El Gobierno multó a las empresas por más de $133

jueves, 15 de octubre de 2015 · 21:57
Las famosas galletitas, la chocolatada de una marca líder, o el rollo de cocina de un supermercado, mostraron -según fuentes oficiales-, un precio mayor en la caja que el que ofrecían en las góndolas. Pero este no es el único inconveniente que los consumidores suelen encontrarse cada vez que ingresan a un supermercado u a otro comercio.

Exhibición incorrecta de precios, diferencias de peso entre la etiqueta y la balanza, errores en los rótulos de los productos, publicidad engañosa, el cumplimiento de Precios Cuidados y la ya mencionada divergencia entre el precio en la góndola y el pagado en la caja fueron en 2015 los principales motivos de multas tanto para esos establecimientos y comercios de indumentarias, electrodomésticos, garrafas, y bancos, telefónicas y automotrices.

 

De acuerdo a un informe de la Secretaría de Comercio, durante este año se libraron multas e imputaciones hacia diferentes establecimientos y empresas por 133.258.500 de pesos. Vale aclarar que ese monto incluye las pendientes de aplicación entre 2012 y 2013. No obstante, pocas veces esos montos llegan efectivamente a cobrarse, debido a que las empresas recurren la aplicación administrativa en la Justicia, según admitieron a LA NACION en la dependencia estatal que dirige Augusto Costa y en las mismas compañías.

Las empresas agregan a las multas otro condimento: dicen que el Gobierno hace una interpretación caprichosa de algunas de las leyes para presionar y mantener a raya los precios libres, o sea los no incluidos en el programa oficial Precios Cuidados. Incluso, los supermercadistas advirtieron que se enteraron hace cerca de un mes que Costa pensaba hacer públicos los resultados [que se presentaron hoy] de las multas "para mostrar que hace algo", indicaron.

La publicidad engañosa es el ítem que más dinero engloba, con 11.885.000 millones. El ejemplo más claro es el de la letra chica para información clave. Las multas alcanzan a las empresas de telecomunicaciones, los productos milagro ("aquellos que promocionan soluciones milagrosas y rápidas"), las automotrices, supermercados y electrodomésticos. Justamente en una de las telefónicas más grandes del país afirmaron -contra lo que dice la Secretaría- que las multas sí se pagan. "Lo que pasa es que muchas veces se anuncian y después es el mismo organismo oficial el que no avanza y no quedan firmes", explicaron. "No creo que haya nada de eso", desmintieron en tanto en una importante automotriz.

Fuente La Nación


Comentarios