producción

La EMA, emblemática fábrica de Chimbas, volvió a funcionar

Encendió dos de sus hornos luego de una parálisis de meses por problemas con la tarifa eléctrica. El gobernador Uñac dijo que “el desafío es inaugurar algún otro más” y comprometió ayuda. Mirá la galería de imágenes.
martes, 22 de diciembre de 2015 · 14:09
Estuvo de celebración la planta industrial de Electrometalúrgica Andina este martes porque luego de meses sin actividad se volvieron a encender los hornos y el gobernador Sergio Uñac comprometió su ayuda para que en el futuro la actividad pueda consolidarse.

La empresa electrointensiva es una de las que más mano de obra emplea en San Juan: fabrica en el establecimiento chimbero no sólo ferroaleaciones sino también silicio de calcio, insumos ambos para la industria metalúrgica. Pero desde hace tiempo viene sufriendo la discriminación con la tarifa eléctrica porque está obligada a pagar un costo superior a otras plantas que operan en el país. Esa diferencia fue compensada por una medida cautelar que obligó a que se le entregara la energía al precio de las demás, pero esa medida venció y la falta de avances en la solución de fondo hizo que la planta debiera cerrar en agosto.

Hasta la semana pasada, en que se encendieron dos hornos, y este martes en que se produjo el anuncio formal. En el medio, el gobierno provincial gestionó y consiguió que la Nación reconociera esa diferencia en la tarifa, lo que se tradujo en la decisión de adecuarla pero sólo por 60 días, entre el 1 de noviembre y el último día de este año. También durante ese paréntesis se produjo un cambio accionario en la compañía, que quedó en manos solamente de las dos hermanas Carmona, Patricia y Alicia, hijas del fundador Gustavo Carmona.

Justamente ellas fueron las anfitrionas en el evento de este martes en el que se presentó en sociedad el relanzamiento de la empresa. Estuvieron el gobernador Sergio Uñac y todos los funcionarios del área: el ministro de la Producción Andrés Díaz Cano, la secretaria de Industria Sandra Barceló, el titular del EPSE Víctor Doña (estos dos últimos de gran protagonismo en la gestión ante la Nación por la tarifa eléctrica), el intendente de Chimbas Fabián Gramajo. Y los empleados de la firma, de buen ánimo luego de los días difíciles que les tocó atravesar por el cierre de la planta, encabezados por el líder del gremio José Gordillo.

Todos ellos hicieron una recorrido por la zona de los hornos, recientemente encendidos. Luego fue el turno de los discursos, en los que Patricia Carmona agradeció a todos los que intervinieron en el proceso de negociación para llegar al momento de retornar a la actividad.

"Recibí una nota que decía que cuando nada es seguro, todo es posible. Y nosotros encarnamos esa frase durante todo este años”, graficó la nueva presidenta de la compañía. Enumeró luego el "eterno trato discriminatorio con la tarifa eléctrica, a lo que se sumó la falta de agua para generar energía, la caída de la demanda internacional, el ataque irresponsable de nuestros ex socios, o las políticas económicas nacionales que afectaron a las economías regionales”, para completar el cóctel de dificultades que debieron atravesar.

"Dios sabe lo que nos costó tomar esta decisión”, dijo, en referencia no sólo a la reactivación de la planta sino también a la necesidad de renegociar la tarifa eléctrica con las autoridades nacionales a partir del 1 de enero. E hizo un relato cronológico de los episodios de este año que lo pusieron difícil. Luego, con un tono de voz quebrado y lágrimas en los ojos tanto suyos como los de su hermana Alicia, bautizó  la fábrica con el nombre de su padre, Gustavo Carmona.

A su turno, Díaz Cano fue terminante al señalar que "vamos a seguir apoyando”, en referencia a la necesidad de volver a sentarse en la mesa de negociaciones con al gobierno de Macri.

Cerró Sergio Uñac, quien calificó a la planta como "parte de la historia de los sanjuaninos, incluso una referencia en Chimbas. La gente dice: de la planta de carburo para acá, de la planta de carburo para allá”.

Elogió al gremio por haber "puesto el pecho a las balas cuando las papas quemaban” y recordó que "la empresa ha recorrido situaciones pendulares”, sobre lo que recordó que "desde 2003 San Juan ha respetado la seguridad jurídica y el compromiso de más y mejor empleo”.

"En estos 12 años de realizaciones, somos la continuidad más evolución. Por eso es un gran gusto estar acá inaugurando estos dos hornos y el desafío nuestro es inaugurar alguno más, para eso nos comprometemos a ayudar. Nadie se realiza en una sociedad que no se realiza, esa es nuestra máxima”, dijo el mandatario.

Afuera, el líder gremial José Gordillo contaba que en la planta trabajan unas 400 personas y que la expectativa es que si la reactivación y las inversiones crecen se pueda llegar a los 1.000 trabajadores ocupados.

 

 

Galería de fotos

Comentarios