Paisaje, ciencia y aventura

IV Región, mucho más que playas

Una guía de lugares que ofrece la región chilena que más sanjuaninos recibe durante las vacaciones. Aventura, ciencia, historia y arte, entre las actividades que buscan seducir la movilidad del turismo por toda la zona. Por Viviana Pastor- enviada especial.
lunes, 28 de diciembre de 2015 · 06:59
Montegrande: a la sombra de Gabriela 
 Sonó muy fuerte la frase, pero real: los habitantes de Montegrande asumen que viven "bajo la sombra de Gabriela Mistral”. Es como se definen en el pueblo donde la gran poetisa chilena vivió durante su infancia y donde descansan sus restos. Casi todos en Montegrande tienen alguna historia relacionada con Gabriela contada por sus padres o abuelos.

Aunque la ruta del Corredor Bioceánico pasa por esta zona, muy pocos son los que llegan al pueblo. Allí se encuentra la Casa Escuela Rural de Montegrande, declarada monumento histórico en 1979 y donde la Premio Nobel de Literatura vivió desde los 3 a los 9 años. Convertido en museo, el lugar conserva intactos los muebles de la habitación donde Lucila Godoy (nombre real) dormía con su  madre y su hermana, maestra de esa escuela. También se mantiene el aula única, con sus pupitres de madera y pizarra.

En exposición hay algunos documentos de Gabriela, como su pasaporte, fotos, poemas y la réplica de la medalla que la hizo ganadora del Nobel.  

A escasos metros, subiendo por una colina, se encuentra la tumba de la Mistral, rodeada de viñas que ascienden por las lomadas y donde ella misma pidió ser enterrada. Un lugar de culto para los amantes de la literatura y la obra humanística de la gran poetisa.

Pisco Elqui: la Ruta de las Estrellas
El cielo sin luna mostraba un manto impresionante de estrellas titilantes, tantas que parecía que no cabían más en Pisco Elqui. Después de una cabalgata de una hora desde el pueblo, el grupo llegó al cerro desde donde se observaron algunas estrellas y galaxias con un telescopio móvil, y orientados por un astrónomo.  Una experiencia inolvidable.

Durante el día, el pueblo ubicado a 107 km al este de La Serena, ofrece sus calles apacibles, bordeadas de locales de regionales y artesanías.

El pueblo debe su nombre a la iniciativa presentada por Gabriel González Videla, quien era diputado por La Serena, con el objetivo de darle Denominación de Origen al pisco en Chile, ganándole a Perú. En 1936 pasó de llamarse La Unión, a Pisco Elqui. En la zona abunda el cultivo de la vid de variedades pisqueras para la elaboración del famoso aguardiente.

Toda la región es ideal para la observación del cielo, por eso Coquimbo ofrece la Ruta de las Estrellas en la que incluye la visita a seis observatorios astronómicos turísticos: El Pangue y  Cerro Mamalluca, en Vicuña; Cancana en Cochiguaz; Cerro Mayu en La Serena; Collowara en Andacollo y Cruz del Sur ubicado en Combarbalá. 

Islas Damas y Choros: paraíso natural 
A una hora y media de La Serena, se llega Punta Choros, y desde allí se necesitan unas dos horas más en lancha para recorrer la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt. Se trata de una tríada de islas protegidas,  Chañaral, Damas y Choros, donde la naturaleza es la única protagonista. El paseo es una delicia para los amantes de la fotografía de pájaros y animales salvajes; y con mucha suerte, en el trayecto se pueden ver delfines y ballenas en la zona.

En la Isla Damas el visitante puede bajarse y recorrerla durante media hora. La zona es estrictamente controlada por guardaparques y nadie pueda salirse de los senderos delimitados con piedras. Las arenas blancas de la playa y sus aguas turquesas dan la sensación de que la isla fue sacada de El Caribe y puesta en los confines del Pacífico. 

En la isla Choros no está permitido el descenso y el recorrido se realiza en lancha, desde donde se pueden observar las colonias de pingüinos y de lobos marinos. También aves como los aguiluchos, pequén, lile, guanay, pelícanos, jotes, gaviotín sudamericano y el pato yunco; albatros y cormoranes, entre otros. 

Las rocas formaron aberturas que dan la sensación de ser las puertas de enormes castillos naturales en la isla. Un paseo que grandes y chicos disfrutan por igual.

En Punta Choros, en la parte continental, la actividad de los pescadores es otro atractivo. El Loco, un molusco que sólo habita en las costas de Chile y Perú, se obtiene con buzos que los recolectan a mano. En esta zona se crían los de mayor tamaño. Carlos, un viejo pescador, contó que han tenido épocas en las que con sólo 4 Locos sumaban un kilo de carne. 

De vuelta, algunos guanacos aparecen al costado de la ruta para recordar que la fauna continental también está protegida en la zona.

Coquimbo, el monumento más alto 
Con sus 93 metros es el monumento más alto de Sudamérica. La Cruz del Tercer Milenio, ícono de Coquimbo, fue inaugurada en 2001 para celebrar el jubileo del año 2000 de la Iglesia Católica.  Se encuentra sobre el cerro El Vigía, puro hierro y cemento, diseñada para soportar un terremoto de 10 grados en la escala de Richter, por eso con el último terremoto de 8,6º la estructura no sufrió ningún daño.

A la cúspide de la cruz se accede en ascensor y desde arriba ofrece una panorámica magnífica de Coquimbo y La Serena. 

Hace 3 años se completó el proyecto con los jardines que rodean el monumento y con las imágenes de Vía Crucis Monumental que incluye 11 cruces y 53 figuras en bronce de 2 metros de altura.

En el segundo nivel hay una plaza de oración con diez columnas que representan los Diez Mandamientos y una réplica de La Piedad, de Miguel Ángel, hecha en bronce.

Todo en este monumento es digno de admiración. La Puerta de la Caridad, llamada así en honor al padre Alberto Hurtado, mide 3 metros y está compuesta por dos hojas modeladas con simbología del Bicentenario de Chile. 
La Cruz fue una iniciativa municipal y fue financiada con donaciones de los vecinos y de empresas de todo el país.

Tongoy: la tierra de los ostiones
Si lo que busca es tranquilidad, mar y excelente gastronomía, Tongoy es una buena opción. Ubicado a 50 kilómetros de La Serena, es una  localidad semirural con unos 5.000 habitantes que viven de la pesca. 
Su gente cuenta con orgullo por qué Tongoy es la bahía donde se crían los mejores ostiones del país, lo que los convirtió en los principales productores de ostiones del mundo.

"Tenemos características naturales únicas que hacen que los ostiones se puedan cultivar en forma natural. La zona es de volcanes submarinos que actúan como calderas para el agua de mar. Y en la herradura que forma la bahía, el agua gira 56 veces antes de salir a la costa, esto aporta la temperatura ideal para el ostión”, contó Raúl Sanders, vecino de Tongoy.

Además de los 14 kilómetros de playa, casi totalmente recuperadas después del tsunami, el gran atractivo de Tongoy es su gastronomía: empanadas de marisco, pescado frito, ceviche y obviamente, ostiones a la parmesana se cuentan entre sus clásicos.

 Desde una lomada a la que se llega caminando o en auto, el cerro La Virgen, donde domina una figura blanca de la Virgen del Carmen, ofrece la mejor postal de Tongoy. Una panorámica de toda su playa, sus casitas de colores y el mar apacible con sus botes de pesca. 

También la zona ofrece uno de los cuatro humedales de la zona, el Humedal Estero Tongoy, hábitat de más de 100 tipos de aves y numerosas especies de agua dulce que el grupo ambientalistas Tongoy Acción Ecológica se esmera por mantener.
 


Dos clásicos: Barrio Inglés y La Recova
Ubicados en Coquimbo y La Serena, son dos de los sitios ya conocidos por el turista, pero al mismo tiempo, imposible dejar de visitar.

El Barrio Inglés lleva su nombre en honor a los explotadores de minerales de la zona. Después de 1812 la actividad minera extractiva del norte de Chile comienza a tener su apogeo. Las principales eran las minas de cobre, salitre y plata, cuyos capitales manejados en gran parte por Gran Bretaña, y produjeron una fuerte corriente migratoria hacia la zona. De hecho, Coquimbo, en lengua quechua, significa "estación de la plata”. 

Hoy el barrio conserva la arquitectura y muchos de los viejos edificios que le dan un aura especial. Por las noches, el Barrio Inglés atrapa a los más jóvenes con sus calles plagadas de bares donde además de recitales y karaoke también se puede bailar.

La Recova es el núcleo natural de los artesanos de La Serena. El típico edificio de arcos fue construido como mercado de abasto y feria; está distribuido en dos grandes patios centrales, y en ambos se ofrecen los productos típicos de la zona, artesanías, tejidos, conservas, etc.

El colorido de la Recova y su oferta de souvenirs, lo convierten en uno de los lugares que no se puede dejar de visitar para todo el que pisa La Serena. 

Galería de fotos

Comentarios