Con Capital Semilla

Se vienen los diagnósticos para la producción con drones

Se trata de imágenes multiespectrales de los cultivos, tomadas desde el aire, que muestran en detalle las condiciones de sanidad del mismo. Un servicio novedoso que suma tecnología de punta al campo. Por Viviana Pastor.
martes, 08 de septiembre de 2015 · 07:43
Por Viviana Pastor

Un dron sobrevolando el parral puede aportar más información de la que se imagina. Con cámaras especiales multiespectrales, estos aparatos voladores permiten saber donde hay malezas, dónde ataca alguna peste y hasta qué estrés hídrico está sufriendo la planta. El salto de estas nuevas tecnologías llegó al campo sanjuanino.
Yamil Matilla acaba de ganar un proyecto de Capital Semilla para la adquisición de una cámara especial y un dron que le permitirán brindar este servicio en la provincia. 

Con una cámara multiespectral, que recoge imágenes en el espectro no visible, infrarojo, se genera mucha información del cultivo y se elaboran índices de su estado como nivel de riego, si tiene alguna enfermedad, entre otras cosas. Todo esto con mucha certeza, por eso se llama agricultura de precisión, se puede hacer planta por planta y hasta hoja por hoja. Luego el productor puede actuar en consecuencia con más riego o aplicando pesticidas sólo donde es necesario. "Esto representa un ahorro de costos para el productor que no tira a mansalva los agroquímicos sino que va sectorizando y logra una mejor producción. El servicio le debería convenir a los grandes y pequeños”, dijo Matilla.

Este Ingeniero Electromecánico, con Orientación en Automatización Industrial, se hizo conocido en todo el país cuando junto a su esposa, Julieta Farina, decidió construir su hogar en un container, historia que contó Tiempo de San Juan en octubre de 2013.

Hace un año y medio Yamil decidió renunciar a su trabajo en una gran industria local para abrir su propia empresa, servicio audiovisual con drones para eventos sociales. Pero también hizo experiencia en el tema del agro con algunos relevamientos realizados junto a un ingeniero agrónomo.

"Aunque hace ya un año y medio me inicié con servicio audiovisual con drones, siempre tuve el objetivo de enfocarme a otros servicios más específicos como la industria y al agro. Fui adquiriendo experiencia y ya estoy canchero con el manejo de drones, por eso decidí dar este  paso adelante hacia la agricultura”, contó.
 
EXPERIENCIA

Yamil aclaró que, siendo tan novedosa esta tecnología, no hay escuela que enseñe cómo manejar drones ni cómo arreglarlos, "así que me compré uno y empecé solo, claro que ayuda que sea ingeniero electromecánico, pero no sabía nada del rubro audiovisual. Me gusta la fotografía pero soy amateur, no soy profesional en la materia”.

Aunque hace poco que el uso de drones llegó a San Juan, su aplicación en relevamientos agrícolas no es nueva, explicó el joven ingeniero. Desde hace años se realiza con avionetas pero es un servicio costoso y no hay nadie que lo haga en la provincia, los que lo hacen vienen de afuera. "Con un dron se abaratan los costos y se puede hacer  periódicamente, después de un granizo o después de una helada o simplemente para hacer un seguimiento del cultivo. En Europa se usa hace 5 años y en el país hace un año”, dijo. 

Cuando reciba los fondos que le entregarán por Capital Semilla, en unos dos meses, Matilla podrá comprar el equipamiento para dar servicio de relevamiento aéreo de agricultura de precisión, ya que los drones que tiene son para servicio audiovisual normal y necesita la cámara especial.

 "Hasta donde sabemos, nadie en San Juan estaba brindando este servicio. Lo que hicimos fue con el equipo de otro ingeniero y ambos trabajamos en forma particular, él es agrónomo y tiene experiencia en grandes bodegas y fincas analizando estas imágenes”, contó.

A pesar de que el campo no está atravesando su mejor momento, Yamil cree que hay una gran demanda para este servicio. "Ya hicimos tres trabajos importantes y cuando tenga todo el equipo se va a mover mucho. Entiendo que hay muchos productores que son reacios al uso de la tecnología en el campo, sobre todo porque están acostumbrados a confiar sólo en sus ojos. Pero cuando experimenten la exactitud que tienen estas imágenes y lo comprueben ellos mismos, creo darán un salto importante”, señaló el Ingeniero.

La casa container

Con 27.000 pesos Yamil y Julieta compraron un container y comenzaron el sueño de la casa propia.  La original idea dio vuelta por los principales medios del país. En el 2013 ya vivían juntos y querían dejar de pagar alquiler. Compraron un terreno cerca del hospital Marcial Quiroga en cuotas y empezaron a ver opciones. "Estábamos muy ansiosos de tener un techo, evaluamos otras posibilidades como prefabricadas, pero teníamos en mente la idea del container, que se le ocurrió a un amigo de La Pampa, pero él nunca lo hizo”, contó Yamil ese año. 
El resultado fue un hogar más que acogedor que aún comparten con sus mascotas.

Comentarios