará para los alimentos y con suerte para ropa y calzado. De todas maneras no bajaremos la guardia y tendremos que adecuarnos a las nuevas políticas económicas. Será un año muy complicado ya que no sólo el poder adquisitivo ha bajado, si no que se nos abre un nuevo frente que son las importaciones textiles, con las que va a ser imposible competir porque los asiáticos tienen salarios de 60 dólares, entonces abrir la importación sólo traerá más incertidumbre y desocupación.

Galería de fotos

Comentarios