informe especial

Los números en rojo: cómo Mendoza cayó en la quiebra

La provincia vecina atraviesa una crisis pocas veces vista. El gasto desmedido en personal, las peleas políticas y el desmanejo de Paco Pérez, en el ojo de especialistas. Los coletazos que llegan a San Juan. Por Miriam Walter
sábado, 17 de octubre de 2015 · 09:01
En la antesala de las presidenciales y tras insistir en Casa Rosada, días atrás Francisco "Paco” Pérez consiguió 2.300 millones de pesos que son un bálsamo para el incendio financiero que sufre Mendoza, poniendo en el tapete cómo pudo una provincia rica caer en la quiebra. El aporte nacional es apenas menos de la mitad de lo que pedía el Gobernador justicialista, quien fue varias veces a tocar la puerta de Kicillof con una ley bajo el brazo, la de endeudamiento mendocino por 5.800 millones pactada con el gobierno entrante del radical Alfredo Cornejo, para poder llegar a fin de año con las obligaciones financieras mínimas, sobre todo el pago de sueldos, y dejar respirar al nuevo mandatario por todo el año próximo. 
 
El salvataje -que equivale a un tercio de todo el presupuesto anual de San Juan de este año- quedó a medio camino dejando, por un lado, un clima de zozobra sobre el futuro económico de los mendocinos y, por el otro, más dolor de cabeza para los radicales, que estarán al frente del barco a la deriva desde el 10 de diciembre, con el pago de sueldos y aguinaldos asomando para una planta desmedida de estatales; protestas latentes que ya le estallaron a Paco en la educación privada, el transporte público y los policías retirados; inmensos pagos a proveedores rezagados; y con el destino de gobernar por los próximos 4 años muy probablemente en rol de opositores a la Nación, de donde sale la decisión política de autorizar a la provincia a endeudarse y la eventual asistencia con dinero fresco.  Encima, para pagar los sueldos de septiembre ya gastaron adelantos de la coparticipación y parte de la recaudación que debía usarse para el mes próximo. Cornejo calificó la ayuda diciendo que le provoca "angustia”.
 
"Acá hay un desmanejo de las cuentas por parte del gobierno provincial marcado especialmente de dos años para atrás, desde la oposición los radicales le empezaron a trabar a Pérez las leyes al oficialismo para promover el endeudamiento para salvar el déficit que venía arrastrando, querían que él haga el ajuste  y nunca lo hizo. El gobierno ha creado grandes estructuras, el último dato de empleados públicos es de 79.900 pero desde 2013 es un agujero negro y se estima que hay 100.000”, opinó el periodista especializado en Economía de sitioandino.com, Federico Manrique. La situación política es compleja con en el peronismo derrotado en las elecciones provinciales anticipadas de junio, el mismo PJ que tras un cisma dejó a Pérez prácticamente en soledad, a lo que se suma la transición más larga de la historia de la provincia vecina y una tensa negociación con el Banco Nación, el agente financiero cuyo contrato con Mendoza vence en diciembre.
 
El consultor y master en Economía, Rodrigo González, que integra la Fundación Ideal -cercana a la vicegobernadora electa Laura Montero-, analizó sobre la crisis que "hay una multicausalidad. Históricamente Mendoza ha sido relegada del  envío de coparticipación, está entre las provincias que menos recibe. Otra razón es la falta de responsabilidad de la dirigencia de Mendoza en el manejo de fondos, explicados en gran medida por contrataciones de personas y actualizaciones salariales perpetuando el déficit. Sin ir más lejos, en lo que hace a 2015 cerró paritarias con los empleados públicos por el 35% cuando en promedio los gremios del país habían cerrado con 30% y, dado que el 60% del  gasto es en personal, estas actualizaciones terminaron por encima de la recaudación.  Hay un déficit estructural por el pago de salarios”.  San Juan cuenta con un fondo anticíclico de dos grillas salariales que sirve para apagar incendios en crisis y Mendoza también lo tuvo pero lo liquidaron hace años. 
 
Para González los más afectados en Mendoza son "sin duda los sectores exportadores al igual que las economías regionales con la vitivinicultura en general, por primera vez quedaron uvas sin cosechar, también la manzana, la pera y las industrias conexas a la vitivinicultura. Un dato impactante es que en 2014 exportamos lo mismo que 2007 y siguen cayendo las exportaciones”.  
 
El consultor de Ideal analizó la incidencia de la actividad petrolera: "El petróleo en Mendoza fue siempre importante como aportante de regalías pero desde 2008 hasta la actualidad la producción de petróleo viene descendiendo, el segundo trimestre de este año tenemos 30% menos de producción de petróleo y el aporte en regalías es cada vez más chico, sin dudas es parte de la explicación, pero no es tan relevante como en Neuquén”.
En la prensa mendocina comparan su escenario con el que vivieron los sanjuaninos con Avelín. La senadora Montero no tuvo ningún empacho en pedir que se auditen las cuentas públicas de la gestión de Pérez, mientras que dos días antes de conseguir Paco el auxilio nacional el número dos de Economía de la Nación, presente en labor de comisión del Senado, negó que Mendoza necesitara 5.800 millones. 
 
-Coletazos en lo privado
Si bien Manrique apuntó que "no se ve todavía destrucción del empleo privado porque la obra pública ha hecho que la construcción crezca”, la asfixia financiera ya toca al sector privado, según Leonardo Andreu, miembro del Consejo Empresario de Mendoza, quien habló a título personal como empresario del transporte: "Se le está debiendo a proveedores y eso provoca un problema en el sistema con diversos servicios, sobre todo en los proveedores de insumos de salud y transporte público. En el comercio, con alrededor de 80.000 empleados cualquier dificultad con sueldos deviene en menos adquisición de bienes y menos consumo de servicios.
 
Respecto del transporte de cargas regional es un indicador importante de la economía y se ha visto disminuida la actividad, con menos consumo de combustible. Y el comercio exterior también se ha visto afectado”.
El empresario puntualizó que el rojo en las cuentas mendocinas obedece a "causas múltiples, problemas de fondo complicados, el financiamiento del sector público que genera mayores índices de inflación, pocas inversiones extranjeras, no puede haber repatriación de dividendos… Esto se viene arrastrando de varios gobiernos”.    
 
Por su parte, el economista sanjuanino Américo Clavel, analizó que "Mendoza no diversificó su perfil vitivinícola y se especializó en vinos. El precio del vino en el mundo ha bajado por la crisis en general. Aparte ha habido una crisis política en Mendoza en el seno del PJ que perdió las elecciones y a un gobierno que perdió las elecciones no se le presta tanto ni se le anticipa como a Gioja que ha recibido cantidades arriba de la coparticipación federal de impuestos. Hay otro problema de desmanejo en Mendoza respecto del gasto público que creció rápidamente, no hay eficiencia en el gasto y han hecho obras con recursos corrientes cuando los bienes de capital se deben financiar con deudas de capital a largo plazo o con dádivas. La economía es política y Mendoza no tiene proyecto”. 
 
-Herencia pesada
Apenas el gobernador Pérez salió del despacho de Cristina Fernández con 2.300 millones de pesos los radicales que encarnarán la nueva gestión cuestionaron lo pactado. "Se bajó un poquito la llama, pero no se apagó el incendio", disparó el presidente del bloque de diputados de la UCR, Néstor Parés y pidieron precisiones. Es que el artículo 5to. de la ley de endeudamiento aprobada el 30 de septiembre tras un pacto entre los gobernadores saliente y entrante, establece que de todo el endeudamiento obtenido, el 60% deberá destinarse a una cuenta cuyo dinero se podrá usar a partir del 11 de diciembre. Pero, al mandarse la ayuda con  la figura de una "refinanciación de deuda", Pérez podría gastar los 2.300 millones. 
 
-El impacto en San Juan
Los números en rojo mendocino dejarán secuelas en la región, según los analistas. "Mendoza y San Juan son socios comerciales son productos que compiten y estamos integrados con proveedores de uno y otro lado,  llegan coletazos, todas las conexiones productivas pierden dinamismo en Mendoza y tiran para la región. Esta crisis puede beneficiar a San Juan en la medida que lleguen nuevos flujos de inversiones y que vean presión impositiva en Mendoza. Yo como mendocino quisiera tener las mismas tasas de ingreso brutos que San Juan y San Luis”, precisó el economista González.
 
Por su parte, el economista sanjuanino Américo Clavel opinó que "nosotros no somos economías complementarias con Mendoza, somos economías competitivas. Las mayores utilidades que se han generado en la provincia son por empresas de Mendoza. Nosotros tenemos que tratar de atraer a toda la gente que está invirtiendo en Mendoza. Tenemos ventajas comparativas con Mendoza, allá se pierde una cosecha cada 3 años, nosotros perdemos una cada 50 años, tenemos mejores condiciones climáticas, tierras más baratas. Eso es tarea del próximo gobierno, salir a captar inversores preferiblemente de adentro. Coletazos habrá sí o sí, habrá mucho readecuamiento porque todas las economías están impactadas por el tipo de cambio”.
 
Por otro lado, el ministro de la Producción local, Marcelo Alós, expresó que "Lo que dificulta una crisis de ese tipo es que el Ejecutivo prioriza ese tipo de problemas para pagar a fin de mes y otros problemas y desde ese punto de vista nos puede perjudicar. Por ejemplo, ellos ponen recursos para sacar el sobrestock vínico y lo más probable es que no lo puedan hacer y nosotros no tenemos exceso pero tenemos precios bajos por los excesos de Mendoza”. Y agregó: "Lo estamos siguiendo no tan de cerca porque es tema de ellos cómo solucionan la crisis pero sí tratamos de sensibilizar en que también deben dedicar esfuerzos en solucionar el tema vitivinícola. Si ellos hubieran hecho el mosto que prometieron no tendríamos estos problemas. Las autoridades de Mendoza no hicieron lo que propusieron”. 

Comentarios