El CEO de Volskwagen renunció en medio del escándalo

miércoles, 23 de septiembre de 2015 · 20:02

El escándalo por la manipulación de los motores del gigante automotor alemán Volkswagen se saldó hoy su primera víctima: su director ejecutivo, Martin Winterkorn, dimitió de su cargo al frente del mayor fabricante automotor de Europa.

 

"Estoy consternado sobre lo que ha ocurrido en los últimos días. Sobre todo estoy perplejo por el hecho de que errores de este alcance sean posibles en el grupo Volkswagen (VW)", explicó el directivo de 68 años en una breve declaración a los medios.

 

"Como jefe del gigante automotor alemán asumo la responsabilidad por las conocidas irregularidades en los motores diésel", indicó. "Lo hago en interés de la empresa, aunque soy consciente de que no he cometido comportamiento erróneo alguno", agregó.

 

"Volkswagen necesita un nuevo comienzo, también en lo personal. Con mi renuncia les libero el camino", aseguró después de que la cúpula del consejo de administración diera a conocer la noticia tras una reunión de urgencia en su sede en Wolfsburgo.

 

"Volkswagen era, es y sigue siendo mi vida", aseguró al despedirse, un día después de haberse disculpado públicamente a través de un video. "Estoy convencido de que VW y su equipo logrará salir de esta grave crisis".

 

El presidente interino del consejo de administración de VW, Berthold Huber; el primer ministro del estado federado alemán de Baja Sajonia, Stephan Weil; el representante de los accionistas mayoritarios, Wolfgang Porsche, así como el jefe del comité de empresa, Bern Osterloh y su suplente, Stephan Wolf, se reunieron para analizar posibles consecuencias.

 

El escándalo se desató el pasado viernes cuando las autoridades medioambientales estadounidenses acusaron a VW de manipular la medición de emisiones. Desde entonces, la crisis fue creciendo hasta que ayer la compañía reconoció que el software instalado en los motores EA 189 no se limita al mercado estadounidense, sino que afecta a once millones de automóviles en todo el mundo.

 

En un principio estaba previsto que Winterkorn, jefe ejecutivo desde 2007, renovara su contrato antes de tiempo este viernes hasta finales de 2018 en una clara señal del apoyo del consejo.

 

Sin embargo, la crisis que ha hecho tambalear el imperio de VW ha acabado truncando su sueño de seguir al frente del grupo después de haber ganado hace unos meses una batalla personal con el poderoso patriarca de VW Ferdinand Piëch.

 

Su enfrentamiento acabó con la salida de Piëch de la presidencia del consejo de administración a finales de abril. Sin embargo, cinco meses después, Winterkorn se vio obligado a seguir sus pasos a pesar de haber logrado adelantar en el primer semestre del año a Toyota como líder mundial en el sector automotor.

 

Matthias Wissmann, jefe de la poderosa Asociación de la Industria Automotriz Alemana (VDA), indicó que respeta la decisión de Winterkorn de "asumir responsabilidades por los errores cometidos en Estados Unidos".

 

La noticia hizo repuntar un 5,19 por ciento las acciones de VW después de dos días de caídas que le llevaron a perder casi 26.000 millones de euros.

 

VW se enfrenta a multas millonarias, elevados gastos derivados de la revisión de millones de vehículos y posibles consecuencias legales.

 

La ciudad de Braunschweig, próxima a la sede de VW, anunció hoy que ha abierto diligencias para ver si hay consecuencias legales por la manipulación del grupo automotor. Mientras, el gobierno alemán investiga lo sucedido a través de un comité de investigación para determinar si VW violó leyes alemanas o europeas y el Departamento de Justicia de Estados Unidos investiga si hubo conducta criminal en el engaño.

 

El escándalo ha dañado, además, la imagen del considerado como el buque insignia de los productos "Made in Germany". "El daño causado a la compañía (...) es enorme", reconoció hoy el ministro de Economía germano, Sigmar Gabriel, durante su visita a la Feria Internacional del Automóvil en Fráncfort, y calificó las manipulaciones de "totalmente inaceptables".

 

Entre los posibles sucesores de Winterkorn suena el nombre del jefe de Porsche, Matthias Müller, en los medios alemanes. La cúpula de VW indicó que dará a conocer la noticia el viernes después de la reunión de todo el consejo de administración. El que salga elegido se enfrentará a la ardua tarea de tener que reflotar la imagen de una compañía seriamente dañada.