Valor agregado

Vuelve el pimentón a Valle Fértil, con más fuerza que nunca

Fue parte importante de la producción departamental y decayó con los años. De la mano del INTA y nuevas variedades, los productores este año sumarán la molienda propia y podrán vender el producto terminado por primera vez. Por Viviana Pastor.
lunes, 03 de agosto de 2015 · 08:26
Por Viviana Pastor

Alegría por partida doble para los productores de Valle Fértil: volvieron a producir pimiento para pimentón después de mucho tiempo, y este año sumarán la molienda a su producción, agregando valor a la materia prima. De esta manera, por primera vez, los productores saldrán a vender, a fin de año, un producto terminado.

Se trata de un grupo de 15 productores que con la ayuda de los ingenieros del INTA, el año pasado sembraron 8 hectáreas de pimiento en la Villa San Agustín y en Astica. En esta segunda temporada -2015/2016- quedaron 10 productores en 10 hectáreas, concentradas en la villa cabecera, Colonia de los Valencianos y Balde de las Chilcas.

"La variedad que tradicionalmente habían producido en la zona era Ñora, de la que se obtenían unos 2.000 kilos por hectárea; y nos sorprendimos con los resultados de las nuevas variedades que dieron, promedio, unos 3.000 kilos por hectárea", contó Pablo Vitale, ingeniero de INTA.

Actualmente el proyecto cuenta con el apoyo del Ministerio de Producción y Desarrollo Económico; el  Programa de Desarrollo de Áreas Rurales (PRODEAR); Programa de Asistencia Integral para el Agregado de Valor en Agroalimentos (PROCAL), la Municipalidad de Valle Fértil, INTA San Juan, AER Valle Fértil y el IPAF Cuyo, la Escuela Agrotécnica Ejército Argentino y la Escuela Sargento Cabral de Valle Fértil.

Para Vitale, este año marcará un antes y un después para los productores. Es que durante 50 años se habían limitado a la materia prima y vendían el pimiento a un molino que había en el departamento o a las provincias vecinas. Pero ahora lograron que la municipalidad entregue en comodato, por 10 años, un edificio donde están armando la sala de molienda y desde donde se podrá elaborar y vender el pimentón listo para el consumo.  "Con financiamiento externo compramos las máquinas para transformar la producción primaria y  agregar valor. Son dos máquinas que se construyen en talleres de Valle Fértil, un molino de martillo y otro de piedra", dijo el Ingeniero. 

El molino de martillo está terminado,  se probó y anda bien; y se está terminando el molino de piedra. Ambos funcionarán antes de fin de año, "ahora la ganancia del producto terminado será para los productores".

Más tecnología

Aunque los vallistos tenían experiencia en la producción de pimiento, el INTA ayudó a sumar tecnología que permite mejores rindes y un salto cualitativo en el producto. Lo primero fue la elección de las variedades ya exitosas,  Yokadil INTA y Encalilla INTA, que ya dieron muy buenos resultados.

También se sumó tecnología con el uso de almácigos a piso, es decir directamente en la finca; y se incorporó la técnica de túnel, que es una estructura que permite proteger al almácigo de las bajas temperaturas.  

Se usaron nuevos agroquímicos que no se usaban antes, contra hongos y malezas. Se promovió la construcción de tendaleros para el secado de frutos, algo que tampoco se hacía ya que antaño el pimiento se secaba  en el suelo. Los tendaleros son estructuras de palos, alambre y malla antigranizo, armadas a 1 metro del piso, con lo cual ya no está el producto expuesto a la tierra ni a los animales sueltos, y permite el paso del aire.

Actualmente los productores terminaron de preparar la tierra para la próxima siembra, que comenzará esta semana. Los almácigos se traspasarán a principio de octubre.

"El primer año sirvió para cuestiones de manejo, las plantas crecen mucho y tuvimos que ampliar el distanciamiento, fue un año de aprendizaje para todos", señaló Vitale.

La zona, explicó el ingeniero, es ideal para este cultivo y tiene ventajas frente al resto de los departamentos porque está casi libre de heladas y la planta de pimiento es muy sensible al frío, no soporta temperaturas bajo cero.

Los orígenes

Aunque en la memoria de los sanjuaninos parecía que Valle Fértil había dejado de producir pimiento para pimentón hace decenas de años, no era así. Si bien el grueso de productores dejaron de lado el pimiento, sobre todo afectados por la sequía, un par de agricultores de Colonia de los Valencianos lo produjeron hasta hace 4 años.

"Fue un cultivo muy fuerte en un época. Cuando desde INTA empezamos a hacer un relevamiento vimos que el cultivo de pimiento para pimentón era de larga data, había recursos humanos capacitados, la gente sabía de que se trataba. Había un proyecto nacional de INTA y pedimos ayuda al área de producción del municipio. No fue fácil arrancar porque había desaparecido la producción hortícola y los productores estaban descapitalizados. Pero ahora el ánimo es otro", dijo el Ingeniero.

Galería de fotos

Comentarios